Video destacado: 
Enduro 2t inyección ¿Cuál escoger?

Está claro que para esta temporada quieres una moto de enduro 2T inyección, pero ¿cuál elegir? ¿KTM o Husqvarna? ¿250 o 300? Te explicamos todas las diferencias, que son más de as que crees, y aclaramos todas tus dudas.

Autor:
Chema Calleja
Foto:
Javier Martínez
Publicado el 19/12/2017
Inyección 2t Enduro. KTM y Husqvarna

Este año hemos visto el nacimiento de una nueva clase de motos de campo, las esperadas 2T de inyección, y no han defraudado. Tanto KTM como Husqvarna han presentado sus modelos y las ventas se han disparado. Muchos de los lectores estaréis pensando en comprar una de estas motos y en este artículo trataremos de mostraros las diferencias.

Tras años de investigación, KTM y su filial Husqvarna, han lanzado sus modelos de inyección que tanto esperábamos los aficionados. Las normas anti contaminación han sido la razón principal por la que han visto la luz, y es que la temida Euro4 pretendía acabar de un plumazo con todos los modelos de 2tiempos.

Con la adopción de la inyección, ahora las emisiones son mucho menores pero también la carburación es mucho más homogénea en cualquier condición de altitud y temperatura, lo que nos da una respuesta más suave y progresiva ideal para el enduro. Todo esto conlleva un consumo drásticamente menor, acabando con el problema de la escasa autonomía que tenían las 2 tiempos de carburador.

La inyección está controlada por la nueva centralita EMS (Engine Management system). Con sensores en la posición del acelerador, la temperatura ambiente, la presión en la admisión, la temperatura del agua y la presión en el cigüeñal, obtiene información para compensar la mezcla y hacer que la moto tenga la respuesta idónea adaptándose a los cambios en altitud y temperatura. De serie en la Husqvarna, y opcional en KTM, se puede seleccionar entre dos mapas que se pueden personalizar para dos repuestas diferentes.

Además con los nuevos modelos de inyección, nos olvidamos de realizar la mezcla, ya que incorpora un depósito de aceite y una bomba electrónica que lo inyecta directamente en el motor. El depósito está situado en la pipa de la dirección y conectado al cuerpo de inyección mediante un tubo que discurre por el interior del chasis. Tiene una capacidad de 0,7L, aceite suficiente para 5 depósitos de gasolina. La cantidad de aceite que se inyecta al motor(1.25% de media) es regulada por la EMS dependiendo de las rpms y la carga del motor. Así se reduce la cantidad de aceite residual reduciendo el humo. Los tanques de combustible ahora incorporan una bomba de gasolina como en las 4t y un sensor de nivel, aunque siguen teniendo el mismo aspecto exterior.

El sistema de inyección propiamente dicho, tiene un doble inyector, uno a cada lado del cilindro. Inyectan la gasolina directamente en los transfers de admisión en sentido contrario al flujo de aire de éstos. Así se garantiza una atomización perfecta del combustible que entra a la cámara de combustión. El aceite se inyecta separado del combustible, a través de una mariposa Dell Orto y va mezclado con el aire.

¿Motor de 250 o 300 2t de inyección?

Para esta prueba contamos con dos modelos, la TE 250i de Husqvarna y la EXC 300 TPI de KTM. Aunque parezcan muy similares hay grandes diferencias entre ambas marcas y motorizaciones, con lo que dependiendo del tipo de enduro que practiquéis os convendrá una marca o una cilindrada.

Comencemos por los motores que quizá sea lo que más dudas levante. Ambos motores tienen un carácter muy parecido, pero la gran diferencia radica en la forma que tienen de entregar la potencia. La inyección hace que ambas tengan una respuesta muy suave y limpia en toda la gama de revoluciones, nada que ver con los antiguos motores de 2T de carburación que siempre había alguna zona en la que “rateaban”, aquí la respuesta es perfecta desde el arranque hasta el corte de encendido.

En el motor 250 2t inyección notamos mucha suavidad desde el inicio de la marcha hasta la gama media de revoluciones. Este régimen es perfecto para ir por sendas haciendo enduro clásico. Su limpia mezcla ofrece una potencia suave y muy utilizable. Podemos soltar el embrague y conducir como una 4T  gracias a su respuesta casi eléctrica. En la segunda parte del régimen, la 250 se va “enfadando” según subimos de revoluciones ofreciendo una curva de potencia lineal sin ningún bache o patada, pero enérgica, para culminar en una estirada endiablada e infinita. Es en altos donde la 250 muestra todo su carácter, pudiendo estirar mucho las marchas, lo que ayuda a tener que hacer menos cambios en las cronos.

En propulsor 300 2t inyección, si también dividimos el régimen del motor en dos partes, el carácter será el contrario. Es en la primera mitad del régimen donde más brilla el motor. Al arrancar, rápidamente notamos que es un motor lleno y potente. En bajas revoluciones tiene una respuesta totalmente limpia y repleta de par, casi como una moto de trial, la potencia es más inmediata que en la 250 lo que ayuda cuando necesitamos un golpe de gas repentino. La 300 se desenvuelve como pez en el agua cuanto más complicado esté el terreno y levantar la rueda delantera para subir escalones es un juego de niños, frente a la 250 que requiere un poco más de ayuda del embrague y del cuerpo para la misma maniobra. Cuando estiramos las marchas, la potencia sigue estando ahí y ofrece un gran sobrerégimen para ser una 300, pero no tiene la alegría de la 250. La potencia se acaba antes y tenemos que pilotarla usando su par en marchas más largas mientras que la 250 es una máquina de acelerar.

Inyección 2t Enduro. KTM y Husqvarna

Chasis igual, resto diferente

El chasis es exactamente igual en las dos motos con la diferencia del soporte de la suspensión trasera. Eso hace que el basculante de la Husqvarna sea un poco más largo y arroje una cifra de distancia entre ejes ligeramente mayor, de 1495mm frente a los 1482mm de la KTM. Así la KTM es un poco más corta favoreciendo los giros más cerrados y teniendo un poco más de tracción en las subidas, aunque el ángulo de dirección sea igual en las dos motos. El subchasis también cambia, siendo de aluminio, más ligero, en la KTM, pero de polímero de carbono en la Husqvarna, más resistente y exclusivo, pero también más pesado.

El manejo es muy similar con posiciones de conducción prácticamente calcadas. En ambas motos hay un puesto de conducción amplio, se monta manillar Neken en la KTM y Pro Taper en la Husqvarna pero con forma idéntica y con unos mandos de tacto exquisito. Los puños Odi en ambas motos tienes muy buen agarre y comodidad, mientras que las manetas son Brembo en la KTM y Magura en la Husky pero tiene un tacto y unas formas prácticamente calcados.

La carrocería es diferente, nos ha gustado más la forma que tiene la Husqvarna, nos ajusta mejor a las botas y permite un agarre ligeramente más fácil. La KTM por el contrario nos gusta más su aspecto con menos plástico y unas líneas afiladas. Además los depósitos también varían teniendo la Husqvarna 9,25L frente a los 9L de la KTM que en una salida larga pueden ser vitales.

¿PDS o Bieletas?

Las suspensiones, son otro de los puntos en los que se diferencian y también hacen que las motos tengan caracteres diferentes. La KTM monta el sistema PDS patentado por WP donde un muelle de progresividad variable y un sistema hidráulico diferente permite eliminar las bieletas. La Husqvarna por el contrario monta un sistema clásico de bieletas. Las ventaja del PDS radica en la mayor altura libre al suelo, lo que nos hará pasar por sitios complicados y escalones con mayor facilidad que en la TE. La KTM es más adecuada para Enduro Extremo en este aspecto aunque viendo a Jarvis hacer lo que hace encima de la moto creemos que las bieletas no son un inconveniente demasiado grande. Las bieletas aparte ofrecen un poco más de progresividad al tren trasero que el PDS con lo que en zonas rápidas o muy bacheadas ofrecen un poco de mejor tracción y control, como pueden ser las salidas de las curvas en las cronos.

La horquilla es la misma en todos los modelos pero también tiene notables diferencias. La nueva WP Xplor tiene muy buen tacto, en su segundo año de existencia se han revisado sus settings y ahora es más suave y progresiva que nunca. En estado de serie, la KTM ofrece un tacto un poco más duro que la Husky,  con lo que permite apurar más las frenadas y hacer saltos más grandes. Pero la Husky dispone de reguladores de precarga, mientras que en la KTM hay que encargarlos a través del catálogo de Power Parts. Si aumentamos la precarga conseguimos que la horquilla sea tan dura como la KTM con lo que al final tenemos una moto más polivalente en la “sueca”.

¿Brembo o Magura?

El apartado hidráulico es otra de las grandes diferencias. Para éste año se ha optado por montar frenos y embrague Magura en la Husqvarna mientras que la KTM monta los clásicos Brembo. En cuanto a tacto de las manetas son prácticamente iguales pero las piezas no son compatibles de una moto a otra.

El embrague Magura nos ha gustado mucho, es muy blando y más progresivo que el Brembo con lo que controlamos mejor la potencia en las trialeras, pero por el contrario los frenos Brembo tienen más mordiente y detienen la moto con mayor facilidad. No es una diferencia muy acusada pero sobre todo el Brembo delantero requiere de menor fuerza en la maneta para detener la moto lo que nos aportó más seguridad a bordo de la KTM en este aspecto.

Equipamiento y precio

El apartado de equipamiento es otra de las diferencias entre ambas motos. La Husqvarna ofrece mayor número de extras de serie. Monta cubrecárter, accesorio fundamental para enduro del que la KTM no dispone. El motor ofrece un selector de doble mapa de encendido mientras que en la naranja hemos de obtenerlo del catálogo Power Parts. El manillar de la Husky viene firmado por Pro Taper, y la corona de transmisión es de doble compuesto de mayor calidad. Las suspensiones ofrecen regulación en precarga y montan tijas mecanizadas mientras que la KTM no dispone de dicha regulación y la horquilla está montada en tijas de fundición.

Todo este equipamiento hace que la Husky sea más de 2Kg más pesada que la KTM con 105,2Kg frente a 103Kg en las 250s y 105.4Kg frente a los 103Kg de la KTM 300.

El precio de las KTMs TPI es de 8.199€ la 250 y 8.499€ la 300, mientras que las Huskys TE-i se van a 8.299€ la 250 y 8.699€ para la 300. Si queremos una KTM más equipada podemos optar por las versiones Six Days que se venden por 8.967€ la 250 y 9.298€ la 300.

Conclusión

KTM y Husqvarna ofrecen motos enfocadas para todos los tipos de Enduro que se pueden practicar. ¿Cual elegiría yo? Una Husky 300 sería mi moto, por el equipamiento extra, la progresividad de las bieletas y mejor estabilidad a alta velocidad al hacer esporádicamente motocross, la polivalencia que ofrece la horquilla con la regulación de precarga y el motor 300 con mas par para mi exceso de peso.

Si planeas hacer un enduro mas extremo la KTM es tu moto por su menor peso, mejor tracción y facilidad de giro además de la mayor altura libre al suelo, y si te gusta estirar las marchas, hacer cronos o caminos rápidos, el motor 250 te dará mas alegrías y sensaciones mas extremas que el 300 en este aspecto. Sea cual sea la que elijas, esperamos haberos ayudado en la elección, lo importante es que compréis una moto y salgáis al campo, así seguro que habréis elegido la adecuada!

Texto:

Chema Calleja

Fotos:

Javier Martínez

Publicado el 19/12/2017

Lo más visto

Ya está disponible el número 88 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #102: Honda CRF250 Rally

Probamos la pequeña trail Honda CRF 250 Rally y la Triumph Tiger 800 XCa 2018. Te contamos cómo hidratarte y preparar el camelback para las carreras y cómo sobrevivir a la nieve y el frío extremo en moto. Además entrevistamos a Jonathan Barragán en su retorno al enduro y ponemos a prueba la pequeña KTM SX 50 2018, el misil de los más pequeños.