MV Agusta F4 RC
MV AGUSTA F4 RC

MV Agusta presenta nueva versión de su F4, la RC, una obra de arte sobre otra ya existente. El encanto y la emoción del Mundial de Superbikes se incorporan en las líneas elegantes y extremas de la MV Agusta F4.

Autor:
Álvaro Guardia
Foto:
MV Agusta
Publicado el 09/10/2017
MV Agusta F4 RC

MV Agusta incorpora nueva decoración sobre un lanzamiento exclusivo de su F4, ensamblada a mano con especial y meticuloso interés en replicar la montura de Leon Camier. La MV Agusta F4 RC representa el punto álgido de de la evolución tecnológica a la par del diseño atemporal, con las gráficas del equipo de carreras, logrando una atmósfera única para esta edición limitada con solo un vistazo.

El número 37 en el carenado recuerda el número de títulos de fabricantes ganados por MV Agusta a lo largo de su larga historia.

Motor

La MV Agusta trae como base técnica de la F4 RC la misma tecnología de la F4 Reparto Corse, empezando por el tetracilíndrico Corsa Corta de cuatro cilindros en línea con un diámetro x carrera de 79mm x 50,9mm, con distribución central por cadena y válvulas radiales. El motor despliega 205 cv (151 kw) pero dispone de un kit específico que aumenta la potencia final en 7 cv, logrando la cifra máxima de 212 cv

Electrónica

Al igual que con la F4 Reparto Corse, la electrónica está optimizada para obtener
el máximo rendimiento tanto en pista como en carretera. Una  Imu que gestiona parámetros tales como sensibilidad del acelerador, par máximo, frenado del motor, respuesta del motor y limitador de revoluciones, que pueden ser totalmente personalizados, permitiendo que los pilotos puedan sacar el máximo provecho de la moto, sea cual sea la condición de la moto.

La centralita inercial tiene un sensor de inclinación y tres giroscopios, así como tres aceleroómetros: un paquete diseñado para garantizar una eficiencia dinámica absoluta, gracias también al EAS 2.0, el cambio asistido electrónicamente

cambio asistido electrónicamente (como estándar).

Chasis y suspensión

La tradición de carreras ha sido aplicada directamente sobre esta edición: un chasis multitubular de acero CrMo con soldaduras TIG, permitiendo una rigidez estructural con el mínimo de soldaduras. La parte central del chasis se conforma con unas placas de aleación de aluminio super ligero permitiendo además configurar la altura de pivotación del basculante.

Las suspensiones vienen firmadas por Öhlins, el modelo NIX 30 con revestimiento TiN permite diferentes cámaras de compresión hidráulica en la botella izquierda y precarga y rebote en la botella derecha.

El amortiguador trasero Öhlins TTX 36 también es completamente ajustable mediante reguladores externos (mecánicos), y lo mismo para el amortiguador de dirección.

Frenos

El sistema de frenado viene firmado por Brembo, asegurando una mordida y potencia de frenado excepcional, con discos de 320mm delanteros y pinzas monobloque Brembo GP de 4 pistones de 30 mm, accionadas por una bomba radial. El freno trasero cuenta con un disco de acero de 210 mm.

La última versión del Bosch 9 Plus Race Mode ABS incluye el RLM (Rear Wheel Lift-Up Mitigation), un modo de ABS que permite que la rueda trasera se levante sin hacer saltar el ABS.

Esta nueva F4 RC presenta una fórmula de materiales ligeros que minimizan al máximo el peso total de la moto, empleando componentes de fibra de carbono como numerosas piezas del carenado, o piezas fabricadas en aleación super ligera.


 

Texto:

Álvaro Guardia

Fotos:

MV Agusta

Publicado el 09/10/2017

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #91: ¡¡¡Las limitadas sin límites!!!

Comparamos dos de las más carismáticas naked homologadas para la licencia A2, disfrutamos del primer contacto con la versión 2019 del exitoso Honda PCX 125 y asistimos a la presentación de uno de los modelos más particulares de Rieju. Analizamos la implementación de una centralita de SBK a una Yamaha R1 y recordamos los tiempos gloriosos de las V-Twin en competición. Y no puede faltar un vistazo a lo más salvaje de Husqvarna y la segunda entrega del osado viaje hasta Mongolia… ¡en 125!