Editorial

Matar es fácil y barato

Gonzalo de Martorell
04/09/2018
Recuerdo que, hace unos años, comentaba con un colega americano las diferencias culturales más pintorescas entre su país y el mío. Y la principal era que, en España, matar es mucho más fácil y barato... mientras se haga borracho y al volante.

A mi, naturalmente, me resultaba escandaloso que alguien pudiera hacerse con una Magnum calibre 38 en el supermercado con la misma facilidad con la que se compraba una pizza congelada.
“Me cuesta entender vuestra cultura de las armas -asentí con, lo admito, cierto aire de condescendencia europea- y esa fascinación que sentís algunos yanquis por parecer émulos de Harry Callaghan. Me sigue gustando más nuestra fórmula: las armas, para los profesionales que saben qué hacer con ellas”.
“A mi me pasa lo mismo con vuestra cultura del alcohol -me contestó. Y mientras lo hacía supe que el “zasca” hacia mi argumento iba a ser épico- Os escandaliza que alguien se compre una pistola para defenderse pero no que alguien se suba en un coche después de beberse tres cubatas. Me sigue gustando más nuestra fórmula: si matas a alguien conduciendo borracho es un asesinato y lo pagas como un asesinato”.
He vuelto a recordar esta charla -que, por otra parte, fue muy agradable y terminó frente a una bandeja de jamoncito... que en eso sí hubo unanimidad- al leer la larga lista de sentencias judiciales poco menos que ofensivas que se están dictando en España en circunstancias similares a las descritas por mi amigo de Nuevo México...
Tres años de cárcel para el conductor que -bajo los efectos del alcohol y las drogas- acabó con la vida del ciclista Daniel Viñals, en Ibiza.
Otra conductora que, también bajo la influencia del alcohol y las drogas, atropelló a nueve ciclistas en el municipio mallorquín de Capdepera y mató a uno de ellos pasó exactamente 16 días en prisión, de la que salió tras pagar una fianza de 10.000 euros.
Al tipo que atropelló mortalmente a los ciclistas Enrique Comín y Alberto Martínez en la localidad aragonesa de Botorrita, el juez le condena al máximo previsto para este delito: cuatro años de prisión y seis de retirada del carné. El homicida, según la sentencia, había bebido el equivalente a medio litro de coñac o tres litros de cerveza.

Ciclistas, motoristas, peatones... ¿qué más da? está claro que somos los peones prescindibles en la mortal partida de un borracho al volante.
Matar en España es fácil y barato. Y el criterio de la justicia, confuso.
Resulta que pueden caerte más años por defenderte de alguien que entra en tu casa con nocturnidad y amenaza a tu familia... que por matar a un peatón conduciendo puesto hasta las trancas.
Y claro... pues como a toda persona de bien... pues me hierve la sangre.
Seguridad Vial no son solamente instalar radares y arrancar campañitas en televisión.
La campaña valiente, la verdaderamente efectiva, sería poner en marcha desde la DGT -al fin y al cabo un organismo que depende del Ministerio del Interior- los mecanismos políticos necesarios para que el legislativo tomara cartas en el asunto y elevara a la categoría de normal lo que en España todavía es excepcional: considerar simplemente un asesino a quien se sienta al volante -o al manillar, que en esto no cabe ser corporativo- drogado o bebido y arrebata una vida con ello. Hasta que matar en España usando un coche deje de ser tan barato y mientras el alcohol y las drogas sigan siendo un atenuante y no un agravante seguiremos teniendo vidas inocentes que quedan el al arcén simplemente porque tuvieron la mala suerte de pasar por ahí. Porque si seguimos así, entonces, a lo peor, alguien caerá en la  cuenta que poder comprar pistolas en el supermercado tampoco es tan mala idea...

Director de Moto1pro

Gonzalo de Martorell

Director de Moto1pro

Gonzalo de Martorell

Siempre periodista y siempre motero. Y a ambas cosas me dedico desde hace casi 30 años. También viajo, hago radio, me defiendo con la cámara de fotos, soy un apasionado del RCD Espanyol... y tengo un gato que se llama Palpatine.

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #95: Ducati Scrambler 1100 Special - ¡Veneno!

En éste número probamos una moto muy especial: la preciosa Ducati Scrambler 1100 Special que nos transporta directamente al mundo del cómic. Asistimos a la presentación de las dos nuevas BMW bóxer más exitosas, la R 1250 GS y la R 1250 GT y volvemos a la estética de los scooter de los 70 con el Scomadi. Además repasamos las novedades del Salón de Milán y entrevistamos al máximo responsable de Honda Motor en nuestro país. La historia de los GG.PP nos acerca algunos datos sobre la rivalidad España-Italia.