KTM Freeride E-SM
KTM Freeride E-SM: Callejera silenciosa

KTM presenta su Freeride E en versión asfáltica. Una moto muy excitante y divertida con la que serás el rey de la ciudad de manera silenciosa. Bienvenidos al mundo eléctrico.

Autor:
Jorge Torrecillas
Foto:
Sebas Romero / Françesc Montero
Publicado el 18/06/2015
KTM Freeride E-SM
Diversión a los mandos
Respuesta del motor
Suavidad general
Duración de batería
Asiento duro
Precio

Como sabes, la KTM Freeride eléctrica no es una moto nueva. Lleva con nosotros casi un año desde su lanzamiento en las versiones de enduro (E-XC) y motocross (E-SX). Pero esta vez KTM ha dado una vuelta de tuerca más a su polifacético modelo para dar vida a la variante SM, la primera moto asfáltica sin gasolina de la casa austriaca.  

Comparte prácticamente todos los elementos con sus hermanas off road, pero incorpora llantas de 17 pulgadas, neumáticos de calle y los pertinentes retrovisores e intermitentes. También se ha modificado ligeramente el desarrollo para mejorar la velocidad punta. Por lo demás, tenemos las misma moto con sus sobresalientes cualidades dinámicas y ligereza pero adaptada al asfalto.

Sensaciones nuevas

El placer de pilotar una moto que no emite apenas ruido es difícil de explicar. Muchos puristas dirán que una moto tiene que oler a gasolina y rugir por el escape; es respetable, pero solo hasta que pruebas una eléctrica de verdad. Sentir la aceleración de un motor eléctrico de última generación es algo excepcional. El propulsor empuja desde cero revoluciones con una contundencia pasmosa y sube de velocidad de manera vertiginosa hasta los 90 km/h. Una aceleración similar a la de una moto de cilindrada media de combustión, pero más constante y lineal ya que no hay que cambiar de marcha. 22 cv que dan mucho juego. Solo enroscar el acelerador y preocuparse de frenar desde el manillar, ya que el freno trasero de pie se ha eliminado.

La sensación de libertad es enorme. Te mueves por la ciudad de manera silenciosa y vertiginosa. La moto es muy rápida, ligera y muy manejable. Además, la altura al suelo se reduce (puede bajarse aún más con un kit de KTM) respecto a los modelos off road, lo que facilita la llegada al suelo para los más bajitos. Entre coches, en incorporaciones, saliendo de los semáforos. Creo que ninguna moto del mercado tiene tanta destreza en un uso urbano, incluso metiendo en el saco a los scooter. Frena mucho y es altamente estable. Todo en ella te incita a hacer maldades…

Pero no sólo nos sorprendió su manejo por el centro de Barcelona –lugar elegido por KTM para la presentación, idóneo para estas lides- sino que salimos del área metropolitana para subir por las curvas de L’Arrabassada y poner a prueba su comportamiento gas a fondo. Si bien es cierto que la velocidad punta es justa, hasta que corta es rapidísima y es un auténtico placer enlazar curvas. Los neumáticos cumplen su función y son perfectos para las prestaciones de la moto (100-80-17 y 130-80-17). Si prestamos atención al equipo de frenos pueden suscitar dudas. Si bien el equipo Formula, segunda marca de Brembo, es muy efectivo fuera del asfalto, no sabíamos cómo responderían en él ya que no recibe modificaciones. Pasan el examen con nota. Puedes apurar y castigarlos con conducción rápida que durante la duración de una batería no percibirás fatiga alguna.

KTM Freeride E-SM

¿Cómo funciona?

Una vez sobre la moto debes tener claro que aunque no haga ruido, está arrancada. Sobre lo que sería el depósito hay un panel de luces numeradas del 1 al 3 que indican el modo de potencia seleccionado y éste display está bordeado por una franja de distintos colores, que marcan el nivel de carga. Una vez girada la llave de contacto, sobre la piña derecha se enciende la moto. Pulsando sobre los números eliges tu modo:

  • Modo 1: Económico (50% de la potencia, ahorro de energía)
  • Modo 2: Estándar (100% de la potencia pero con empuje progresivo)
  • Modo 3: Avanzado (100% de la potencia con máximo empuje)

Estas opciones las puedes cambiar solo desde parado, así que deberás elegir tu opción antes de ponerte en marcha o parar para cambiar de modo y continuar camino.

El sistema de luces funciona del siguiente modo:

  • Verde: 100% de carga
  • Naranja: Entre un 40% y un 20% de carga
  • Roja: Entre un 20% y 0% de carga
  • Roja parpadeando: Vuelve a casa, recarga o grúa.

¿Cuánto dura la batería?

KTM sabe que su mayor problema con este modelo es la duración de su pila. Rara vez en un uso por ciudad y con los modos potentes podremos superar la hora de duración y si salimos a carretera la carga baja muy rápido. No podremos hacer más de 40 km. Es un hándicap que la marca asume y que sabe que es cuestión de tiempo que la tecnología evolucione a mejor: más ligereza, mayor duración, más baratas. Como punto de partida es lo que hay. Al igual que cuando aparecieron los primeros móviles, que eran grandes, pesados y caros, con las baterías para motos eléctricas pasa igual. Se está trabajando mucho en este sentido, pero en algún momento había que dar el paso y en Austria no querían esperar más. Está claro que los tiros en un medio plazo irán por ahí y convivirán a la par los motores de propulsión de gasolina con los eléctricos.

En cuanto a la carga tendremos el 100 por cien de la carga en 80 minutos enchufada a la red y un 80% en 50 minutos (es necesario un cargador especial que viene con la moto). No hace falta que se descargue por completo la batería para ponerla a cargar. También es posible sacar la pila y sustituirla por otra. Se hace en menos de dos minutos, pero para ello hay que disponer de una batería adicional (3.000 euros).

¿Es tu moto?

La KTM Freeride E-SM es ideal para ti si eres urbanita y te gustan las sensaciones fuertes. Si tus desplazamientos son cortos y puedes disponer de un punto de carga en tu garaje o lugar de destino. Disfrutarás de una conducción muy divertida, sin ruido, y con unas prestaciones muy altas, inéditas para licencia A1 o convalidable. Si también te gusta el off road con cambiar las llantas tendrás una moto perfecta para ambos usos. Por otro lado no es tu moto si vas a hacer trayectos largos, si no dispones de garaje con punto de luz y te importa desembolsar 11.299 euros (con cargador incluido).

Detalles de la moto

KTM Freeride E-SM

El chasis compuesto de aluminio y acero ha sido remodelado para poder albergar la batería. Mantiene los estándares de competición de KTM con geometrías óptimas su máxima manejabilidad.

Un pequeño display colocado sobre el chasis, donde se puede visualizar sin problema, hará que podamos estar al tanto de nuestro nivel de batería mediante indicadores luminosos de varios colores. También en este panel, seleccionaremos el modo en el que queramos ir, tan solo debemos presionar un botón unos segundos para elegir: Modo 1 (Económico), Modo 2 (Estándar) y Modo 3 (Avanzado).

KTM Freeride E-SM

La batería va alojada bajo el asiento. Éste se abre muy fácil mediante un pequeño cierre. El asiento es estrecho y cómodo, para así movernos con facilidad sobre la moto. La batería se quita simplemente con 4 tornillos y viene con una cómoda asa para extraerla. Si lo prefieres puedes cargar la batería sin tener que desmontarla. Se puede sumergir 1 metro bajo el agua, su peso es de 28 kilos y tiene 3 años de garantía. La duración en carretera varía mucho del uso (desde 25 min a una hora).

KTM Freeride E-SM

El motor de 22 CV con un par motor de 42 Nm. Muy potente desde cero revoluciones y con una aceleración impresionante hasta los 90 km/h. La caja de cambios lleva 155 ml. de aceite que ha de cambiarse cada 50 horas. Para mantener una temperatura adecuada en el motor Ktm ha incluido en este un pequeño circuito de refrigeración por agua. La transmisión secundario es un poco más larga que la de enduro.

Texto:

Jorge Torrecillas

Fotos:

Sebas Romero / Françesc Montero

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #91: ¡¡¡Las limitadas sin límites!!!

Comparamos dos de las más carismáticas naked homologadas para la licencia A2, disfrutamos del primer contacto con la versión 2019 del exitoso Honda PCX 125 y asistimos a la presentación de uno de los modelos más particulares de Rieju. Analizamos la implementación de una centralita de SBK a una Yamaha R1 y recordamos los tiempos gloriosos de las V-Twin en competición. Y no puede faltar un vistazo a lo más salvaje de Husqvarna y la segunda entrega del osado viaje hasta Mongolia… ¡en 125!