KTM 690 Duke R 2016
KTM 690 Duke / R 2016: El placer de dar gas

Todo gira en torno a la idea de tener la moto monocilíndrica más potente y eficiente del mercado. Con su nuevo y potente propulsor, las nuevas KTM Duke 690 y 690 R son un alarde de tecnología y prestaciones llevando el concepto de diversión a otro nivel. Te contamos todo sobre ellas.

Autor:
Jorge Torrecillas
Foto:
Sebas Romero / Marco Campelli
Publicado el 03/12/2015
KTM 690 Duke R 2016
Electrónica
Motor
Frenos y suspensiones en versión R
Precio versión R
Versión estándar sin 'Track Pack' de serie
Freno esponjoso en versión estándar

Precio KTM 690 Duke 2016: 7.990 €.
Precio KTM 690 Duke R 2016: 9.990 €.

¿75 Caballos en un motor monociclíndrico? ¿Sin vibraciones? ¿Con gestión electrónica de última generación? KTM cuando se propone algo siempre lo consigue y en este caso quería dotar a su nueva KTM 690 Duke del motor más potente y eficiente de la categoría, hacer el monocilíndrico más potente jamás montado en una moto de serie. No ha sido fácil, pero después de 33.000 horas de trabajo ha visto la luz la nueva generación de 690 con dos versiones estándar y R.

Un poco de historia…

Hace más de 20 años que la primera Duke de KTM llegó al mercado. Era un modelo de 620 cc y con arranque a patada, aún con mucha herencia del off road. Se mantuvo en el mercado cuatro años (1994-1998) hasta que llegó la Duke II, un modelo 640 cc y afiladas líneas (1999-2007). Después llegaron las nuevas generaciones de 690. La primera (2008-2011) ya tuvo éxito en el mercado. Un diseño muy arriesgado y evolucionado para la época que marcó tendencia por sus cifras de potencia y peso. Sin embargo, fue en 2012 cuando llegó la Duke 690 con un diseño más similar al actual y con un LC4 mucho más fiable y evolucionado. Motos menos agresivas y más asequibles en precio y prestaciones para los usuarios. Con un total de 68.000 unidades de vendidas en su historia puede decirse que KTM confía plenamente en su LC4 y su segmento. Ahora llega la versión 2016 con un nuevo propulsor y electrónica inédita hasta la fecha… Os contamos cómo es.

Primer vistazo y diferencias

Aunque estéticamente las nuevas Duke 690 son muy similares a la versión anterior solo hay que mirar un poco más a fondo para darse cuenta de que el cambio es mayor de lo que parece. Sobre todo si miramos en su interior donde se encuentra la verdadera revolución. A simple vista vemos que en ambas versiones cambian las gráficas, el asiento -más ergonómico-, la instrumentación , las llantas y el escape -1kg más ligero-.

Entre la KTM 690 Duke y la KTM 690 Duke R hay bastantes más cambios que hacen que sobre ellas notemos que estamos en motos prácticamente distintas. La R monta estriberas más retrasadas, bomba de freno Brembo radial, pinza radial monobloque de 4 pistones Brembo M-50, suspensiones multirregulables WP 15 mm más largas y escape completo Akrapovic. La estándar equipa también WP de 43 mm pero no ajustables más que en precarga, bomba no radial, y pinza radial de 4 pistones también Brembo pero no la tope de gama. Ambas comparten propulsor evidentemente pero con 2 CV más de potencia para la versión R (75 CV).

KTM 690 Duke R 2016

Motor y electrónica

¿Qué se ha hecho para lograr esas cifras? El equipo de ingenieros han dado una vuelta total al anterior motor. La clave está en su nueva y más compacta culata y las modificaciones internas del pistón así como la incorporación de un doble árbol de levas más preciso y eficiente. Con esto se ha conseguido reducir las vibraciones al máximo, que era el principal objetivo de este desarrollo, ganar en durabilidad y eficiencia.

Todo esto se combina con una gestión electrónica súper sofisticada heredada de las grandes motos de la marca como la Adventure o Super Duke R. Además de acelerador electrónico Ride by wire, incorpora una centralita que nos permite controlar desde la piña izquierda todos los parámetros de la moto para ajustarla a nuestro gusto.

La 690 de serie incorpora ABS y una preconfiguración de motor neutra. Sin embargo, por 299 € extra puede incluirse el “Track Pack” que da acceso a todo un mundo de posibilidades como elegir los modos de motor, el ABS Supermoto, MSC y ajustar el control de tracción. Muy recomendable para sacar el máximo partido a esta moto. La R incorpora todo esto de serie y además el control de inclinación que permite que actúe el ABS en curva. Todo un alarde tecnológico inusual hasta la fecha en la categoría.

Curvas y más curvas

Para probar las motos viajamos a Gran Canaria disfrutar de sus infinitas carreteras reviradas. La posición es muy cómoda, con un asiento mullido y confortable y con los brazos bastante altos lo que facilita su manejo. Lo primero que percibes es que es una moto súper ligera (147 kg en vacío). El tacto del embrague es súper fino y el golpe de gas es inmediato gracias a su acelerador electrónico. KTM ha trabajado mucho la suavidad y se nota.

La moto hasta las 3.500 rpm traquetea, como en todo monocilíndrico, pero a partir de esa cifra el motor es un reloj suizo. Sube de vueltas de manera apabullante hasta cortar en las 9.000 rpm, casi 1.000 más que en el modelo anterior. Se siente muy muy potente y estira muchísimo sin transmitir vibraciones al manillar ni al trasero.

En el primer tramo de curvas de la mañana el asfalto estaba mojado y pudimos probar bien el control de tracción. Su actuación apenas es perceptible. Sabes que lo está haciendo porque salta un testigo luminoso, pero es sigiloso y efectivo. Puedes abrir gas sin miedo sabiendo que siempre llevas ese plus de seguridad firmado por Bosch.

Una vez encontramos la carretera seca llegó el momento de probar sus cualidades. La moto es un juguete que hace lo que quieres. Los cambios de dirección son inmediatos y precisos, con un paso por curva de sobresaliente.  Es cierto que la versión estándar queda un poco justa de suspensiones –blandas- y frenos –se fatigan- cuando le exiges mucho. Sin embargo, en un uso normal  o rápido sin ir al límite no lo notarás. La R es otro cantar. La amortiguación tiene mucho más aplomo y la bomba y pinza pata negra se notan en todo momento. Aguantan una conducción deportiva tanto rato como te propongas y con un plus de dos caballitos que dan una alegría extra al abrir gas.

Circuito, pura diversión

El plato fuerte llegaba en el circuito de Maspalomas. Junto al mar, este pequeño trazado nos esperaba para poner realmente a prueba el modelo R. Después de más de un centenar de km de curvas en carretera abierta apetecía mucho comprobar de qué es capaz esta pequeña Duke. Es un trazado sencillo pero con buenos “garrotes” y frenadas fuertes, ideal para esta moto.

Es aquí cuando te das cuenta de que para pasarlo bien en pista no hace falta una superdeportiva. Con sus 75 caballos y con el peso tan contenido, esta R es un auténtico potro. En el modo Sport sube de vueltas y marchas de manera espectacular y te puedes plantar en más de 200 km/h sin pestañear. Abrir gas sin miedo es un placer inigualable. Cuando te aproximas a la curva y clavas frenos te das cuenta de la contundencia de su pinza monobloque y del buen trabajo de sus horquillas WP. Pura precisión que nos ahorran muchos sustos.  Es cuando bajas varias marchas cuando actúa el MSC, control de deslizamiento, que no es un embrague antirrebote pero prácticamente actúa como tal evitando que se bloquee la rueda trasera en fuertes frenadas.

Buen momento también para jugar con sus opciones y conectar el modo de ABS Supermoto, que deja libre el freno trasero y retrasa hasta el límite la actuación del delantero. Es la opción más divertida para circuito ya que te permite dirigir con el cuerpo la moto en las frenadas. También puede desconectarse el control de tracción para poder salir de las curvas con la rueda levantada o derrapar si el asfalto no tiene mucho grip. Puro disfrute. La versión R te da muchas posibilidades de configuración y en pista es el mejor lugar para probarlas.

También hay que destacar que se agradecen las estriberas más altas y retrasadas. La postura más agresiva te da mayor efectividad en circuito y te ayuda a mimetizarte con la moto.

Conclusión

KTM lanza una moto ultraligera y con unas prestaciones inéditas hasta la fecha en un monocilíndrico. Además se han reducido las vibraciones al máximo lo que hace la vida sobre la Duke 690 mucho más confortable. ¿Duke estándar o R? Para los que buscan máximas prestaciones recomendamos sin duda la R. Su superior equipamiento en todos los sentidos justifican los 2.000 euros extra que cuesta. Sin embargo, si lo que quieres es una moto divertida tan válida para el día a día como para escaparte el fin de semana tendrás suficiente con la Duke 690, eso sí no dudes en incorporar el “Track Pack” que por menos de 300€ te dan un mundo de posibilidades electrónicas que no puedes rechazar. Este pack puede montarse a posteriori, es decir, que si compras la moto ahora y quieres incorporarlo meses más tarde, puedes hacerlo sin problemas.

Detalles de la moto

KTM 690 Duke 2016

Motor completamente nuevo. El LC4 es más potente, ligero y con unas vibraciones reducidas al máximo gracias a su nueva culata, el doble árbol de levas y pistón. 73 y 75 (R) caballos que dan muchísimo juego gracias a su gestión electrónica.

Un 10 en este apartado. El modelo R es todo un alarde de tecnología con control de tracción (TC), ABS, ABS en curva, control de estabilidad (MSC), sensor de inclinación, control de deslizamiento de motor (MSR), acelerador electrónico, 3 modos de potencia… Lo tiene todo. En el modelo Duke puede adquirirse un Track Pack por 299€ que incluye todo esto excepto el MSC y ABS en curva.

KTM 690 Duke R 2016

Un esqueleto ligero y compacto de tan sólo 9 kg en acero al cromomolibdeno. El subschasis es de aluminio y pesa tan sólo 4 kg.

KTM 690 Duke R 2016

Horquilla delantera WP con barras de 43 mm. En el modelo R son multirregulables y con un tarado más duro y preciso y 15 mm más de recorrido. En la Duke prima el confort pero igualmente se comportan bien cuando les exiges, aunque resultan blandas en apuradas fuertes. Detrás, monoamortiguador monoshock.

KTM 690 Duke R 2016

Ambas montan una pinza radial de 4 pistones sobre disco de 320 mm, pero el modelo R equipa la nueva Brembo M-50 y una bomba también radial que marca la diferencia. El ABS es de serie, pero el modelo R también tiene el modo Supermoto incluido en el pack.

Espectacular display la que monta la nueva Duke. Lo tienes todo y con una visibilidad perfecta. Puedes configurar a tu gusto el panel y navegar por él conociendo todos los parámetros de la moto y del exterior. Tecnología heredada de los modelos superiores de la marca. Toda la electrónica se controla desde la piña izquierda desde los modos de conducción al ABS, TC, MSC… Muy sencillo de manejar.

Motor

Tipo

Monocilíndrico 4T de 690 cc


Refrigeración

Líquida


Potencia Máxima

73 cv / 75 cv (R)


Par Máximo

74 Nm


Cambio

6 velocidades


Transmisión

Cadena


Chasis

Tipo

Multitubular de cromo-molibdeno


Suspensiones

Horquilla WP-USD 43 mm y monoamortiguador WP regulable. Recorrido 135 mm / 150 mm (R)


Frenos

Delantero

Disco 320 mm con pinza radial Brembo de 4 pistones / Pinza monobloque Brembo de 4 pistones (R)


Trasero

Disco 240 mm con pinza simple flotante Brembo


Medidas y pesos

Longitud

-


Distancia entre ejes

1.466 mm (+-15 mm)


Altura del asiento

835 mm / 865 mm (R)


Peso (lleno)

148,5 kg / 147,5 kg (R)


Capacidad del depósito

14 l


Neumáticos

120/70 R 17 y 160/60 R 17


Texto:

Jorge Torrecillas

Fotos:

Sebas Romero / Marco Campelli

Publicado el 03/12/2015

Ya está disponible el número 85 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Slider CSS - An automatic Slider only with CSS

Número #85: Ducati Monster 821

Probamos las nuevas Ducati Monster 821, Royal Enfield Squadron y Piaggio Beverly 350 Sport Touring. Te contamos la historia de las mujeres en el Mundial de Motociclismo y te damos sabios consejos para conducir tu moto en invierno. Además, analizamos a las motos protagonistas del Dakar 2018: KTM 450 Rally, Honda CRF450 Rally y Yamaha WR450F Rally.