Estado, limpieza y engrase de cadena

Es importante el mantenimiento de nuestra moto. Por eso, en este caso os hablamos del estado de la cadena, pieza clave de la moto cuyo estado es esencial para la transmisión de la potencia a la rueda trasera. Aprende a limpiar y a engrasarla correctamente para que tenga mayor duración y no nos dé ningún susto.

Autor:
Alejandro Alonso
Foto:
Archivo
Publicado el 24/06/2012

En el apartado de mantenimiento de la moto, hay una parte que debemos cuidar con más asiduidad en primera persona. Se trata de la cadena, algo muy importante para el funcionamiento de la moto. Su buen mantenimiento nos asegura la correcta transmisión de la potencia del motor a la rueda motriz trasera. Por eso, es positivo que entre cada 500 y 1000 kilómetros, realicemos nosotros mismos una revisión y limpieza de la cadena.

Es recomendable subir la moto sobre un caballete en la rueda trasera para trabajar con más comodidad. Así podremos hacer rodar la rueda trasera en el aire para ir limpiando la cadena por tramos. Es interesante echar una ojeada al estado de los piñones y la corona para comprobar que no están picados. También la tensión de la cadena. Recordad que no puede estar ni muy floja ni extremadamente tensa. Si no, habrá que accionar el mecanismo de la tensión de la cadena.

Ya nos disponemos a limpiar la cadena de la moto. Los sedimentos que se depositan en la cadena se unen a la grasa y la secan. Lo primero que hay que hacer es aplicar un desengrasante de cadenas. Hay que asegurarse de que sea desengrasante para cadenas con retenes, si la tuya es así, ya que los retenes que hay entre las placas de la cadena son de goma y no son resistentes a ciertos disolventes. Si no tenemos esto en cuenta, nos podemos cargar la cadena y habrá que cambiarla. Con un trapo quitamos todos los posos gordos y le aplicamos el desengrasante según hacemos girar la rueda. Es bueno poner un barreño debajo para no manchar el suelo.

Dejamos pasar alrededor de 15 minutos para que actúe el desengrasante. Limpiamos con un trapo la cadena. Incluso, podemos utilizar un cepillo de dientes para ser más profundos en la limpieza.

Una vez que están todos los tramos limpios, utilizamos el spray o la propia grasa en todos los tramos de la cadena. La aplicamos en la parte interior de la cadena justo antes de pasar por la corona para que se reparta por todo el kit de transmisión. No hay que pasarse con la cantidad para que no caiga sobre la rueda o el freno, pero asegúrate de que todas las zonas de la cadena queden bien lubricadas. Si sobra grasa, no hay problema. Con retirar con un trapo viejo lo sobrante, basta.

Antes de arrancar la moto tenemos que esperar como mínimo media hora hasta que la grasa llegue hasta todos los rincones de la cadena.

Si sigues estos pasos, alargamos la vida de la cadena de la moto y circularemos con ella sin llevarnos ningún susto.

Texto:

Alejandro Alonso

Fotos:

Archivo

Lo más visto

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #91: ¡¡¡Las limitadas sin límites!!!

Comparamos dos de las más carismáticas naked homologadas para la licencia A2, disfrutamos del primer contacto con la versión 2019 del exitoso Honda PCX 125 y asistimos a la presentación de uno de los modelos más particulares de Rieju. Analizamos la implementación de una centralita de SBK a una Yamaha R1 y recordamos los tiempos gloriosos de las V-Twin en competición. Y no puede faltar un vistazo a lo más salvaje de Husqvarna y la segunda entrega del osado viaje hasta Mongolia… ¡en 125!