Harley Davidson Pan-American
¿De verdad una Harley todo-camino?

La intención de Harley Davidson de fabricar la maxitrail Pan-America ha provocado la sorpresa de muchos aficionados a la marca. Sin embargo, no es la primera vez que Milwaukee se interesa por este segmento...

Autor:
Gonzalo de Martorell
Foto:
Archivos Moto1Pro
Publicado el 08/08/2018
Harley Davidson Pan-American

¡Pocas motos han generado tanta expectación a partir de una sola fotografía distribuida en una nota de agencia, como la de la noticia de las novedades Harley Davidson para los próximos años!

Cuando Harley Davidson anunció que iba a fabricar su maxitrail Pan-America las caras de extrañeza de unos se juntaron con las de enfado de otros. Los primeros porque no asimilaban a la marca de Milwaukee como fabricante de este tipo de motos y los segundos... exactamente por lo mismo. De hecho, para los harlystas más puristas -que ya arrugaron la nariz con la llegada de modelos de media cilindrada “Made in India”- una maxitrail H-D no tiene ningún sentido porque no es un tipo de moto que reclamen sus bases. Para los responsables de Milwaukee, en cambio, es una apuesta por abrirse paso en un nuevo segmento en el que aspiran a competir con la BMW GS o la KTM Super Adventure como modelos Premium. La tarea es titánica porque -a la espera de conocer el comportamiento de la americana- la moto alemana y la austríaca unen a su condición aspiracional unas cualidades dinámicas excepcionales. No son solamente motos exclusivas; son motos exclusivas que van muy bien.

No es, sin embargo, la primera vez que Harley-Davidson lo intenta en el sector de las todo-camino.

Mientras la compañía fue propiedad de la italiana Aermacchi, la AMF llenó el mercado de modelos de cross y todo terreno de pequeña cilindrada de interesantes prestaciones y muy valorados por los aficionados. Evidentemente la realidad de Harley Davidson no tiene nada que ver con la de ese momento pero sirva como referencia histórica...

Buell Trail

Una historia incomprendida

Probablemente el recuerdo más reciente de un modelo americano V-Twin de gran cubicaje sea el de la Buell Ulysses XB-12 del 2008.

Buell pertenecía en aquel momento a Harley Davidson y en Milwaukee pensaron que asociar su anhelada trail a la reputación de modernidad y diseño sport que tenían las Buell ayudaría a que la moto fuera recibida sin prejuicios. No fue así y la Ulysses devino un fracaso comercial absoluto que hizo las veces de último clavo en el ataud de la marca de Erik Buell.

No solamente fue una moto incomprendida dentro de una marca de concepto también incomprendido sino que se colocó en ese incómodo término medio: demasiado pesada como todo-camino efectiva y demasiado ligera para plantar cara a las devoramillas.

Y para empeorarlo todo aún más, la Ulysses llegó al mercado cuando las maxitrail no estaban en su mejor momento comercial. ¡Incluso Honda o Yamaha estaban teniendo problemas con las suyas... y eran maravillas como la Yamaha Superteneré y la Honda CrossRunner! Eran días en los que las naked imponían su ley a sangre y fuego y Buell no dejaba de ser una marca técnicamente quebrada a la que las inyecciones de dinero de Milwaukee mantenían con vida artificialmente... aunque con su final ya escrito.

La prometedora Harley Davidson Stealth

La Harley Davidson Stealth 750 fue la penúltima ocasión en la que Harley hizo un guiño a las maxitrail. Oficialmente no era un modelo de Milwaukee sino una preparación del importador thailandés basada en la Street 750... pero la marca -celosísima en todo lo que tiene que ver con la utilización no autorizada de su nombre- en esta ocasión no tuvo inconveniente en exhibirla en su stand, bajo un enorme logotipo “Bar and Shield” y presentada como un “proyecto H-D”. Nadie tuvo la menor duda por ello de que se trataba de un “globo-sonda” con el que la fábrica quería analizar la reacción de los aficionados. Si gustaba, Harley se apuntaba el tanto y si no gustaba... siempre se podía argumentar que sólo era una exótica preparación particular. La reacción fue, por cierto, mayoritariamente positiva tanto en estética como en concepto, lo cual hizo pensar que el de la Stealth sería el camino por el que Harley-Davidson tiraría. La moto tenía un aire claramente inspirado en KTM y sus detalles “europeos” eran más que evidentes.

Sin embargo y hasta el día de hoy no se ha sabido más de la Harley Stealth... aunque varios rumores afirman que el proyecto no sólo no acabó en un cajón sino que -convenientemente optimizado- podría tomar forma y llegar tras la Pan-América. El hecho de ser una máquina basada en los modelos fabricados en Asia favorece los planes de la compañía... aunque, de todos modos, conviene tomarse estos anuncios con calma ya que la de Milwaukee es -con diferencia- la marca más hermética en lo referente a sus proyectos.

Los particulares

Basta teclear en el buscador “Harley-Davidson Scrambler” para que aparezcan docenas de preparaciones -basadas la inmensa mayoría de ellas en Sportster 883 y 1200- llevadas a cabo por preparadores profesionales de altísimo nivel. En realidad es una de las transformaciones más comunes y solicitadas sobre la referida base mecánica y el motor Evo 1200 era, de hecho, el que montaba la Buell Ulysse...

En Milwaukee son perfectamente conscientes de ello y del interés que despertaría un modelo “oficial” de estas características. Tampoco sería la primera ni la última vez que Harley-Davidson se fija en el trabajo de la numerosa industria auxiliar de transformaciones y customizaciones para canalizar una nueva línea de productos; pensemos en los CVO, por ejemplo... o en determinados modelos “Bobber” a los que los preparadores abrieron el camino antes de aparecer en los catálogos de la casa...

Para Harley “adaptar” una de estas preparaciones Scrambler sería más barato que desarrollar un modelo propio y, de nuevo, quienes siguen de cerca la actualidad harlysta afirman que esa idea se ha  planteado. A diferencia del proyecto Stealth, sin embargo, las opciones de ver una Scrambler así convertida en realidad se antojan escasas pues Harley-Davidson lleva años intentando cerrar la familia Sportster con motor Evolution.

Harley Davidson tiene ambiciosos planes para el futuro, los nuevos retos a los que se enfrenta la marca como las normativas anticontaminación americanas, normativas Euro que reducirán a lo ridículo la sonoridad de las motos o los desafíos de la movilidad eléctrica están en la mente de los directivos de la firma de Milwaukee. En este artículo puedes conocer más a fondo cuáles son los planes de futuro de Harley.

Texto:

Gonzalo de Martorell

Fotos:

Archivos Moto1Pro

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #96: ¡Salto al Hiperespacio!

La Suzuki SV es una de esas motos que jamás pasa de moda. En el número 96 probamos la versión neo-retro la popular bicilíndrica. La Kawasaki H2, que es todo lo contrario; una bestia capaz de saltar al hiperespacio. También descubrimos lo último de KYMCO, el People S, un rueda alta tranquilo y elegante y repasamos qué ha dado de sí el primer cuarto de siglo de Dorna al frente del Mundial de Velocidad. Y como siempre, nuestras secciones de opinión y un vistazo a lo último en off-road.