La moto, el carril bus y la visibilidad

El peligro de algunos espacios de la ciudad donde motos, taxis y autobuses han de convivir en puntos concretos ha hecho reflexionar sobre algunos aspectos relacionados con la circulación de motos en la vía urbana.

Autor:
Alejandro Alonso
Foto:
Archivo
Publicado el 24/08/2013

El pasado martes por la tarde la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, sufrió un grave accidente mientras conducía su moto. La trascendencia mediática ha sido altísima dada la relevancia política de la víctima.

La motorista circulaba por el madrileño Paseo de la Castellana (punto exacto en la foto anterior) dentro del carril bus que está aislado del resto de la calzada físicamente por una separación de acera. Pero al llegar al cruce con la calle Profesor Waksman, los vehículos de los carriles centrales que quieren girar, tienen que atravesar la zona del carril bus, cediendo antes el paso al autobús, al taxi... ¡o a la moto! En este accidente, un coche se llevó por delante a la delegada del Gobierno al saltarse este ceda el paso.

Debemos reflexionar acerca de algunos factores que han podido jugar en este accidente, porque, más allá de la repercusión de este singular suceso, hay que centrarse en prácticas para mejorar la seguridad vial o, al menos, recordar ciertas buenas costumbres que todos los motoristas debemos seguir para evitar estos indeseables accidentes.

Carril bus y motos

Hay que recordar que Madrid es una de las ciudades en las que se permite a las motos circular por el carril bus (otras ciudades como Barcelona se han negado rotundamente). Quizá no es el factor más determinante en este accidente en concreto, pero el hecho es que la moto de la delegada circulaba legalmente por él y al cruzar el conductor del coche no la vio.

Muchos conductores de autobús y taxi se quejan de la falta de cuidado por parte del resto de conductores al cruzar en este tipo de intersecciones. También se quejan los motoristas. Si ya se requiere gran atención para comprobar si viene un autobús o un taxi, imagináos para ver una moto cuyo tamaño es mucho menor...

Dejarse ver

Una de las soluciones más fáciles para hacer frente a esta invisibilidad es dejarnos ver a través de nuestra indumentaria. Se recomienda utilizar ropa clara o utilizar elementos reflectantes. De momento, su utilización no es obligatoria aunque existen voces que reclaman su obligatoriedad.

Prevención

Al circular por los diferentes carriles, debemos ADELANTARNOS A LOS ACONTECIMIENTOS, un verbo que ya hemos utilizado otras veces, y que es vital para evitar colisiones con otros vehículos. Recordemos que, a pesar de montar retrovisores, el campo visual trasero y lateral del conductor está plagado de puntos ciegos, por lo que siempre cabe esperar una maniobra 'sorpresa' por parte de un vehículo que está cerca de nosotros. Luego viene el "no te he visto"... Mejor estar siempre alerta ante la posible maniobra del otro antes que lamentarnos o echar culpas (algo que no sirve para mucho si ya te has llevado el golpe).

Equipamiento

En línea con lo anterior, no debemos descuidar nuestra indumentaria adecuada para ir en moto. Además del casco, que es obligatorio, es altamente recomendable conducir con guantes, chaqueta, pantalón largo (si es de cordura, mejor) y botas. La gravedad de las lesiones producidas en caso de caída siempre será mucho menor.

Concienciación

No es por tirar balones fuera, pero el resto de conductores deben también ser conscientes de las características dinámicas propias de las motos. Además de estar alerta en los cambios de dirección por el reducido tamaño de las motos, hay otros detalles que no pueden olvidarse: mantener distancias de seguridad tanto frontal (las motos suelen frenar mucho más rápido) como lateral (1,5 metros como mínimo), facilitar adelantamientos, etc.

En definitiva, se trata de una cuestión de respeto entre todos los usuarios de las vía urbana

Texto:

Alejandro Alonso

Fotos:

Archivo

Lo más visto

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #96: ¡Salto al Hiperespacio!

La Suzuki SV es una de esas motos que jamás pasa de moda. En el número 96 probamos la versión neo-retro la popular bicilíndrica. La Kawasaki H2, que es todo lo contrario; una bestia capaz de saltar al hiperespacio. También descubrimos lo último de KYMCO, el People S, un rueda alta tranquilo y elegante y repasamos qué ha dado de sí el primer cuarto de siglo de Dorna al frente del Mundial de Velocidad. Y como siempre, nuestras secciones de opinión y un vistazo a lo último en off-road.