Editorial

Lo que el futuro nos depare...

Gonzalo de Martorell
04/10/2018
Durante el Gran Premio de Aragón tuve la oportunidad de charlar con algunos de los responsables de las grandes marcas motociclistas. Y todos ellos -verdes, azules, rojos, amarillos o naranjas- expresaron, de un modo u otro, su preocupación por un futuro l

Uno de ellos se atrevió incluso con una frase lapidaria: “en este momento, el mayor peligro para el sector de la moto en nuestro país son los políticos. Están actuando sin criterio y dando bandazos. Ya han desestabilizado la industria del automóvil... y después vendremos nosotros, las motos”.
Este temor, tan gráficamente expresado por este importante fabricante, era compartido en mayor o menor medida por los restantes. Todos insistían en que la desordenada intervención de la administración les impide planificar a largo plazo con un mínimo de rigor.
¡Cuidado! Todos estaban también de acuerdo en la necesidad de la legislación antipolución y en la exigencia social y medioambiental de adaptarse a ella... pero rechazaban la improvisación.
Por supuesto estaban pensando en la Euro 5; esa “normativa fantasma” que no se sabe muy bien ni cómo ni cuánto... y que va a ser la responsable última de que los salones de Colonia y de Milan sean -casi con toda certeza- los eventos con menos novedades en muchos años... incluidos los tristes de la crisis.

La marcas mostrarán “concepts” -lo que en el argot llamamos “cartón-piedra”- y todo aquello que ya esté desarrollado sobre la base de modelos conocidos pero no enseñarán nada más... simplemente porque no saben si podrán fabricarlo según como se presenten las exigencias Euro5.
En motos de gran cubicaje probablemente se note algo menos porque hay algo más de capacidad técnica de reacción. Pero en los scooter -donde cada miligramo de CO2 de menos cuesta una fortuna- el desarrollo de nuevos motores está prácticamente detenido a la espera de lo que concrete la norma en cuestión. A las fábricas se les está pidiendo una Euro5 cuando aún no han tenido tiempo de rentabilizar la Euro4... y aunque las ventas parecen ir bien en toda Europa, ni de lejos permiten este tipo de inversiones en tan poco tiempo.
No se trata de mayor o menor voluntad. Se trata de incapacidad técnica material de desarrollar y fabricar sistemas respetuosos con la nueva normativa en tan poco tiempo. Los grandes constructores tienen, obviamente, más recursos -aunque, pese a ello, también están a la expectativa- pero los fabricantes más pequeños se están viendo obligados a una “carrera armamentista” que no pueden asumir.

Y lo peor de todo es que esto está ocurriendo cuando el sector parece estar recuperándose en toda Europa -y por extensión, en nuestro país- y cuando la industria española -lo que queda de ella- podría comenzar a generar algunos puestos de trabajo si se la dejara un poco planificar con tranquilidad. La gente de la moto -como la de cualquier otro negocio profesional- está acostumbrada a lidiar con los gustos cambiantes del mercado. Forma parte de su día y día asumir el fracaso de un modelo o la necesidad de aumentar la producción por el éxito inesperado de otro.
Conocen la importancia de renovar una red o ajustarse al máximo con una promoción comercial.
Todo eso -repito- forma parte de su negocio... y de su riesgo.
Pero contra las decisiones arbitrarias de los políticos poco se puede hacer y poco se puede planificar.
A estas alturas, por tanto, lo único que reclaman las marcas es algo tan razonable como saber cuáles van a ser las reglas del juego.
A estas alturas resulta complicado saber qué nos deparara la industria; si se apostará por la moto eléctrica... por la híbrida... si después de la Euro5 vendrá una Euro6... cómo serán los motores de gasolina de la próxima década.

Director de Moto1pro

Gonzalo de Martorell

Director de Moto1pro

Gonzalo de Martorell

Siempre periodista y siempre motero. Y a ambas cosas me dedico desde hace casi 30 años. También viajo, hago radio, me defiendo con la cámara de fotos, soy un apasionado del RCD Espanyol... y tengo un gato que se llama Palpatine.

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #96: ¡Salto al Hiperespacio!

La Suzuki SV es una de esas motos que jamás pasa de moda. En el número 96 probamos la versión neo-retro la popular bicilíndrica. La Kawasaki H2, que es todo lo contrario; una bestia capaz de saltar al hiperespacio. También descubrimos lo último de KYMCO, el People S, un rueda alta tranquilo y elegante y repasamos qué ha dado de sí el primer cuarto de siglo de Dorna al frente del Mundial de Velocidad. Y como siempre, nuestras secciones de opinión y un vistazo a lo último en off-road.