Yamaha MT09
Prueba Yamaha MT-09 2016: disfrutando del lado oscuro

Ya se ha presentado la nueva Yamaha MT09 del 2016. Una moto que, tras dos años en el mercado, sigue captando la atención del público que busca una moto práctica pero con un lado oscuro ofreciendo diversión en todo momento.

Autor:
Nacho Aróstegui
Foto:
Alessio Barbanti
Publicado el 03/03/2016
Yamaha MT09
Motor
Frenos
Agilidad
Protección aerodinámica
Comodidad pasajero
Modo potente brusco

La Yamaha MT09 fue el primer modelo de la nueva gama MT (Master of Torque) y llegó pisando fuerte, ofreciendo una moto de alto par motor y un carácter deportivo que consigue sacarte más de una sonrisa en cualquier trayecto que hagas con ella.

Desde que salió a la venta hace dos años, se han vendido la nada despreciable cifra de 20.000 unidades y no es de extrañar, porque solo hemos oído cosas buenas de ella y si ya nos gustaba antes, ahora más. Este año llega con pocas novedades estéticas (colores), pero sobretodo se han centrado en la mejora de su comportamiento, con un tacto de acelerador y mapa de motor más suaves, control de tracción y modos de conducción. Todo esto con un precio muy comedido: 7.899 euros para la versión standard y 8.599 euros para la versión con ABS y TCS.

La herencia electrónica

Cuando Yamaha nos llamó para la presentación, ya teníamos una idea de lo que nos íbamos a encontrar, una moto divertida, polivalente y sobre todo diferente a las del resto de su categoría. Estéticamente solo ha recibido cambios en las decoraciones, con unos colores muy llamativos y acordes a la idea de la moto. En su interior encontramos cambios importantes que hacen de la MT-09 una moto más interesante aún. Ahora la entrega de potencia es más suave y lineal gracias a un mapa de motor redefinido y un trabajo de Yamaha en el tacto y respuesta del acelerador. El control de tracción (TCS), probado en la MT09 Tracer, con tres configuraciones (1, 2 y apagado), funciona de una forma muy eficaz. En la configuración 1, únicamente se activa en casos extremos, es muy deportiva, y a no ser que falle el agarre en plena curva no percibirás su actuación; en la configuración 2, es algo más sensible, activándose incluso en aceleraciones con la moto recta, pero evitando que la rueda trasera pierda tracción o que la rueda delantera se levante, algo que intenta con bastante frecuencia; si optas por desactivarlo, no tendrás ningún tipo de ayuda a la tracción y tendrás que ir con mucho ojo cuando abras gas.

Para este renovado modelo, además, Yamaha se ha centrado en la entrega del par, prestando atención a los tres mapas del motor y ofreciendo un abanico de potencia más amplio. El modo standard es el que más nos gustó. Ofrece grandes sensaciones con muy buen tacto pero sin llegar a ser salvaje. El modo B es más suave, ideal para conducción con mal agarre o lluivia e incluso por ciudad. En el modo A es cuando la moto ofrece su lado oscuro dando toda la potencia al primer golpe de gas y de manera contundente, tal vez demasiado. 

Yamaha MT09

Dócil y cómoda

Nos desplazamos hasta Alicante para recorrer una ruta de unos 100 km, en su mayor parte curvas muy reviradas, donde la MT09 se desenvuelve increíblemente bien. Salimos a carretera en la configuración más suave y, aun así, notamos que la moto empuja desde abajo de una manera rotunda gracias a su motor tricilíndrico de 847 cc, 115 cv y 87,5 Nm. Es un motor que te permite jugar mucho, estira de manera progresiva y muy potente. La caja de cambios de seis velocidades es cerrada y te incita a jugar con ella. Tiene un cambio rápido y eficaz ideal para este concepto de moto.  Los cambios de dirección son muy rápidos y precisos gracias a un peso reducido (191 kg de la unidad con ABS que probamos), el manillar ancho y un chasis de aluminio estrecho que facilita moverte sobre la moto. Sus geometrías y corta distancia entre ejes ayudan mucho a que sea así. 

Para cambiar la configuración de la electrónica, dispone de unos botones en las piñas izquierda y derecha y a medida que vamos seleccionando uno u otro, se puede ver cómo va cambiando en el cuadro de instrumentación. Por poner una pega, la moto no te permite cambiar el modo de conducción en movimiento. Parece que no pero se echa de menos al pasar de un tipo de carretera a otra, así que me paro, selecciono el modo de conducción B (más agresivo), desactivo el TCS (si paramos la moto y volvemos a encenderla, el TCS se vuelve a conectar por seguridad) y me pongo serio.

Agárrate que vienen curvas

Nada más salir ya notamos la "mala leche" de este modo. Hasta que te haces a él, es complicado salir despacio desde parado y tienes que acelerar poco a poco para no llevarte un susto. Yamaha ha hecho un buen trabajo en ofrecer el lado más deportivo y oscuro de esta moto y, aunque no es una potencia intimidante, hay que tener cuidado en tramos revirados para no pasarnos con el gas. Al estar el TCS desconectado, voy con cuidado pero buscando hasta dónde puede llegar. En cambios de rasante y en las salidas de las curvas la rueda trasera puede patinar ¡ojo!  y en aceleraciones fuertes la rueda delantera se levanta sin ningún tipo de esfuerzo.

Yendo a ritmos tranquilos no pude probar los frenos en condiciones, pero a medida que aumentamos el ritmo y nos metimos en zona de curvas, sentía cómo cada vez necesitaba frenar con más fuerza y de hecho, frena una barbaridad. Los discos delanteros de 298 mm y las pinzas radiales de 4 pistones ofrecen una potencia de frenado agresiva y potente, acorde al carácter de la moto. El modelo de prueba llevaba ABS y os puedo asegurar que se activa muy tarde pese a echar el ancla con fuerza.  Poco a poco te vas haceindo al tacto y con dos dedos puedes detener la moto casi sin esfuerzo. En cuanto a las suspensiones, con un recorrido más largo que las motos de su categoría (137 mm delante y 130 mm detrás), ofrecen buen equilibrio entre confort y prestaciones, pero con el reglaje de serie resultan algo blandas rodando muy fuerte. 

Equilibrada

El conjunto de motor, chasis y parte ciclo está realmente equilibrado, además se consigue una postura muy cómoda y natural y con un asiento estrecho y no muy alto (815 mm) la hacen realmente manejable tanto en maniobras en parado como en movimiento. A velocidades altas el viento molesta bastante debido a la poca protección aerodinámica, pero no es una moto para hacer largos recorridos, más bien es una moto para hacer recorridos cortos pero intensos. Además, para rutas más largas tenemos la versión MT09 Tracer, modelo más rutero de las MT.

En cuanto a la autonomía, obtuvimos un consumo medio durante toda la prueba que no sobrepasó los 6 litros/100km yendo a buen ritmo. En ciudad y a ritmo tranquilo pudimos ver consumos instantáneos que no pasaban de los 4,5 litros/100km, cifras nada desproporcionadas para la cilindrada y potencia de la moto. Con 14 litros de depósito podemos irnos a casi cualquier tramo de curvas para disfrutar de ella.

En definitiva, esta MT09 2016 no ha recibido grandes cambios, pero tampoco los esperábamos, puesto que creemos que Yamaha ha conseguido una moto con un equilibrio ideal para un público que busca una moto diferente, divertida y polivalente. Si a esto le sumamos el control de tracción, nuevos mapas de motor con una mejor respuesta del acelerador y el ABS, tenemos una moto más completa todavía. Ahora te toca a ti decidir si quieres pasarte al lado oscuro.

Detalles de la moto

Motor MT09

Una de las claves del éxito de esta moto ha sido su motor, un tricilíndrico de 847 cc que ofrece una potencia de 115 cv y un alto par motor a bajas vueltas que permite una conducción muy suave a ritmos tranquilos y muy radical si la buscas.

La potencia de frenado destaca en este modelo gracias a unos discos de 298 mm y dos pinzas radiales de cuatro pistones. Además está disponible la versión ABS, un sistema que aumenta la seguridad en terrenos deslizantes o frenadas de emergencia.

Electrónica MT09

A los diferentes modos de conducción, este año la MT09 cuenta con 3 niveles de control de tracción. Combinándolos, Yamaha ha conseguido proporcionar una conducción personalizada con varias opciones para adaptarse a los gustos de cada cliente. Desde la piña derecha podemos cambiar el modo de conducción (A, B, STD) y desde la izquierda los diferentes grados de actuación del TCS (1, 2, Desactivado).

Asiento MT09

Un asiento estrecho que facilita las moniobras en parado y la movilidad encima de la moto en curvas, haciendo de la MT09 una moto realmente ágil y cómoda.

Escape MT09

Gracias a la disposición de un escape corto y por debajo de la moto, se consigue un centro de gravedad más bajo y con ello, más estabilidad. Además, a bajas vueltas el sonido es muy agradable y muy ronco a altas vueltas, donde se aprecia el rugido de los tres cilindros.

Texto:

Nacho Aróstegui

Fotos:

Alessio Barbanti

Publicado el 03/03/2016

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #97: ¡Sin miedo al Brexit!

Asistimos a la presentación de la nueva Triumph Scrambler, una británica que nace para marcar un hito. Del Reino Unido es también otro nombre legendario; el de Norton Commando, que probamos a fondo en un número de claro saber inglés. La réplica japonesa la da uno de las modelos con más historia -la Honda Supe Cub- y el análisis del mercado y de la situación de la marca del máximo responsable de Kawasaki en nuestro país. Y como siempre, nuestras secciones de opinión e historia GG.PP.