Valentino Rossi
¿Alguien se acuerda, de Valentino Rossi?

Ayer, hoy y mañana solamente leerán artículos sobre la resurrección de Lorenzo. Pero ahí está él, como diciendo: “Hola, me llamo Valentino Rossi. Tengo 39 años. Y soy el segundo clasificado de MotoGP”.

Autor:
Diego Lacave
Foto:
Publicado el 17/06/2018
Valentino Rossi

En realidad, es el mejor escenario posible, este de andar tapado tras la sombra de otros rutilantes protagonistas. Que, dicho sea de paso, se han ganado a pulso ese protagonismo. Marc Márquez supo pensar encima de la moto y no cometió el error de Mugello; mientras Jorge Lorenzo demostró que el cariño que le han dado desde Honda, en forma de contrato, le ha servido no solamente para sustituir el que le negaron en Ducati, sino para ganar dos carreras seguidas, con esta moto.

Valentino Rossi lleva tres podios consecutivos, cuatro de siete carreras, en las que, cuando no ha llegado al cajón,  ha hecho resultados dignos; salvo el cero de Termas que no merece ser recordado en estas líneas que quieren ensalzar los valores de pilotos ganadores y no las miserias de simples perdedores. Sólo teniendo en cuenta la moto y el talento de Marc Márquez este año, ya valdría para poner en valor lo que está haciendo, Valentino. Pero hay más: Yamaha. Y sus otros pilotos. Desde un francés que iba a ser la leche a un español que le sigue pidiendo a Iwata una moto para poder estar delante, mientras Meregalli, Jarvis, o quién sabe si desde el mismísimo Japón, le mandan correos electrónicos más breves que un watsapp donde se puede leer: “hay una en el podio”.

Insisto en el concepto que me empuja a escribir esta entrada: a Valentino Rossi le va bien esta situación de “ceguera mediática”. Todo lo que está consiguiendo con la Yamaha es al más puro estilo que erróneamente se le atribuye a Marc Márquez; cuando en realidad es patrimonio de todos los grandes campeones: poner tú lo que la moto no tiene. Así ganó Marc en 2016, así está corriendo Jorge ahora; y así ganaron en el pasado pilotos legendarios como Nieto, Ago, Sheene, o un tal Rossi en 2004 con una M1 que estaba en la basura un año antes.

Ahora está haciendo todo esto por orgullo y pundonor propio más que por el hipotético décimo título que sabe que es casi imposible. Y yo digo: más mérito que tiene. Ojo, de cara al campeonato ya le va bien que además, no le estén enfocando demasiado. Porque en quince días llegamos a Assen; y allí querrá, entonces sí, salir en todas las portadas. Miren la foto fijamente: relájense. Ayer, hoy y mañana solamente leerán artículos sobre la resurrección de Jorge Lorenzo. Pero ahí está él, como diciendo: “Hola, me llamo Valentino Rossi. Tengo 39 años. Y soy el segundo clasificado de MotoGP.

Texto:

Diego Lacave

Fotos:

Publicado el 17/06/2018

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #91: ¡¡¡Las limitadas sin límites!!!

Comparamos dos de las más carismáticas naked homologadas para la licencia A2, disfrutamos del primer contacto con la versión 2019 del exitoso Honda PCX 125 y asistimos a la presentación de uno de los modelos más particulares de Rieju. Analizamos la implementación de una centralita de SBK a una Yamaha R1 y recordamos los tiempos gloriosos de las V-Twin en competición. Y no puede faltar un vistazo a lo más salvaje de Husqvarna y la segunda entrega del osado viaje hasta Mongolia… ¡en 125!