maverick
Ahora, a por Mack

La “caza de brujas” contra Maverick Viñales se desata poco a poco entre los habitantes del paddock y los asiduos de las redes sociales. Cuidado: no hay buenos y malos en ninguna guerra.

Autor:
Diego Lacave
Foto:
Publicado el 09/08/2018
maverick

Tampoco en esta, civil y transversal, guerra (ya amortiguada) entre Yamaha, Viñales y Forcada. Por cierto, Ramón no es que se haya rendido, es que nunca quiso batallar. Está encantado con su silencio, ya sea forzado o incluso pedido. Los “capos japos” de Iwata les dicen a los del equipo de MotoGP que lo arreglen a su manera. Que los contratos se rompen, por cierto; y si hace falta. Y los capos italianos dejan que pase la marejada… Pero hay un damnificado a corto, a medio; y ya veremos si a largo plazo. Se llama Maverick Viñales. Y es uno de los pilotos con más talento de la parrilla de MotoGP.

Casi todos le señalan y casi nadie le defiende; ni los profesionales de MotoGP en el paddock, ni los aficionados en las redes sociales. Los que trabajan para el resto de gallos del gallinero te dicen sin tapujos, que ya les va bien que el de Rosas esté así. Que cuando lo tiene todo perfecto no le ven en pista, que aún se acuerdan de su primera victoria con la Suzuki y de ese inicio de temporada 2017. Y aprovechan para hacer, a su modo, leña del árbol caído. Aparecen así los consabidos conceptos que apuntan a que el talento no es el único arma de un piloto en pista.

El ruido del pasado fin de semana de carreras en Brno se ha reducido en Yamaha pero, al mismo tiempo, el foco se sigue centrando en el piloto. Y lo más delirante que he podido recibir como mensaje de sus detractores es que Maverick Viñales necesita… ayuda psicológica de un profesional. Teniendo en cuenta que yo parto de la base de que es imposible estar muy bien de la cabeza para ponerse a 300 sobre una moto, a la vez entiendo que es poco probable sobrevivir en esta hoguera de vanidades que se llama MotoGP si no tienes la azotea perfectamente amueblada. Pero ojo, porque no es tan sencillo. Es cierto que Viñales tiende a agrandar los problemas que se encuentra por el camino y esto es un apartado que debería trabajar para mejorar, pero lo que sucede realmente es que tiene un entorno que ha alimentado esto en vez de paliarlo; y que ahora no hacen nada por responder a este "linchamiento sordo" (y para mí, profundamente injusto) del piloto.

Este mundial (la vida misma, al fin y al cabo) es muy propenso a echar tierra por encima de los pilotos en sus horas bajas. La "muñeca oxidada" de Lorenzo, los dos años de fiasco de Rossi en Ducati... Y sin duda alguna el proceso de destrucción (que ya veremos si se queda en intento) de Dani Pedrosa este año. Ahora y hasta que el piloto sepa darle la vuelta a su situación, todas las miradas inquisidoras seguirán poniendo el foco en cada cosa que Maverick Viñales haga en la pista y en cada cosa que diga, fuera de ella. Este es un proceso imparable porque el piloto está solo ante su propio destino y nadie se va a "partir la cara" por él. Además, vienen nuevas remesas de futuras estrellas apunto para ser consumidas por este campeonato, como Mir; y ojo a Oliveira. Ahora, parroquia, toca atacar a Mack. Yo te lo he querido contar hoy aquí para que, si te queda algo de humanidad en el fondo de tu oscuro corazón, no te sumes a esta fiesta.

Texto:

Diego Lacave

Fotos:

Publicado el 09/08/2018

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #94: ¡El límite lo pones tú!

Nos ponemos en ruta con la Honda Goldwing más europea y más ligera de la historia del mítico modelo y descubrimos como son las nuevas Royal Enfield bicilíndricas. Comparamos tres modelos de otra saga de leyenda, la de las Kawasaki Z y charlamos con su máximo responsable sobre el presente y el futuro de Triumph. Probamos una superventas; la BMW R 1200 GS y repasamos las últimas novedades presentadas en los salones de Colonia, Y hablando de carreras, descubrimos que para Yamaha cualquier tiempo pasado no fue mejor...