Macbor Montana XR3
Macbor Montana XR3 Experience

¿Te ves atravesando los Pirineos, de Gerona a San Sebastián, en tres días al manillar de una trail de 250cc? Pues esta fue la idea que tuvo la gente de Motos Bordoy para dejar patente las posibilidades de su nueva Macbor Montana XR3 en la primera edición de la Montana Experience.

Autor:
Miguel Guillén
Foto:
J.C. Orengo/Motos Bordoy
Publicado el 31/10/2018
Macbor Montana XR3
Facilidad de conducción
Polivalenc
Robustez
Mordiente frenada
Sonido de la admisión
ABS no desconectable

“Sorpresas te da la vida” reza la letra de la canción ‘Pedro Navaja’ de Rubén Blades. Y para sorpresa la que nos iba a deparar la primera edición de la Montana Experience con la Macbor Montana XR3 como protagonista. A Motos Bordoy no se le ocurrió una mejor forma para la puesta de largo del buque insignia de su marca propia, de Macbor (‘Mac’ –referente a familia en Gran Bretaña- y ‘bor’ de Bordoy). Así es como nos plantearon hacer una ‘Dos Mares’, como se conoce la travesía del Mar Mediterráneo al Cantábrico, o viceversa, al manillar de esta trail de 250cc en tres días cubriendo casi 800 kilómetros.

Acometer un reto así con una monocilíndrica de 25 CV y 190 kilos de peso en orden de marcha puede parecer, a bote pronto, una ardua empresa. Pero no todo es lo que parece y la Montana XR3 nos sorprendió. Y mucho. Y muy gratamente. Estamos ante una moto ideal para los usuarios con carnet A2. La altura del asiento, de 820 mm, la convierte en un modelo maniobrable en parado pues haremos pie con facilidad, dependiendo de nuestra talla (servidor 1,75). La comodidad es uno de sus puntos fuertes, como pudimos comprobar más tarde, al igual que su comportamiento tanto en asfalto como lejos de él. Si le añades que el motor siempre te lo pondrá fácil y el consumo resulta limitado estás ante un modelo con mimbres para triunfar. Sí, tal vez la admisión sea algo ruidosa y a los frenos les falta mordiente pero poco más puedes pedir por 3.999 euros, todo un precio interesante.

Macbor Montana XR3

¡Saliendo a pista con la MacBor Montana XR3!

Pero sigamos con nuestra particular aventura una vez presentada a su protagonista; una ‘Maxiaventura’ porque íbamos a acometer una dura empresa con una moto ‘pequeña’ (en teoría y de ahí que la aventura fuera ‘Maxi’-. El primer día encaramos la jornada más larga con un total de 277 kilómetros que nos iban a llevar de Puigcerdà (Gerona) a Ainsa (Huesca). Y por si quedaba alguna duda del carácter aventurero el 20% del recorrido sería por pistas y caminos forestales. Las localidades de Bellver de Cerdanya, La Seu d’Urgell y Adrall marcaron el inicio de la Montana Experience, porque la llegada al pueblo de Guils significó nuestra primera toma de contacto con la tierra hasta Gerri de la Sal. La vida nos seguía dando sorpresas y nos quedamos sorprendidos de lo bien que va la XR3 lejos del asfalto. La amortiguación, tirando a blanda, absorbe bien las irregularidades del terreno, el motor empuja lo suficiente para divertirte un buen rato y los neumáticos van mejor de lo que imaginas y encima la posición de conducción de pie es “chapeau”; lástima que el ABS no es desconectable.

Las curvas de puertos de montaña como Coll de Perves y Coll de Fades en dirección a Castejón de Sos fueron la mejor pista de pruebas para la mayor de las Montana. Nuevamente el compromiso de la parte ciclo y de los neumáticos nos pilló por sorpresa, permitiéndote ir más rápido de lo que probablemente irá jamás su propietario. Un nuevo tramo de tierra de Chia a Plan y después por carretera hasta Ainsa fueron el punto y final a la primera jornada donde solo repostamos al llegar a destino.

Diversión para todos los públicos

El segundo día nos iba a llevar hasta Ochagavía, en Navarra, después de cubrir 219 kilómetros desde Ainsa pasando por Escalona, Fanlo y Yasero, donde seguimos por una pista hasta Larrés para continuar hacia Jaca, Hecho, Ansó y Garde. Ya en tierras Navarras disfrutamos como niños por las pistas atravesando sus frondrosos bosques.

Y la Macbor Montana XR3  cumpliendo como una campeona sin rechistar de la paliza que le estábamos pegando, tanto por carretera como por pistas. Porque una vez la pruebas, esta trail ligera es una herramienta ideal para divertirte sin límites, ya que incluso en vías rápidas te puedes desplazar dentro de los límites legales de velocidad.

Toda historia tiene un principio y un final. En este caso Donosti nos esperaba, era el tercer día de la Montana Experience. Salimos de Ochagavía y en Paso de Tapia dejamos el asfalto para pasarlo en grande por una pista que nos llevaría a Roncesvalles pasando por Orzaizeta. Las carreteras de Zubiri y Olague, y el Puerto de Belarte fue el prólogo para la última ‘especial’ de offroad donde llegamos a cruzar un río y subimos por una montaña ‘imposible’ por un camino con unas roderas de espanto y tan bacheado que más de uno tuvo que parar a media subida porque físicamente no lo aguantaba. Pero quien sí resistió fue la Montana. Y eso que los baches eran tan fuertes que parecía que la moto se podría desmontar. Pues no.

Buenos argumentos...

No lo negaremos, lo pasamos en grande. Salimos de Puigcerdà siendo unos ateos y acabamos en Donosti como unos verdaderos creyentes. No nos hizo falta poner el dedo en la llaga como Santo Tomás pero en los casi 800 kilómetros de esta ‘Dos Mares’, la Macbor Montana XR3 dejó patente sus posibilidades y todas sus virtudes y pocos defectos. Estamos ante una moto cómoda porque nadie, nadie en los tres días se quejó de cansancio debido a la ergonomía. También destaca por su facilidad de conducción gracias a la nobleza de su parte ciclo y a la respuesta de su motor, que jamás nos pondrá en apuros. Si le sumas la estética resultona, un dinamismo impecable sobre cualquier terreno y un precio más que interesante, esta Macbor está llamada a convertirse en la referencia de las trail ligeras, al igual que la Montana Experience, una experiencia que los responsables de Macbor quieren replicar en el futuro para sus clientes. ¿Te apuntas?

Detalles de la moto

Motor Macbor Montaja XR3

El monocilíndrico de 249,6 cc con 4 válvulas y árbol de levas en cabeza destaca por su suavidad de funcionamiento y bajo consumo que le confiere, junto al depósito de 15 litros, una notable autonomía.

Cuadro Macbor Montana XR3

Combina un cuentarrevoluciones analógico con una pantalla digital donde no falta el nivel de combustible, marcha insertada, temperatura del motor y odómetro (parcial y total), entre otros.

Freno Macbor

Un buen detalle de equipamiento son los discos de freno lobulados que ayudan a mejorar el rendimiento. En sus pensiones destaca la horquilla invertida y la utilización de bieletas para el tren trasero.

Defensas Macbor

El carácter aventurero queda refrendado con la presencia de las defensas y de detalles, además de la iluminación full LED, como la toma de corriente de 12 V y otra USB junto al cuadro de instrumentos.

Texto:

Miguel Guillén

Fotos:

J.C. Orengo/Motos Bordoy

Publicado el 31/10/2018

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #95: Ducati Scrambler 1100 Special - ¡Veneno!

En éste número probamos una moto muy especial: la preciosa Ducati Scrambler 1100 Special que nos transporta directamente al mundo del cómic. Asistimos a la presentación de las dos nuevas BMW bóxer más exitosas, la R 1250 GS y la R 1250 GT y volvemos a la estética de los scooter de los 70 con el Scomadi. Además repasamos las novedades del Salón de Milán y entrevistamos al máximo responsable de Honda Motor en nuestro país. La historia de los GG.PP nos acerca algunos datos sobre la rivalidad España-Italia.