Yamaha Niken
Prueba Yamaha Niken: ¿Tres mejor que dos?

Yamaha revoluciona el mercado lanzando la primera moto con dos ruedas delanteras: Niken. Un nuevo concepto hecho realidad, que sorprende en todos los aspectos y te rompe los esquemas... ¿Qué es mejor: dos o tres ruedas?

Autor:
Jorge Torrecillas
Foto:
Yamaha
Publicado el 18/05/2018
Yamaha Niken
Tren delantero
Estabilidad en curva
Seguridad en malas condiciones
Frenada poco potente
Acabados mejorables

La Yamaha Niken es imponente, llamativa, totalmente diferente. La miras y no sabes qué esperar de ella. Son todo incógnitas. De todos los años que llevo probando motos sin duda esta Yamaha Niken es la que más me ha intrigado. Desde los primeros bocetos, hasta su presentación en Milán en el pasado EICMA ha sido foco de todas las miradas. Y no es para menos pues te guste o no el concepto o su diseño la Yamaha Niken es revolucionaria.

La Yamaha Niken se sale de lo común, no es un scooter de tres ruedas, que es lo que se ve por las calles. Nunca antes una moto con dos ruedas delante ha salido de una cadena de producción. Y digo moto por que es lo que es aunque la definición de motocicleta no la incluya… tal vez a partir de ahora haya que reformular la entrada en el diccionario.

La Yamaha Niken tiene chasis de moto, propulsor de moto, electrónica de moto y se conduce como tal. Eso sí, su brutal tren delantero la hace distinta a todas las demás. Dos ruedas de 15 pulgadas paralelas con distancia de 410 mm entre ellas, doble barra de suspensión para cada una de ellas y un sofisticado sistema de paralelogramos que permite inclinar hasta 45 grados.

(Para explicarte todo lo que tiene de novedoso ampliamente baja al apartado de detalles donde lo analizamos con lupa).

Yamaha Niken: dos espadas

Dos espadas es la traducción de Niken del japonés a nuestro idioma. Hace referencia como es obvio a su parte delantera ya que sus dos ruedas cortan el asfalto, sin despegarse, como tal. Un invento que no es del todo nuevo, como sabes, pero sí en una máquina de altas prestaciones.

Por ello el trabajo de desarrollo ha sido tan exhaustivo y el resultado dinámico tan bueno. Había que hacerlo bien, o las críticas no tardarían en llegar pues su comprometido concepto iba a dar que hablar. Yamaha de este modo ha querido ser la primera marca en dar este salto y hacer así historia. Es innegable que el impacto que ha conseguido con su nueva Niken marcará un antes y un después en nuestro sector independientemente del éxito comercial que tenga.

¿Cómo va la nueva Yamaha Niken?

La respuesta a como va la nueva Yamaha Niken es... sorprendentemente bien. En el momento en que te sientas a los mandos te sientes como en una moto tradicional. Una sensación familiar. Llegas con los dos pies al suelo siendo (asiento a 820 mm del suelo) y al mover la moto en parado ves que no hay fricciones ni inercias extrañas. Los primeros metros en marcha son de pura expectación. Esperas que te de sensaciones distintas a las de la moto, pero no. Es ancha y grande, sí. Pero al margen de eso, todo va en el mismo orden. Se maneja exactamente igual y la energía que empleas para moverla es la misma.

Nos esperaban 280 km de curvas por el Tirol austriaco con previsión de lluvia  y nieve en la ascensión de algunos puertos donde llegaríamos a los 2500 metros de altura. Por lo que la acción no iba a faltar. Desde los primeros km la carretera estaba mojada. Nos habían prometido que la estabilidad en superficies deslizantes o en mal estado era asombrosa y poco tardé en comprobarlo. Las dos ruedas delanteras dan una seguridad increíble. Sabes que están ahí trabajando para ti, pero no las ves desde el puesto de mando. Mientras que la rueda trasera desliza o hace saltar el control de tracción por la falta de adherencia, el tren delantero permanece fijo en la trazada sin inmutarse. Muy pronto se tiene confianza en él y se empieza a tumbar sin complejos. Hay un factor psicológico que te hace inclinar más de lo que harías con una moto normal porque desaparece enseguida el factor miedo a perder la rueda delantera.

En condiciones como las que encontramos en la montaña jamás me hubiera atrevido a rodar a ese ritmo. Os lo aseguro. Evidentemente esta Niken se atiene a las leyes de la física. Si no hay agarre y vas pasado también puedes tener problemas, pero siempre dos apoyos delante agarran más que uno… es así.

Rodando rápido con la Yamaha Niken: inhumano

La otra cara de la montaña nos deparaba sol y muchas curvas. De todo tipo. Garrotes, rápidas y grandes paellas también. Con el asfalto seco llegaba el momento de poner a prueba la estabilidad de la Yamaha Niken de la que tanto nos habían hablado. En la zona de foto, logramos las mejores inclinaciones llegando a tocar con los avisadores, cerca de los 45°. Es ahí cuando percibes de lo que es capaz la nueva Yamaha Niken. El paso por curva es rapidísimo y muy muy estable.

Puedes descolgarte como en una deportiva y la moto responde como tal pero con ese plus de confianza que te da el máximo agarre. A la salida de curva abres gas sin preocuparte y la moto es un tiralíneas. Saltarán los controles, sí, pero no hace falta cortar gas. Puro disfrute. Es una moto de sensaciones.

¿Se nota el peso? Evidentemente . Los movimientos en la moto son más lentos cuando vas a cuchillo. Hay que ser consciente de ello. Es muy similar a las sensaciones de ski carving. Hay que preparar la trazada y entrar con decisión y luego lanzarte al siguiente giro. Es muy divertido y diferente. Es rodando rápido cuando encuentras las diferencias dinámicas con una moto de dos ruedas, sobre todo en sensaciones y en el trabajo que se hace desde los mandos. Sinceramente no sabría decirte si tiene un paso por curva superior al de, por ejemplo, una MT-09.

La respuesta al golpe de gas es inmediata y no tan salvaje como sus hermanas Tracer y MT, detalle que se agradece. Sin embargo sorprende lo bien que rinde el tricilíndrico a pesar del peso extra (268 kg). Empuja de manera contundente y progresiva mientras subimos marchas con el quickshifter (algo duro). Tiene una caja de seis velocidades muy bien escalonadas que nos permitirán rodar de manera deportiva o touring si es preciso. El motor se sigue sintiendo muy lleno y es recomendable llevar siempre activado algún nivel de control de tracción pues la rueda trasera tiende a deslizar. El TC es muy preciso.

Suspensiones y frenos de la Yamaha Niken bien, pero…

El trabajo del tren delantero en la Yamaha Niken es de 10. Los baches no se transmiten para nada al manillar y da igual el ritmo que lleves que se lo tragan todo. Es un trabajo realmente sobresaliente, casi mágico. Sin embargo, el amortiguador trasero -regulable en precarga- resulta seco y contrasta con el alto nivel de confort que tiene delante. No lee tan bien los baches como las horquillas delanteras y se percibe el contraste.  Dinámicamente el conjunto es muy efectivo, pero no 100% confortable.

En cuanto a la frenada esperaba algo más. Al tener tres puntos de apoyo imaginas que la moto se detendrá más rápido y de manera más contundente que en una moto tradicional. Pero no. Frena bien y el conjunto de tres discos hace su trabajo pero es cierto que no muerden con fuerza y tienes que hacer fuerza de más en la maneta si vamos rodando fuerte. En conducción un poco más suave son más que correctos.

Detalles mejorables de la Yamaha Niken

Si hay algo que no me cuadra en la Yamaha Niken es el nivel de sus gadgets tecnológicos.

Después del enorme trabajo de ingeniería que lleva en toda la parte ciclo, desluce que la pantalla digital no sea de último modelo (como la TFT de la R1 o Tracer 900GT), que la llave no sea de cercanía (como la de los scooter de la casa) y esté en medio del campo de visión o que no tenga conectividad y puerto USB. Siendo un vehículo tan rompedor también debería serlo en estos detalles.

La Yamaha Niken es tu moto si…

Buscas un vehículo exclusivo y único. Si te gusta la innovación y la última tecnología. Si quieres un plus de seguridad, aplomo y estabilidad en las curvas. Si te gusta llamar la atención y romper esquemas. Si quieres salir a hacer curvas y disfrutar de un nuevo concepto de moto. Si tienes 16.349 euros, date prisa porque sólo habrá 500 unidades de esta primera edición. Ah, y si posees el carné de moto, pues solo se puede pilotar con el A.

ENCARGA AQUÍ TU YAMAHA NIKEN: PRECIO 16.349€

Detalles de la moto

yamaha_niken_tecnologia_lmw

Leaning Multiwheel Technology es el nombre que recibe este sistema de tren delantero. Doble barra de horquilla KYB para cada rueda, una de 43 mm y otra de 41 mm. Una hace el trabajo de suspensión y absorción mientras que la otra trabaja también para suavizar el impacto a la dirección. Es un sistema de paralelogramos que siguen las teorías geométricas de Ackermann que permiten mantener la trazada trabajando en paralelo e inclinar hasta 45°. Dos ruedas de 15 pulgadas.

yamaha_niken_electronica

Monta un paquete similar al que lleva la Tracer 900GT. Con control de tracción en dos niveles más un modo desconectable. Tres mapas de potencia distintos, control cruise, quickshifter de subida y pantalla digital con ordenador de abordo.

yamaha_niken_chasis_hibrido

Es un chasis híbrido que combina la estructura de diamante en acero con una parte final en aluminio forjado donde va anclado el basculante.

yamaha_niken_motor

El conocidísimo tricilíndrico CP3 de Yamaha de 847 cc y 115 cv de potencia. El mismo de la MT-09 pero con un nuevo cigüeñal que hace que la respuesta sea más suave y gane par.

yamaha_niken_frontal_optica_iluminacion

Doble luz frontal de LED que combinada con las agresivas líneas del carenado le dan un aspecto imponente. La pantalla no es regulable. Los espejos incluyen las luces de intermitente y son retráctiles para reducir su anchura.

 yamaha_niken_ergonomia

Largo asiento que permite mucha movilidad sobre la Niken, algo duro. La postura es más retrasada que en una moto convencional en busca del reparto de pesos 50-50. Es cómoda y no aparece la fatiga aún recorriendo muchos km.

yamaha_niken_frenos

Un disco de 398 mm por rueda delantera con pinzas radiales. Detrás un enorme disco de 282 mm. ABS de serie no desconectable. La potencia de frenada delantera nos ha resultado justa.

Texto:

Jorge Torrecillas

Fotos:

Yamaha

Publicado el 18/05/2018

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #96: ¡Salto al Hiperespacio!

La Suzuki SV es una de esas motos que jamás pasa de moda. En el número 96 probamos la versión neo-retro la popular bicilíndrica. La Kawasaki H2, que es todo lo contrario; una bestia capaz de saltar al hiperespacio. También descubrimos lo último de KYMCO, el People S, un rueda alta tranquilo y elegante y repasamos qué ha dado de sí el primer cuarto de siglo de Dorna al frente del Mundial de Velocidad. Y como siempre, nuestras secciones de opinión y un vistazo a lo último en off-road.