Marquez-Dovi
Marc quiere ganar, no aprender

En el GP de Qatar hemos visto la tercera vez que Márquez ha retado a Dovizioso en la última curva de la última vuelta… para volver a perder.

Autor:
Diego Lacave
Foto:
Publicado el 18/03/2018
Marquez-Dovi

Si no lo hubiera hecho, no se llamaría, Marc Márquez. Lo único que le salió mal, del asunto, es que lo volvió a intentar, con uno que se llama Andrea Dovizioso. Permítanme que introduzca, de paso, a Valentino Rossi: si en algo se parece el fenómeno de Cervera al icono de Tavullia es que le dan el mismo valor a aquel “mantra” que decía eso de “imagina si no lo hubiera intentado…” y que el #46 usó para titular la autobiografía de la primera parte de su vida.

Hace años ya escribí que los mejores pilotos llegan a la Categoría Reina a aprender primero, para ganar después. Marc llegó a MotoGP y ganó; además, dos años seguidos. Por eso al tercero le tocó aprender. Pero no a perder (esa asignatura la suspendió en 2015 en Sepang) sino a cómo volver a ganar. Y eso fue exactamente lo que hizo, en 2016 y 2017. Con un matiz: el último título conquistado le ha dado al de Cervera un plus en su ambición natural. Es genial ganar, sí. Pero es la leche, ganar así.

Si Marc Márquez fuese un ganador como otro cualquiera, hubiera aceptado acabar segundo sin jugársela. Como es un “caníbal” fuera de serie, ha aceptado de buena gana perder; pero habiéndosela jugado. De hecho, una de las victorias “intangibles” de esta carrera es que el foco de todas las miradas se centra en este lance de carrera; y no en el trance, que pudo ser, su pasada de frenada a final de recta; cuando quiso irse, y se fue, con Dovi …y no se lo llevó puesto, con Zarco de propina, de milagro. Que además, de milagro no fue, sino de puro talento.

Márquez está tranquilo, además de por el hecho de haber sido fiel a sí mismo y haberlo intentado, porque quedar segundo en Losail es un gran augurio para el resto de la temporada, teniendo en cuenta cómo naufraga Dovizioso, en otros circuitos. Creo sinceramente, que le preocupa más el podio de Valentino que la victoria de Andrea.

Porque Rossi es como él: un ganador antes que un sabio. Umberto Eco escribió: “Los perdedores y los autodidactas siempre saben más que los ganadores. Si quieres ganar, tienes que concentrarte en un solo objetivo; y más te vale no perder el tiempo en querer saber más: el placer de la sabiduría está reservado a los perdedores”. Ojo, que estoy hablando de sabiduría, no de experiencia. Ser un “perro viejo” es muy diferente de ser un “viejo sabio”.

Los que critiquen a Márquez por “no haber aprendido” la lección de Dovizioso de Austria y Japón el año pasado, se equivocan tanto como los que profieren que la permanencia de Rossi en activo se debe a razones comerciales, o motivos sentimentales, ya sea de Yamaha o de todo MotoGP. Estamos hablando de ganadores, parroquia: pónganse en pie; y si son infieles, de rodillas. A aprender se va a la escuela. Marc está en MotoGP para ganar. Y querer hacerlo de esta manera es, por cierto, el mejor regalo que puede darle a los aficionados al motociclismo.
 

Texto:

Diego Lacave

Fotos:

Publicado el 18/03/2018

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #91: ¡¡¡Las limitadas sin límites!!!

Comparamos dos de las más carismáticas naked homologadas para la licencia A2, disfrutamos del primer contacto con la versión 2019 del exitoso Honda PCX 125 y asistimos a la presentación de uno de los modelos más particulares de Rieju. Analizamos la implementación de una centralita de SBK a una Yamaha R1 y recordamos los tiempos gloriosos de las V-Twin en competición. Y no puede faltar un vistazo a lo más salvaje de Husqvarna y la segunda entrega del osado viaje hasta Mongolia… ¡en 125!