Editorial

De Stevie Wonder al reggaetón

Gonzalo de Martorell
04/09/2018
A mi me gustaría estar escribiendo sobre otras cosas pero es que cada vez que estoy a punto de dejarme llevar y ponerme a dormitar al sol cual gato pachón, el responsable de la DGT hace de las suyas...

Lo último ha sido lo del teléfono móvil.
Por supuesto que mirar el móvil mientras se conduce es una aberración... nadie en su sano juicio cuestionaría tal obviedad pero ¿de verdad que la única propuesta de Pere Navarro ante la inminente “Operación Salida” de agosto es pedirle a los fabricantes de teléfonos que diseñen terminales con “modo coche” para que no puedan ser manipulados en marcha?
Ya sólo le faltó al Sr. Pere Navarro pedirles que además, si fuera posible, lo hicieran en 48 horas...
El problema de Navarro es que, como siempre, quiso “aportar”, fue más allá y expresó su convicción de que incluso hablar con “manos libres” era también ya una potencial distracción... que sí... que también... porque TODO es una potencial distracción para quien es de fácil distraer al volante... aunque no acabo de entender qué diferencia hay entre distraerse con el “manos libres” o con la charla de tu compañero de viaje o escuchando la radio o simplemente pensando en los fichajes "del Madrid" para la próxima temporada.

¿En serio el Director General de Tráfico del Reino de España -segunda potencia turística mundial cuyas carreteras acogerán 45.000.000 de desplazamientos de conductores de todos los países en poco menos un mes, según cifras de la propia DGT- no tiene nada más que decir en el periodo “Pico” del tráfico nacional?

Y que quede claro que a mí lo del “modo coche” no me parece mala idea -de hecho la mayoría de GPS automovilísticos implementan ya algo similar- pero como única propuesta de la Administración en estas fechas pues me parece pobre, la verdad.
Claro que yo soy uno de esos analistas tradicionales e ingenuos contribuyentes que cuando piensan en un responsable de seguridad vial lo hacen en un técnico, no en un señor que se dedica a dar consejos -por bienintencionados que resulten- a los conductores desde la televisión.
Que para eso siempre hay “celebrities” encantadas de participar en campañas que les limpian la imagen y tal... e incluso profesionales de la comunicación que han hecho de ellas un lucrativo negocio...
El problema es que de ahí no salimos; a la DGT le cuesta horrores desde hace décadas superar la fase “Si bebes no condusscass” o “papá, no corras” en versión tecnócrata y sin la gracia de Stevie Wonder...

Por supuesto que el fondo del mensaje debe mantenerse... pero actualizado y contextualizado de manera que suene plausible. Cuestionar el uso del manos libres "porque puede distraer" en 2018 y cuando millones de españoles hacen de este dispositivo su herramienta incluso de trabajo, es poco realista y transmite una imagen de la DGT totalmente anquilosada y alejada del mundo real.
Lo que parece claro -en cualquier caso- es que de momento y hasta que cambie el viento, el teléfono móvil parece haberse convertido en el nuevo “pimpampum” con el que abrir telediarios. Me consta por algunas voces cercanas a la DGT que Navarro y su equipo han recibido, sin embargo, la orden desde el Ministerio del Interior de dotar de una perspectiva más progresista al organismo y desmarcarse de una estrategia basada únicamente en la represión y en el radar.
Habitualmente, en este negocio, esto quiere decir que se cambiará la música pero no la letra.
O sea que lo estoy viendo venir: la próxima campaña de la DGT contra el uso del móvil al volante... en reggaetón. “Dámelo todo, nena, menos tu manos libres.” Cantado por Daddy Yankee hasta tendría su “flow”.

Director de Moto1pro

Gonzalo de Martorell

Director de Moto1pro

Gonzalo de Martorell

Siempre periodista y siempre motero. Y a ambas cosas me dedico desde hace casi 30 años. También viajo, hago radio, me defiendo con la cámara de fotos, soy un apasionado del RCD Espanyol... y tengo un gato que se llama Palpatine.

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #96: ¡Salto al Hiperespacio!

La Suzuki SV es una de esas motos que jamás pasa de moda. En el número 96 probamos la versión neo-retro la popular bicilíndrica. La Kawasaki H2, que es todo lo contrario; una bestia capaz de saltar al hiperespacio. También descubrimos lo último de KYMCO, el People S, un rueda alta tranquilo y elegante y repasamos qué ha dado de sí el primer cuarto de siglo de Dorna al frente del Mundial de Velocidad. Y como siempre, nuestras secciones de opinión y un vistazo a lo último en off-road.