Javier Martínez: Todoterreno de la fotografía
Javier Martínez: Todoterreno de la fotografía

La calidad de su fotografía unida a su capacidad para sacar una sesión adelante pase lo que pase le han convertido en un arma imprescindible en EnduroPro. Así es nuestro fotógrafo Javier Martínez, un todoterreno detrás de la cámara.

Autor:
Jorge Torrecillas
Foto:
Javier Martónez
Publicado el 03/08/2017
Javier Martínez: Todoterreno de la fotografía

Javier Martínez es el máximo responsable de las fotos de las que podemos presumir en EnduroPro. Hablamos con él para que conozcáis mejor al hombre que se esconde al otro lado de la cámara.

¿Cuántos años llevas haciendo fotos de manera profesional?

Exactamente no te sé decir… pero más de 30 seguro.

¿Por vocación?

Desde que mi abuelo me regaló mi primera cámara supe que me quería dedicar a la imagen. Él era fotógrafo y aprendí a revelar y la técnica con él. La verdad es que me enganché muy rápido. Consumía muchísima foto comprando revistas extranjeras y empapándome de todo cuanto cayera en mis manos. También empecé estudiando cine en la facultad pero pronto me di cuenta de que ya por mí mismo había aprendido mucho e incluso más que lo que podían enseñarme los profesores y lo dejé. Me formé como autodidacta.

Javier Martínez: Todoterreno de la fotografía

¿Tus primeros trabajos profesionales?

Pues fue en una revista de armas. Un trabajo que me salió por un compañero de la universidad y que resultó ser muy curioso. Después de la primera sesión con una Parabellum 9 mm me ficharon, hice un trabajo muy original con muy pocos elementos y les gustó. La editorial se llamaba Hobby Press y había publicaciones de todo tipo –economía, modelismo, armas, etc…- así que me convertí en un fotógrafo todo terreno. Podía estar fotografiando un ministro por la mañana y sumergido en una piscina por la tarde en una sesión de un submarino de radiocontrol.

En el grupo Motorpress te especializaste en coches…

Sí, antes estuve en Auto Aventura 4x4 y después pasé a formar parte, como ellos, de MPIB. Allí hicimos de todo siempre en las grandes revistas de coches: Autopista, Coche Actual…

Estamos hablando de fotografía con carrete, vieja escuela, claro.

Sí, sí, por supuesto. No había lugar a error… No podías fallar. Para hacer fotos nos íbamos muy lejos, buscando carreteras bonitas, sin postes, cables o guardarraíles. No se podían quitar elementos feos y cuando pasaba el coche o la moto tenías que capturarlos. Todo aquello tenía algo de magia. Hasta que no revelabas no sabías el resultado, aunque en el fondo casi estabas seguro de lo que había en el carrete y cuando apretabas el disparador sabías que tenías tu foto. Ahora con los autofocus no hace falta hilar tan fino.

Javier Martínez Fotografía

¿Cómo viviste el cambio a lo digital?

Al principio, no lo voy a negar, con un poco de rechazo. La calidad del digital entonces no era ni parecida a la calidad que daba la diapositiva. Después se abrió un mundo de posibilidades. La calidad que dan las nuevas cámaras y los ordenadores es increíble y son capaces de hacer lo que tú seas capaz de imaginar si conoces la técnica. Ya no solo puedes arreglar una foto regular  dejándola correcta, sino que -como digo yo- la foto solo es el principio, una base. Conla que crear o pintar un cuadro. Todo lo que se me ocurra y me inspire puedo hacerlo. No solo la acción, el momento, sino modificar y crear ambientes y sensaciones. Hay herramientas increíbles. Lo malo es que cuando veo la foto que me emociono hace seis meses hoy ya me parece mejorable y me pongo a retocarla de nuevo, un reflejito aquí , un tono de color allí… una mezcla de satisfacción –insatisfacción. Un no parar…

¿Canon o Nikon?

He tenido de todo: Konica, Olimpus, Canon, Nikon. Desde que empezaron los autofocus pasé a Canon. Nikon tenía el motor del autofocus dentro de la cámara y Canon lanzó uno dentro del mismo objetivo. La diferencia entonces fue brutal y cambié de marca. Una vez que tienes tus ópticas es muy difícil cambiar de marca. Ahora Nikon está igual o mejor que Canon.

¿Cómo te definirías cómo fotógrafo?

Yo he ido cambiando con el tiempo. Antes lo que más me gustaba era el estudio, la iluminación. . Después pasé a la acción y me encanta. Podría decir que soy un todoterreno y sé adaptarme a todo.

Javier Martínez Fotografía

¿Miras lo que hacen los otros fotógrafos?

Así es. Me gusta ver cómo trabajan y lo que hacen y si hay alguno mejor intento buscar la manera de superarlo. Creo que estoy en el camino correcto. Yo sigo consumiendo mucha foto y siempre estoy atento. No me gusta copiar, así que prefiero inspirarme en ideas que puedan tener pero resolverlo de manera distinta y diferente. Tener mi propia personalidad.

La evolución con nosotros ha sido sorprendente. No es fácil la foto de acción de mx y enduro.

Hay que conocer bien el deporte, tienes que saber lo que pasa en cada momento entre piloto y moto, esperar y ser preciso en el momento exacto del disparo. Por suerte siempre me han gustado las motos y no me ha costado adaptarme a este tipo de acción.

¿Qué te ha aportado EnduroPro con el nivel que tiene tan alto de foto?

Cada sesión es un desafío. No vale lo que has hecho antes. Siempre hay que superarse. Sin los magníficos pilotos como Julio López o Nicki G. Vinuesa no sería posible. Lo que necesitas lo hacen y eso es fundamental. El equipo que conformamos la revista es muy bueno. Siempre hay que ir un poco más allá.

¿La llegada de los flashes supuso un antes y un después en tu foto?

Es la diferencia entre una foto buena a una muy buena. El color, la iluminación,la forma de crear volúmenes, el atractivo que tiene es bestial. La luz natural es buena muy poco tiempo, básicamente lo que dura el amanecer o el atardecer. Si la sesión es larga el flash ya es imprescindible. Yo lo uso siempre, pero no busco la congelación absoluta, quiero que siempre  haya también movimiento.

¿Hacia dónde va la fotografía?

Está claro que se está popularizando el acceso a la foto gracias a los móviles y cámaras tipo GoPro. Hacen fotos muy buenas, pero un profesional  debe ir un paso más allá y tener  una visión de la foto que no tiene un aficionado. Un angular en el ojo izquierdo y un tele en el derecho, Jaja… Ciertamente da un poco de miedo toda esta evolución.

A veces pasa que te juegas el tipo y el equipo para hacer una foto profesional y cuando la ve la gente te dice “eso lo has hecho con GoPro, ¿no?”

Javier Martínez Fotografía

Has llegado tarde a las redes sociales… ¿Por qué?

Yo soy una persona muy tímida y veía a las RRSS como mera exposición, posturéo. No me interesaban. Pero estaba equivocado. Ahora veo que me abren un montón de posibilidades, no tanto de lo que yo puedo enseñar como de lo que puedo ver y aprender. Ahora disfruto de un abanico de gente y profesionales impresionante de todas partes del mundo.

¿Qué te queda aprender como fotógrafo?

Suena feo decirlo pero creo que me queda poco por aprender, ya voy siendo mayorcito y diría que estoy en mi madurez profesional. Pero sí me quedan cosas por experimentar. Sobre todo técnicas de iluminación y procesado digital, cosas que se hacen que no he hecho aun y que serian un reto, pero de momento no he recibido el encargo adecuado. A veces el día a día tampoco te permite avanzar tan deprisa como imaginas.

¿Por una foto merece la pena jugarse el tipo?

Antes creía que sí. Hemos hecho auténticas barbaridades con la cámara jugándonos la vida en muchísimas ocasiones. Si mi mujer me oyera… Ahora acepto los riesgos justos que entraña la foto de acción. No merece la pena que un piloto sufra una caída dura o se rompa algo por la gloria de una instantánea.

Texto:

Jorge Torrecillas

Fotos:

Javier Martónez

Publicado el 03/08/2017

Lo más visto

Ya está disponible el número 80 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #94: Inyectadas

Probamos las nuevas Husqvarna de Enduro 2t de inyección electrónica, la ¡Yamaha YZ450F 2018 con Wifi! y ponemos la Honda X-ADV al límite. Te contamos todo lo sucedido en el Red Bull Romaniacs y la Baja Aragón. Además entrevistamos al fotógrafo Javier Martínez y te contamos los secretos de la copa Honda 150 de mx.