Yamaha SCR950
Prueba Yamaha SCR950: La scrambler de Yamaha

Yamaha transforma su XV950R en la nueva Yamaha SCR950, toda una street scrambler hija de la filosofía Faster Sons de la firma japonesa hecha para escapar de la ciudad y descubrirte nuevos caminos allá donde vayas, sean de asfalto o no.

Autor:
Roberto Ruiz
Foto:
Yamaha
Publicado el 30/03/2017
Yamaha SCR950
Estética
Tacto motor
Recorrido suspensión trasera
Peso

Ya está aquí la scrambler de Yamaha, la nueva Yamaha SCR950. En los últimos años no dejamos de oír eso de “scrambler” por un lado y por otro y a veces no nos termina de quedar claro de qué se trata. ¿Qué es una moto scrambler? Ni más ni menos que una moto de carretera modificada para un uso offroad, con neumáticos de campo, un manillar adaptado y suspensiones retocadas con tal fin.

Yamaha no es nueva en esto, aunque quizá echando la vista atrás no te venga ninguna scrambler a la mente. En 1955 ya tenía en marcha la YA-1, toda una pionera; en 1965 llegaba la YD3C y ya en 1975 apareció toda una leyenda con ruedas: la Yamaha XT500.

Las motos de la gama Sport Heritage de Yamaha tienen mil caras y son perfectas para crear nuevos modelos sobre ellas. Si desde la XSR900 acaba de nacer la Yamaha XSR900 Abarth, esta nueva Yamaha SCR950 le debe su origen a la Yamaha XV950R que probamos en el #41 de Moto1Pro Magazine. Toda una custom, sí, pero convertida ahora en toda una scrambler, y te vamos a contar cómo.

Yamaha SCR950

Una base muy custom

La SCR950 pertenece a esa filosofía de vida que Yamaha ha llamado Faster Sons, ese movimiento rebelde y libre, que se sale de lo establecido y que siempre busca ir un poco más allá. Como si de una creación Yard Built se tratase esta SCR950 nace sobre la base de la Yamaha XV950R, la custom de Yamaha, que quizá también conozcas como Bolt por su nomenclatura en Estados Unidos.

Esta estructura daba el juego necesario para crear sobre ella una moto totalmente diferente, una scrambler capaz de adentrarse por pistas de tierra, algo impensable al hablar de una custom. Su principal característica es su gran motor V2 de 942 cc, voluminoso y pesado, como en toda buena custom. Las prestaciones son modestas pero suficientes para sacarle también todo el partido a una scrambler como la SCR. Esta configuración deja un centro de gravedad muy bajo que ayuda en sus movimientos teniendo en cuenta que el peso de la SCR alcanza los 250 Kg en lleno.

Subchasis, llantas, posición del escape, neumáticos, asiento… son muchos los elementos que Yamaha ha tenido que transformar para conseguir el resultado deseado, pero muchos otros han podido ser perfectamente aprovechados para que la XSR haya podido ver la luz.

Yamaha SCR950

Conversión scrambler

Para conseguir una scrambler partiendo de una base custom hay que tener en cuenta muchos detalles. Lo primero: hay que cambiar la posición de conducción. La posición del manillar se mantiene, pero los pies quedan ahora en otra posición, 150 mm más retrasados y 30 más altos, y sobre todo era fundamental subir el asiento. Para eso se ha recurrido a todo un subchasis de acero completamente nuevo que deja nuestro culo a 830 mm de altura, exactamente 140 mm más alto que en la XV950R. Con todo esto se consigue una posición de conducción muy natural y relajada, sin sentirnos forzados en ningún punto, a lo que el buen mullido del nuevo asiento plano y alargado aporta un puntito de confort.

También se han sustituido las llantas de la XV950R por unas nuevas llantas de radios más camperas de 19” delante y 17 detrás  donde se montan unos Bridgestone TrailWing, unos neumáticos mixtos de marcada faceta offroad, además de su aporte estético la profundidad de sus tacos asegura un buen control sobre pistas de tierra.

El silencioso del escape se ha elevado ligeramente para ganar altura libre con el suelo y además se han añadido unos paneles laterales al más puro estilo dorsal de competición. Las suspensiones, aunque son las mismas, sí han visto revisados sus reglajes para adaptarse a las nuevas necesidades, además de añadir unos llamativos fuelles en la horquilla delantera para ganar carácter y protección frente al polvo.

Por su lado, también el depósito ha sido sustituido por uno nuevo de 13,2 litros en el que se aloja la bomba de combustible, al igual que el guardabarros trasero se ha rediseñado para aceptar mejor las exigencias de una conducción offroad.

Yamaha SCR950

Carreteras y pistas de tierra

La presentación de la nueva Yamaha SCR950 tuvo lugar en Cerdeña y allí nos pudimos poner a sus mandos por primera vez. Yamaha había preparado una fantástica ruta por carreteras secundarias de la isla italiana donde también se incluyeron algunas pistas de tierra e incluso el vadeo de algún río. El plan era perfecto, carreteras tranquilas, caminos solitarios y la primavera en su pleno apogeo pintando los campos de verdes y flores multicolor.

Al arrancar la SCR sentimos el latido de su corazón custom, pero como ya comentamos en la prueba de la XV950R es un palpitar que no se hace molesto y la suavidad del tacto del gas nos indica que se trata de un motor con todos los avances de la tecnología moderna para que su conducción se vuelva un placer.

Nos hartamos de curvas recorriendo las zonas más rurales de Cerdeña, los bajos de la SCR te permiten meter tercera y olvidarte de cambiar en un buen rato. La conducción es sencilla y relajada, perfecta para disfrutar del paisaje, sólo has de recordar que su alma custom sigue ahí y en las curvas has de tener cuidado para no rozar con las estriberas en el asfalto demasiado pronto.

Nos adentramos en zonas de tierra y empezamos a levantar polvo. Nos ponemos de pie y la posición es sorprendentemente cómoda y natural, su manillar está lo suficientemente elevado como para que alguien alto de 1,80 m no se vea encogido ni agachado para llegar a sus mandos. El peso se nota abajo y eso nos facilita su manejo, pero cuando aparecen los primeros baches y agujeros en el terreno pasamos a ser conscientes de que no estamos sobre una moto trail sino sobre una custom convertida en scrambler, la suspensión trasera acusa un recorrido demasiado corto y no es difícil que llegue a hacer tope como nos descuidemos. Por lo demás, si tu intención es simplemente poder salir del asfalto y descubrir nuevos caminos por medio de la naturaleza, la SCR950 seguirá tus pasos plácidamente.

Yamaha SCR950

Yamaha SCR950: Precio de 10.399€

Si quieres darle un toque aún más personal Yamaha ha preparado una serie de accesorios con los que puedes completar tu SCR950. Desde estriberas offroad hasta un silencioso Akrapovic, pasando por protectores de cárter, amortiguadores Öhlins, kits para las estriberas y un gran número de elementos de protección. Todos ellos significarán una inversión extra y a añadir a los 10.399€ que cuesta la Yamaha SCR950 de serie, exactamente 1.500€ más que la XV950R.

Detalles de la moto

Yamaha SCR950

Un gran bicilíndrico en V, al más puro estilo custom, de 54 CV de potencia y 79 Nm de par. Un motor refrigerado por aire pero de agradable tacto al acelerador, de prestaciones modestas pero empuje contundente desde abajo. Además, un motor moderno donde las vibraciones están muy bien controladas y en el que se agradece su suavidad.

Yamaha SCR950

El equipo de frenos es modesto, con un único disco delantero de 298 mm y otro trasero de las mismas dimensiones. El ABS es de serie, claro, pero se echa en falta algo más de potencia de frenado sobre el tren delantero, teniendo en cuenta además los 250 Kg de peso de la moto.

Yamaha SCR950

Minimalista y discreto, el cuadro de instrumentos es uno de esos elementos que otorgan a la SCR950 ese aire tan neo-retro que luce. La información es completamente digital, con velocidad, hora, parciales y unos cuantos chivatos luminosos para todo lo demás, donde se incluye la reserva de combustible.

Yamaha SCR950

Se mantienen las mismas suspensiones que en la XV950R, con una horquilla de barras de 41 mm y 135 mm de recorrido, y dos amortiguadores traseros de 130 mm de recorrido. En ambos casos se han adaptados sus ajustes para un uso scrambler y no tan custom con un buen compromiso entre estabilidad y agilidad, pero sí es verdad que los 130 mm de los amortiguadores traseros se quedan cortos si salimos del asfalto.

Yamaha SCR950

La SCR950 cuenta con un subchasis de acero totalmente nuevo. La altura del asiento alcanza gracias a él los 830 mm y dejando muy atrás los 690 mm de la XV950R. Sobre él se ha montado un asiento largo y plano, al más puro estilo scrambler, donde el confort y la libertad de movimientos están garantizados.

Yamaha SCR950

El depósito también es de nueva factoría. Su capacidad se incrementa ligeramente hasta los 13,2 litros y en él se integra la bomba de combustible. Su forma y su diseño dan su propia identidad a la SCR.

Yamaha SCR950

Su espíritu scrambler lleva a la SCR950 de Yamaha a montar neumáticos mixtos de uso tanto asfáltico como offroad. Se ha confiado en los Bridgestone TrailWing, común en motos maxitrail, para que las rutas no se acaben donde termine el asfalto, sino mucho más allá. El dibujo de los tacos es prominente y por tanto tienen cierta sonoridad al superar los 100 km/h.

Motor

Tipo

2 cilindros en V, 4T, 942 cc.


Refrigeración

Aire


Potencia Máxima

54,3 CV a 5.500 rpm


Par Máximo

79,5 Nm a 3.000 rpm


Cambio

5 velocidades


Transmisión

Correa


Chasis

Tipo

Doble cuna


Suspensiones

Horquilla telescópica. Barras 41 mm, 135 mm recorrido // Brazo oscilante, 110 mm recorrido


Frenos

Delantero

Disco 298 mm


Trasero

Disco 298 mm


Medidas y pesos

Longitud

2.255 mm


Distancia entre ejes

1.575 mm


Altura del asiento

830 mm


Peso (lleno)

252 kg


Capacidad del depósito

13 litros


Neumáticos

100/90-19M/C 57H // 140/80R17M/C 69H


Texto:

Roberto Ruiz

Fotos:

Yamaha

Ya está disponible el número 82 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Slider CSS - An automatic Slider only with CSS

Número #82: Sueños de juventud

Probamos las dos naked más cañeras de 125: KTM Duke y Aprilia Tuono, el nuevo Suzuki Burgman 400 y el pequeño Peugeot Belville 125. Sometemos a examen los nuevo Bridgestone Battlax R11, viajamos por los Pirineos en KTM 1290 Super Duke GT y nos apuntamos al Rally de Clásicas de las 5.000 curvas del MC Pistón. Repasamos la historia del Dr. Costa y la clínica mobile y en off road probamos la nueva Fantic TZ 125 Competizione.