Comparativa KTM 1290 Super Duke R vs Yamaha MT-10

Comparativa: KTM 1290 Super Duke R SE vs Yamaha MT-10

Son las más salvajes del mercado, dos motos que sacarán tu lado más oscuro desde el mismo momento en el que te subas a ellas. Enfrentamos la KTM 1290 Super Duke R SE y la Yamaha MT-10, dos auténticas hyper naked.

Autor:
Nacho Aróstegui
Foto:
Javier Ortega
Publicado el 28/11/2016
Comparativa KTM 1290 Super Duke R vs Yamaha MT-10
1290 Super Duke R SE
Comparativa KTM 1290 Super Duke R vs Yamaha MT-10

Motor

10

Parte ciclo

10

Confort

8

Electrónica

9

Equipamiento

9

Consumo

7

Prueba: 18.586 €

Serie: 16.481 €

9

MT-10
Comparativa KTM 1290 Super Duke R vs Yamaha MT-10

Motor

10

Parte ciclo

9

Confort

9

Electrónica

10

Equipamiento

8

Consumo

7

Prueba: 15.799 €

Serie: 15.799 €

9

Hace unos 20 años la carrera por crear la moto deportiva más potente y radical estaba al orden del día. Las marcas luchaban entre sí por fabricar motos lo más rápidas posibles, sin apenas importar otras cosas. Ese fue el `boom´ de las motos deportivas, todos querían una. Eran top ventas, pero los tiempos cambian y ahora las motos deportivas apenas aparecen en los datos de matriculaciones. Las leyes, los carnés y los gustos han cambiado y ciertamente la tendencia es otra. Las trail y las naked medias mandan… pero las hypernaked están aquí para quedarse recuperando el espíritu de grandes prestaciones ante todo, eso sí, cargadas de electrónica hasta los dientes.

La KTM 1290 Super Duke R y la Yamaha MT-10, las protagonistas de nuestra prueba, son de estas. Motos que lo tienen todo y lo quieren todo menos carenado. La Yamaha MT-10 hereda toda la esencia de su hermana deportiva, la YZF-R1, con todo lo que ello conlleva. Un motor 4 cilindros en línea con configuración crossplane adaptado a una moto naked que rinde nada menos que 160 cv, pero cuya respuesta abajo es más contundente que la SBK. La KTM 1290 Super Duke R tampoco se queda corta. Desde que apareció hace dos años ha conseguido ser la referencia dentro de las naked de gran cilindrada, con el motor bilcilíndrico en V de 1.301cc característico de la marca, ofreciendo 173 cv y un par espectacular de 144Nm a 6.500rpm. Para esta comparativa contamos con la SE (Special Edition), una versión que incorpora de serie partes como la tapa de motor de carbono, un asiento más confortable que el de serie, tapas de los depósitos de líquido de freno y embrague, una decoración exclusiva y lo que más llama la atención sin duda, el escape Akrapovic, que hacía que retumbasen las paredes a nuestro paso. Todo esto disponible en el catálogo Power Parts de KTM.

Ambas motos incorporan una electrónica acorde a estas prestaciones, como es el control de tracción , antiwheelie, mapas de potencia, abs… Un despliegue de tecnología en el que las marcas han dedicado mucho tiempo y trabajo para poder controlar el poder de estas bestias.

En terreno desconocido
Comparativa KTM 1290 Super Duke R vs Yamaha MT-10

Cuando supimos que íbamos a comparar la Super Duke R y la MT-10, tanto Jorge como yo sabíamos que teníamos que hacer algo especial. Decidimos desenfundar nuestros monos e irnos a pasar una jornada realmente especial. Teníamos delante dos auténticas hyper naked en las que se ha cuidado hasta el más mínimo detalle. Todo el trabajo de muchos años tanto de Yamaha como de KTM por crear dos motos realmente eficaces, dos motos que mostraran la esencia de su marca.

Ya habíamos probado previamente ambas motos en carretera abierta y la KTM también en el circuito de Ascari por lo que queríamos hacer algo diferente. Decidimos irnos a Recas, concretamente al Circuito de Correcaminos, un circuito con un trazado de dimensiones reducidas, ideal para Supermotard, de ahí que sea donde entrenen pilotos como Álvaro Bautista, María Herrera o Julio Simón. Si bien no es el circuito más apropiado para probar dos auténticas bestias, queríamos ponerlas a prueba, puesto que ya sabemos que en carretera se comportan de maravilla y que en circuitos grandes no tienen nada que envidiar a cualquier R, pero ¿Y en curvas cerradas y reviradas? Te lo contamos.

Adrenalina pura

Después de la jornada de test hicimos nada menos 150 kilómetros en el circuito de Recas. Un empacho de curvas sensacional para ponerlas a prueba. Curvas cerradas y reviradas, una detrás de otra, con apenas tres rectas en las que podíamos aprovechar parte de su potencia, 160 cv de la MT-10 y 180cv de la 1290 SDR. Era en estos puntos donde ambas sacaban toda su rabia, despegando varios metros el tren delantero, pero todo con una docilidad increíble gracias a las ayudas electrónicas  (desconectables).

Tras una aceleración espectacular que pocas motos pueden igualar, aunque con algunos sustos en los que entraba el TCS en acción para evitar que patinara la rueda trasera, había que frenar con fuerza, ya que cada una de las curvas del circuito son cerradas, de no más de 50 km/h. La frenada en la ktm es espectacular, gracias a las pinzas Brembo monoblock de cuatro pistones que muerden dos discos de 320mm. La frenada de la Yamaha es igualmente eficaz, aunque con un tacto aún más suave. Las pinzas radiales monobloque Nissin de cuatro pistones muerden discos de 320mm. En ambas motos basta un simple dedo para detenerla sin problemas, pero no solo eso, es capaz de intervenir el abs de tal forma que apenas afecte a la frenada ni la trayectoria.  El delantero en condiciones de seco no entrará jamás, mientras que el trasero -desconectable en la KTM en el modo supermoto- es poco intrusivo. Esto combinado con un embrague antirrebote, el control detrás de una frenada fuerte es sorprendente, pudiendo incluso levantar la rueda trasera, cruzarla levemente manteniendo la trayectoria y la eficacia de frenada intacta.

Con una posición de conducción menos agresiva que la SDR, la MT-10 incita menos a la conducción deportiva, aunque si le buscas las cosquillas, no solo le hará sombra, sino que será su sombra. Algunas de las tandas las hicimos dando lo mejor de nosotros y, tanto una como otra, podía seguir el ritmo. En los cambios de sentido son algo lentas para este tipo de circuitos, ya que son motos que pasan de los 200kg con todos los líquidos, aunque ligeras para su categoría, consiguiendo una relación peso/potencia sorprendente, con 189 kg en seco para la KTM y 190 kg para la MT-10.

Todo bajo control
Comparativa KTM 1290 Super Duke R vs Yamaha MT-10

Sin duda son dos motos exigentes a ritmos altos, con un comportamiento excepcional en carretera, obviando la escasa protección aerodinámica, aunque algo mayor en la MT-10 gracias al diseño del frontal. Con ellas puedes ir tranquilamente, disfrutando de las carreteras reviradas e incluso de la ciudad. Está claro que no es su hábitat, pero que no te engañen sus líneas agresivas y salvajes, son más dóciles de lo que parecen. Solo con leer sus cifras de potencia, peso o par motor, ya asustan, pero solo te encontrarás con esas bestias si lo buscas. Tanto KTM como Yamaha han hecho un gran trabajo en cuanto a su funcionalidad y son mucho más polivalentes de lo que aparentan ser.

En la KTM la primera marcha es corta y créeme que el tacómetro se acaba pronto si aceleras con decisión. Esta marcha es un mero trámite para salir pues su gigantesco par hace que tengas potencia a raudales en cualquier marcha. Su bicilíndrico es salvaje, más que la MT10 en marchas cortas, aunque es en las largas y estirando el cuentarrevoluciones cuando la japonesa saca pecho y explica sus orígenes de R1.

La MT-10 es más suave en su respuesta al acelerador, sobre todo en las primeras marchas. Detalle que en el circuito de Correcaminos se agradecía ya que te permitía hacerlo en las dos primeras marchas sin problemas y con un empuje imponente si abrías fuerte el gas.

La electrónica que incorporan ambas motos permiten tener todo bajo control en todo momento. Saber que si necesitas realizar una frenada de emergencia el ABS va a saltar o que si tienes que acelerar fuerte inclinado o con el piso mojado, el TCS te va a evita sustos, es un seguro que te permite salir a carretera o circuito con total confianza. Además disponen de modos de conducción y ajuste de la interacción del ABS y TCS según tus necesidades o preferencias. En el caso de la MT-10 también tiene control de crucero, un detalle inusual en una naked.

Aunque el concepto de moto es similar, su fabricación y estructura es tan distinta que es difícil compararlas. Su principal diferencia radica en el chasis: multitubular de acero para la austriaca y de doble viga aluminio para la japonesa. Esto determina su comportamiento. La KTM cae mejor en las curvas más reviradas, es más ágil y lee tus movimientos con precisión pasmosa, pero el aplomo de la Yamaha a alta velocidad roza la excelencia.

¿Con cuál te quedas?

Es muy difícil resistirse a los encantos de semejantes máquinas, que llaman la atención allá donde vayan. La KTM 1290 Super Duke R, más agresiva, te hace sentir el poder de su bicilíndrico de 1.301cc en tus venas desde que engranas la primera. Podemos decir que es una moto R camuflada, puesto que en componentes y comportamiento no tiene nada que envidiar. Es, quizás, la moto más bestia que se ha fabricado hasta la fecha o por lo menos esa era la intención de KTM cuando la lanzó al mercado. Además es fácil de llevar y cómoda, pero implacable cuando quieres batir el crono.

La recién llegada Yamaha MT-10 está llena de cualidades como era de suponer al heredar gran parte de los componentes de su hermana deportiva, la R1. La casa de los diapasones ofrece una moto más dócil, todo es más suave y progresivo, pero eso no quita que sea igual de salvaje pilotada al límite. La entrega de potencia es espectacular y la seguridad que transmite al piloto es simplemente espectacular, su electrónica lo hace todo fácil.

Yo siempre digo que la moto que elijas, tiene que ser con la que sonrías cada vez que bajes al garaje. En este caso es difícil, pues ambas te generarán esa sensación. Muchas veces hacemos caso omiso a nuestro cerebro y dejamos de lado la funcionalidad para escuchar a nuestro corazón. Hazlo, detente ante estas dos bestias, míralas, analiza cada componente, escúchalas… Ahora cierra los ojos e imagínate sobre una de ellas… Sí, esa es la tuya…
 

Lo mejor de las motos

1290 Super Duke R SE
Motor
Electrónica
Parte ciclo
MT-10
Motor suave
Comportamiento dinámico
Diversión

Lo peor de las motos

1290 Super Duke R SE
Precio
Protección aerodinámica
Diseño controvertido
MT-10
Estriberas pasajero cerca del piloto
Piña izquierda grande
Tacto acelerador brusco en modo B

Detalles de las motos

1290 Super Duke R SE
Motor KTM 1290 SDR

Última versión del polivalente LC8 que monta la KTM RC8 pero aumentado a 1301 cc. Rinde la friolera de 173 caballos con un par motor de 144 Nm. Nuevos pistones más grandes y ligeros, que reducen la fricción y garantizan un mantenimiento mínimo del motor que se alarga hasta los 15000 km. Tecnología “ride by wire” que da servicio al sofisticado sistema electrónico. El peso del motor completo es de 62 kg. Exisiten tres modos de conducción distintos que regulan la entrega de potencia: Rain, Street o Sport.

Extras KTM 1290 SDR

La SE (Special Edition) incorpora componentes exclusivos para esta versión, como la decoración, las tapas de los depósitos de freno y embrague, las tapas del motos en carbono, las manetas regulables, los cubremanetas, el asiento de gel o el escape Akrapovic, dándole un aspecto más deportivo. Todas estas piezas están disponibles en el catálogo Power Parts de KTM.

Nuevo chasis mantiene la estructura multitubular de acero al cromomolibdeno propia de KTM pero con nuevo diseño y cotas de ligereza inéditas con tan sólo 9.2 kg. El subchasis es de tubos de acero más estrecho y pintado en blanco. 

Basculante KTM 1290 SDR

Primer monobrazo de la casa naranja. Fabricado en aluminio es tremendamente estético y altamente efectivo. La cadena se ve en la parte de la corona y se oculta en su camino hacia el piñón.

Suspensión y frenos KTM 1290 SDR

De nuevo se confía en la efectividad de WP. Delante horquilla invertida de 48 m mm y 125 mm de recorrido ajustable en rebote, precarga y compresión, estos últimos desde cada barra de horquilla a modo de click. Detrás monoshock de 156 mm de recorrido, también multirregulable. Gran trabajo el que realiza el amortiguador de dirección, oculto entre el radiador y la horquilla. Impresionante conjunto de frenos firmados por Brembo. Doble pinza radial monobloque M50 de cuatro pistones. Pata negra para frenar a la bestia. Maneta regulable. Detrás pinza Brembo de dos pistones que muerden un disco de 240 mm integrado en la rueda trasera. El ABS es regulable y desconectable con dos modos: ON y Supermoto (se desconecta atrás). El sistema se adapta al modo de conducción elegido., siendo más o menos intrusivo dependiendo de si pilotamos el Rain, Street o Sport.

MT-10
Motor Yamaha MT10

998 CC, 4 cilindros en línea y crossplane. 160 cv a 11.500 rmp y 111nm a 9.000. Heredado de la R1 pero con un 40 % de piezas nuevas. Nuevas bielas de acero,  admisión, escape y alementación. Comportamiento sobresalienta a cualquier régimen. 

Frontal Yamaha MT10

Espectacular frontal con doble óptica LED. Su diseño da personalidad a la moto pero lo más importante es que hace un gran trabajo aerodinámico. 

Basculante Yamaha MT10
Precioso y poderoso basculante de aluminio heredado de la R1. La corona es de 43 dientes, 2 más que en su hermana deportiva.
Electrónica Yamaha MT10

Desde la gran piña izquierda se controlan todos los parámetros electrónicos excepto los modos que están en la derecha. Es grande y rompe con la estética de la moto, pero tremendamente práctica y fácil de usar. Incluye el control cruise.

Suspensión y frenos Yamaha MT10

Mismas suspensiones de la YZF-R1. Se confían en Kayaba. Horquilla de 43 mm delante multirregulable con 120 mm de recorrido. Detrás monoamortiguador monocross por bieletas. Muy efectivas. Pinzas de freno monobloque Nissin que muerden un doble disco de 320 mm. Las llantas son de aluminio de cinco radios. 

Fichas técnicas

1290 Super Duke R SE

Tipo:

2 cilindros 4T, 1.301 cc, 8 válvulas

Refrigeración:

Líquida

Potencia máxima:

173 cv a 8.870 rpm

Par máximo:

144 Nm a 6.500 rpm

Cambio:

6 velocidades

Transmisión:

Cadena

Tipo:

Multitubular de acero

Suspensiones:

Horquilla invertida WP/ Monoamortiguador WP

Delantero:

2 discos 320 mm

Trasero:

1 disco 240 mm

Longitud:

N.D.

Distancia entre ejes:

1.482 mm

Altura del asiento:

835 mm

Peso lleno:

189 kg (en seco)

Capacidad del depósito:

18 litros

Neumáticos:

18 litros

MT-10

Tipo:

988 cc, 4 cil. línea. crossplane

Refrigeración:

988 cc, 4 cil. línea. crossplane

Potencia máxima:

160 cv a 11.500

Par máximo:

111 Nm a 9.000

Cambio:

6 velocidades

Transmisión:

Cadena

Tipo:

Deltabox alumino

Suspensiones:

Deltabox alumino

Delantero:

2 discos de 320 mm, pinzas radiales 4 pistones,

Trasero:

Disco 220 mm, pinzas simple

Longitud:

2.095 mm

Distancia entre ejes:

1400 mm

Altura del asiento:

825 mm

Peso lleno:

209 kg

Capacidad del depósito:

17 l

Neumáticos:

Bridgestone S20: 120/70 ZR17 M/C (58W) y 190/55 ZR17 M/C (75W)

Texto:

Nacho Aróstegui

Fotos:

Javier Ortega

Ya está disponible el número 82 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Slider CSS - An automatic Slider only with CSS

Número #82: Sueños de juventud

Probamos las dos naked más cañeras de 125: KTM Duke y Aprilia Tuono, el nuevo Suzuki Burgman 400 y el pequeño Peugeot Belville 125. Sometemos a examen los nuevo Bridgestone Battlax R11, viajamos por los Pirineos en KTM 1290 Super Duke GT y nos apuntamos al Rally de Clásicas de las 5.000 curvas del MC Pistón. Repasamos la historia del Dr. Costa y la clínica mobile y en off road probamos la nueva Fantic TZ 125 Competizione.