prueba kawasaki kxf 450
PRUEBA: KAWASAKI KXF 450 2018

El mes pasado probamos todas las 450s japonesas, pero la KXF 450 no llegó a tiempo. Ha llegado su turno, probamos la última creación de la marca “verde” y actual Campeona AMA Motocross.

Autor:
Chema Calleja
Foto:
Javier Martínez
Publicado el 03/04/2018
prueba kawasaki kxf 450

Lo mejor de la moto

Ergonomía
Par motor
Peso

Lo peor de la moto

Horquilla en baches
Potencia en alta
Freno trasero

Base ganadora

La nueva Kawasaki KXF 450 2018 recibe muy pocas novedades respecto al año pasado, y es que en 2016 ya sufrió un gran cambio, que se revisó en 2017, con mejoras en la suspensión trasera y el motor que le dieron nueva vida. Debido a que las marcas japonesas trabajan en ciclos de 4 años de producción, este año las cosas se quedan como estaban. La montura que usa Eli Tomac en el Campeonato USA y Clement Desalle en el Mundial es una de las más potentes de su clase. Destacando su motor y su estrecho chasis la actual Campeona AMA de motocross tiene muchas bazas para seguir siendo una de las mejores.

Para 2018 las únicas novedades son los nuevos adhesivos y se espera que para 2019 la moto cambie por completo. Hasta entonces tenemos que disfrutar de este modelo que ha sido refinado durante 3 años y ahora nos llega en todo su esplendor.

Peso pluma japonesa

Muchos pensareis que la KXF se ha quedado atrás con respecto al resto de japonesas, principalmente por la falta de arranque eléctrico. Pero ese arranque tiene una penalización en cuanto a peso. De golpe la Kawa es la 450 más ligera de todas las que salen del archipiélago nipón y eso se nota en cuanto la subes en la furgoneta. Aparte su chasis es el más estrecho de la clase a la altura de las rodillas algo que ayuda en dar sensación de moto pequeña y juguetona.

Esa es la impresión primera que nos da la nueva KXF al subirnos a ella. Es pequeña pero amplia en su puesto de conducción con un asiento plano y un puesto de mandos correcto. Además es una de las motos más personalizables del mercado en cuanto a ergonomía ya que las tijas tienen 4 posiciones y las estriberas dos alturas diferentes. En ella se podrán sentir cómodos pilotos de todos los tamaños.

El manillar es un Renthal de 27mm con buena posición pero un poco anticuado, al igual que los puños que tienen un patrón de diamante que es un poco abrasivo en mangas largas. La funda de asiento tiene un grip excelente y muy buen espumado siendo cómoda pero firme a la vez.

Par abundante

Arrancamos el motor y la palanca no tiene la forma más cómoda, y la maniobra es un poco ortopédica pero arranca con facilidad. El gas tiene buen tacto, rápido y lleno. Engranamos la primera y salimos a un circuito con muy pocos baches. La moto empuja mucho desde abajo, y la respuesta es muy suave, más que la mayoría de 450, sin apenas dar tirones aunque bajemos mucho de revoluciones. Esto permite conducir en marchas largas con facilidad algo que en circuitos duros puede ayudarnos bastante.

Cuando hay grip la Kawa es una 450 de garra, pero tiene una estirada un poco plana. No tiene el empuje que tenían los primeros modelos de inyección de la marca en altas. Esto se podrá modificar cambiando las clemas que permiten diferentes mapas de inyección pero para la prueba sólo disponíamos del mapa estándar. El motor rebosa par y es una delicia de pilotar, al fin y al cabo poca gente exprime un 450cc durante toda una manga.

Ergonomía Top

El apartado chasis es de lo mejor junto a la ergonomía. La KXF se siente muy cómoda con una posición de pilotaje de pie muy natural y un tren delantero con un aplomo increíble. Al ser estrecha entre las piernas se agarra muy fácilmente pudiendo ponerla en el aire exactamente donde queremos y permitiendo saltar con mucha precisión. No es de extrañar que muchos pilotos de FMX se decanten por esta montura, es una delicia saltar con ella y las suspensiones tienen un tarado que es donde mejor se encuentra.

La entrada en curva es buena siempre que no haya baches en ella, las roderas se toman con precisión y el par del motor ayuda mucho en estos casos para modular el gas fácilmente. El aplomo delantero da mucha confianza y la moto en recta dispone de un aplomo total que nos permite abrir gas sin contemplaciones, siempre yendo recta y avanzando como un misil.

La última de aire

La última horquilla de aire que queda de serie en una moto japonesa es para nosotros su mayor punto flaco. Es cierto que usando un buen setting, a la Showa SFF TAC que monta la KXF 450, se la puede hacer trabajar muy decentemente, pero requiere de una constante revisión y control de las presiones del aire que el usuario medio no está dispuesto a hacer. Por ello la probamos en estado totalmente de serie tal y cómo venia del concesionario. El tarado que trae es perfecto para saltar, con una compresión dura y un rebote, lento, pero cuando empiezan a aparecer los baches y más aun los pequeños en zonas de alta velocidad, la moto se vuelve muy áspera e incómoda. La dirección no hace extraños pero la entrada en curva se vuelve muy complicada y no podemos llevar la moto por donde queremos.

El amortiguador arregla mucho de los desaguisados que produce la horquilla en estas situaciones. Se comporta muy noblemente y tracciona con nobleza, sus reacciones son predecibles funcionando realmente bien tal y como viene de la casa.

El embrague tiene buen tacto pero es un poco esponjoso, y resiente un poco la fatiga teniendo que estar bastante pendientes de la tensión del mismo si abusábamos un poco de él en las zonas más arenosas. Unos muelles más duros seguro que ayudaría mucho a mejorar esas sensación esponjosa cuando hacemos una manga larga.

Por último los frenos son un elemento que lleva unos cuantos años sin cambiar y se comportan muy correctamente. El material Nissin va montado junto a unos discos de 270 y 250 respectivamente que detienen la moto sin problemas. Tacto muy bueno delante y no tanto atrás si bajamos demasiado el pedal.

Conclusión

La KXF es una moto potente pero a la vez, suave y fácil de conducir, con una ergonomía que nos encanta y una buena posición de conducción. Su motor hace todo más fácil y dispone de mucha potencia siempre que no queramos estirar las marchas demasiado. Frenos y componentes son de buena calidad pero la horquilla especialmente necesita de mucha supervisión para que trabaje correctamente, teniendo que estar siempre pendiente de llevar las presiones correctas. La 450 japonesa más ligera del mercado además es una de las más económicas, por 8.699€ nos podemos hacer con ella.

Detalles de la moto

prueba kawasaki kxf 450

El motor es un veterano de la clase, tiene potencia muy abundante en medios y una respuesta muy suave y controlable.

prueba kawasaki kxf 450

Pinza trasera y bomba Nissin disco 240mm

prueba kawasaki kxf 450

La horquilla Showa SFF TAC que monta la KXF es una de las mejores horquillas de aire cuando está bien regulada pero una de las peores cuando no lo está.

Motor

Tipo

Monocilíndrico 4 tiempos 449cm3


Refrigeración


Potencia Máxima


Par Máximo


Cambio

5 velocidades


Transmisión


Chasis

Tipo

Chasis de aluminio doble viga


Suspensiones

Amortiguador SHOWA Uni Trak


Frenos

Delantero

Pinza delantera y bomba Nissin disco 270mm


Trasero

Pinza trasera y bomba Nissin disco 240mm


Medidas y pesos

Longitud


Distancia entre ejes

1.495mm


Altura del asiento

950mm


Peso (lleno)

108,8 Kg


Capacidad del depósito

6,3L


Neumáticos

Bridgestone


Texto:

Chema Calleja

Fotos:

Javier Martínez

Publicado el 03/04/2018

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #104: Más ligeras y potentes

Probamos las KTM SX 2019, más ligeras y potentes que nunca, comparamos las principales 250 4T de motocross y la exclusiva Honda CRF250R Enduro. Viajamos a Marruecos en el Africa Twin Epic Tour, nos colamos dentro del equipo HRC de MXGP y te explicamos cómo estirar correctamente antes y después de montar. Además entrevistamos a Jamie McCanney, líder de E1 en el Mundial de Enduro, y a Iván Cervantes, que nos habla sobre el nuevo equipo Junior de la RFME.