Puertos de los alpes en moto
Puertos de los Alpes en moto: zona Suiza

Tras el primer número donde reuníamos los mejores puertos de la zona de Francia, pasamos a Suiza para continuar recorriendo los mejores puertos de los Alpes. Una guía completa que no puedes perderte si amas viajar en moto.

Autor:
Álvaro Guardia
Foto:
Álvaro Guardia
Publicado el 17/10/2017
Puertos de los alpes en moto

Continuamos con la parte II de nuestra guía de los puertos más míticos de los Alpes.

En esta ocasión abandonaremos la parte más occidental y nos adentraremos en Suiza, donde analizaremos la parte central y el famoso “nueve” de Andermatt, formado por el SustenPass, el GrimselPass, el FurkaPass, el OberalpPass y el GothardPass. Además también analizamos el SimplonPass y el Nufenen Pass.

El “nueve” de Andermatt viene de la forma que da la sucesión de estos puertos, ya que si enlazas unos con otros, queda la forma de un 9, y en el centro de toda esta operación se sitúa el pequeño pueblo de Andermatt.

No tiene ningún sentido ni orden de ejecución predeterminada, lo más común es buscar alojamiento en Andermatt y realizar el famoso 9 en dos días, incluyendo el Simplon Pass y el Nufenen Pass, dos puertos que aunque no formen parte del famoso 9 de Andermatt, se sitúan en las cercanías.

Personalmente recomiendo acceder a través de Interlaken, por la parte alta de Suiza, y evitar a toda costa el valle de Sion y Martigny, dado que es una recta interminable, donde además se forman caravanas de tráfico muy densas, sobre todo en verano.

Al venir desde Interlaken, llegamos al “9” en una esquina, donde está Innertkirchen, teniendo que elegir, izquierda el SustenPass, derecha el Grimsel + Furka Pass. El Grimsel y el Furka están continuados, y son bastante espectaculares, por tanto, mi sugerencia es realizar el SustenPass el primero, y una vez se termina, bajar hasta Andermatt por el puente del diablo y la roca sagrada (son localizaciones al norte de Andermatt que forman parte de la cultura local), llegar a Andermatt, dejar el equipaje y si se tiene tiempo, realizar una de las dos carreteras que tiene el GothardPass. El GothardPass o Passo de San Gottardo, tiene dos carreteras, la antigua y emblemática (la Tremola), que es un camino sinuoso y empedrado, y la moderna, que atraviesa un pequeño túnel, pero también goza de una subida antes del túnel llena de curvas rápidas y paellas con muy buen asfalto. Como en mi opinión, hay que realizar ambas variantes sí o sí, el día que se hace el SustenPass, se puede realizar una variante del GothardPass, y al día siguiente realizar FurkaPass, Grimsel de subida y de bajada, dada su espectacularidad, y al bajarlo, en vez de continuar hacia el Furka, girar hacia la derecha para realizar el SimplonPass y el NufenenPass, dirección al GothardPass desde el sur. Una vez en el GothardPass, realizar la otra variante, y volver a Andermatt. A partir de aquí, tenemos el Öberalp Pass a nuestra derecha para continuar nuestro viaje, pero esto, lo analizaremos en nuestra parte III de la Operación Alpes.

Susten Pass

Altitud: 2.224 m
Longitud: 45 km
Valoración: 7/10

El SustenPass es el puerto situado en la parte superior del famoso “9” de Andermatt.  se sitúa en la carretera [11], y une las carreteras [6] y [2].

Tipo: es puerto medio, dominado por horquillas, pero manteniendo en todo momento el doble carril y delimitado por línea indicadora de eje. Estamos hablando de un alto puerto de montaña, por lo que apenas disponemos de arcén y la anchura relativa es estrecha. El Susten Pass se puede hacer en cualquier moto, predominando la moto de carretera, aunque tiene algún que otro rizo, sobre todo por la vertiente este, donde cualquier exceso de gas será un acto de arrepentimiento a los pocos segundos.

Asfalto:  decente, no llega al notable, pero aprueba con creces.

Ratio de curvas/km: muy bueno, porque aunque se trata de un puerto de horquillas, lo que las separa no son tramos rectos, sino tramos sinuosos y retorcidos.
Radio de las curvas: es corto, descontando los giros existentes en las secciones que unen horquilla y horquilla, que son relativamente amplios. Estamos ante un puerto donde podemos combinar conducción a base de contra-manillar y a base de descolgar. Aunque no debemos olvidar que estamos ante un puerto lento.

Dificultad: baja, es un puerto bastante sencillo. Aunque la mayoría de horquillas estén en la vertiente oeste, en la cara este existen dos o tres horquillas algo complejas y con mucho desnivel, pero salvo estos dos o tres puntos, el resto es relativamente fácil, con visibilidad, asfalto en buen estado, y sin curvas de doble radio ni puntos críticos. Tampoco es un puerto muy alto, por lo que las mecánicas no sufren y responderán sin problema

Vistas: que decir que estamos en una zona alpina, plagada de pinos y abundancia forestal, y es únicamente cuando llegamos a la cima donde los pinos dejan paso a la roca viva, pero que de igual modo, acompañada por un gran lago, ameniza nuestra visión.

Localización y acceso: Se accede desde la carretera [6] que une Interlaken con el GrimselPass, y lleva hasta la carretera [2] que viene de Andermatt dirección Wassen.
 

Gothard Pass o Passo de San Gottardo

Altitud: 2.109 m
Longitud: 30 km
Valoración: 9/10

El puerto del GothardPass o Passo de San Gottardo tiene historia. Fue el primer paso accesible para carros desde la época de los romanos. De hecho, una de sus dos variantes, la Tremola, fué construida en la época romana, y aunque el paso se conocía en la antigüedad, no fué utilizado con más frecuencia hasta S.XIII, ya que suponía cruzar a pie el turbulento río Reuss por la parte de la Garganta de Schöllenen, bajo Andermatt, acogiendo un número incontable de víctimas al paso del mismo. Y fué en el S.XIII cuando se le dió el nombre de San Gotardo (960-1028) en el 1236, abad de Hersfeld, cuando empezó a utilizarse el paso, ya que se logró la construcción de un paso elevado sobre el río Reuss. El famoso puente del diablo (Teufelsbrucke).

Su nombre viene de una fábula local, ya que se construyó en unas condiciones tan difíciles que se formaron habladurías alrededor de su construcción. Se comenta que un pastor suizo deseó que el Diablo construyera un puente.

Este apareció y cumplió los deseos del pastor, a cambio únicamente de ser el mismo Diablo el primero en pasar. El pastor, satisfecho con la gesta, le regaló al diablo una cabra de su rebaño, siendo ella la primera en cruzar, en vez del propio Diablo, como habían acordado. El Diablo, enfurecido ante tal afrenta, cogió una roca para lanzarla contra el puente y así destruirlo, pero una anciana dibujó una cruz en la roca, de forma que el Diablo no pudo sostenerla. Dicha roca sigue allí a fecha de hoy, aunque el gobierno suizo, en 1977 tuvo que gastarse 300.000 francos en mover 127 metros  la roca de 220 toneladas para hacer viable la construcción del nuevo tunel de San Gotardo.

La parte antigua del Passo de San Gottardo (la Trémola) es de tipo sinuoso, estrecho y lento, con mucha ascensión en pocos metros, y pegado a grandes rocas. Sin embargo, la parte moderna, podemos hablar de un puerto al que solo le faltan los pianos pintados en los interiores.

El asfalto, en la parte antigua es empedrado, por lo que apenas podrás pasarlo a más de 50 o 60 km/h, sin embargo, gracias a este asfalto, podrás apreciar y sentir otras sensaciones únicas que no tiene ningún otro puerto, como la historia que emana de cada adoquín o la espectacularidad del propio paso y sus vistas. Respecto la parte moderna, todo lo contrario, estamos ante un circuito de velocidad con precipicio y guardarrailes, pero un asfalto nuevo, firme e impecable. El único pero, es que solo se sitúa en la vertiente sur, siendo la parte final un pequeño tunel hasta la cima.

El ratio de curvas por kilómetro en la parte antigua es inmejorable, apenas hay 10 metros seguidos de recta, sin embargo, en la parte moderna, tienes el pequeño tunel (no confundir con el nuevo tunel subterráneo que cruza todo el macizo), que no deja de ser una recta que destruye la media de curvas por km que traía en la subida de la cara sur.

Respecto al radio de curvas, en la parte antigua, evidentemente es un radio muy corto, con curvas muy muy cerradas y lentas, pero en la parte moderna, en consonancia a todo lo comentado, las curvas disponen de un radio de curva bastante grande, dando pie a paellones muy interesantes si eres un usuario de RR o moto deportiva.
Por tanto, el puerto en su variante antigua, la Trémola, es de velocidad lenta, muy lenta, pero la parte moderna, es de velocidad rápida, tampoco muy rápida debido a los grados de las curvas.

La  dificultad reside paradójicamente en la variante antigua, la que se dice que es más lenta. La inexactitud del firme y del trazado, las curvas cerradas con apenas espacio de giro, el desnivel, la cercanía de elementos naturales tales como grandes rocas o precipicios, la hacen bastante peligrosa y difícil, por tanto debo afirmar que se trata de un paso de dificultad alta, pero si se va de forma cuidadosa, moderada y con tacto, tampoco es un paso excesivamente complejo.
Por otro lado, la parte moderna presenta una dificultad baja, a pesar de permitir un valor alto de velocidad media, es relativamente fácil; asfalto en perfecto estado, curvas muy amplias, ancho de calzada generoso y numeroso apeaderos en cada horquilla donde parar sin problema para descansar.

Las vistas y el paisaje son sencillamente espectaculares. Pocos puertos dispondrán de semejante repertorio visual. Por la variante antigua cada metro presenta una espectacularidad diferente. Es como atravesar el rocaje a través de un manto de adoquines, sin señales, sin guardarraíles, sin nada de nada, te despistas y empiezas a hacer motocross.. o caída libre. Cada giro que realiza la orografía de cada roca, cada giro que tú acompañas a través de tu manillar. Sencillamente espectacular.
Por otro lado, la parte moderna, en su primera sección, tienes diversas paellas voladas, que puedes ir viendo a medida que asciendes, y una vez pasas por ellas te invade una sensación de vértigo escénico increíble. Una vez terminas la sección “abierta” entras en el tunel, que no es cerrado, y te permite ver todo el paso originario y toda la calzada romana, pudiendo apreciar desde un punto de vista elevado y muy separada la magnitud de la Trémola. Recomendable hacer ambas variantes, sin duda alguna.

Además, en la cima, hay toda una explanada, con varios lagos, unos más accesibles y visitados y otros algo más separados y solitarios, además de un monumento a Guex, un aviador francés de la primera Guerra Mundial que estuvo más de 24hr en vuelo custodiando el paso.

Localización y acceso: Hospental, a escasos metros de Andermatt, y conecta con la localidad de Airolo.


Furka Pass

Altitud: 2.453 m
Longitud: 20 km
Valoración: 7/10

El FurkaPass es uno de los puertos más famosos de todos los Alpes, debido sus innumerables curvas, su longitud, su elevación, y su concatenación con su hermano GrimselPass

Tipo: es un puerto de tipo horquillas. Un continuo baivén separado por tramos serpenteantes, que sin llegar a ser rectos, no disponen de giros pronunciados.

Asfalto: a pesar de la altitud y de las condiciones climatológicas que sufre por el paso del hielo y la nieve, se mantiene en un estado más que admirable. Quitando algún bache o rizo, el asfalto se presenta en todo el recorrido firma y en muy buen estado.

Ratio curvas/km: es muy bueno, ya que son horquillas tras horquillas, y los tramos que las enlazan no llegan a ser rectos del todo.
Radio de las curvas: existen desde radio corto hasta radio medio, predominando estas últimas, sin llegar a ser un radio amplio. La velocidad media es moderada, ya que entre horquilla y horquilla se alcanza bastante velocidad, una vez llegamos a los garrotes, la media baja considerablemente.

Dificultad: media, todo depende de tu habilidad para acometer las horquillas.

Vistas: lamento ser reiterativo en el término, pero son espectaculares, da igual el sentido en el que lo realices. Si vienes desde el GrimselPass, son las propias vistas del Grimsel sobre el Furka, y si lo realizas desde Hospental, dirección Grimsel, son las vistas sobre el Grimsel las que visualizas desde el Furka. Están tan pegados y es tan estrecho el valle donde fluctúan, que desde un puerto puedes ver los coches y vehículos que circulan por el otro puerto.

Localización y acceso: Se accede desde el propio GrimselPass, carretera [6] o desde Hospental, carretera [19]. Termina donde empieza el GrimselPass, y justo en ese punto hay un pequeño pueblo Gletsch.

Grimsel Pass

Altitud: 2.165, m
Longitud: 32 km
Valoración: 8/10

El Grimsel Pass es el hermano gemelo del Furka Pass, nace donde este muere y finaliza siendo ya una carretera convencional dirección Interlaken.

Tipo: prácticamente igual al Furka, si contemplamos únicamente su vertiente sur, la que conecta con el mismo Furka, sin embargo dispone de la parte norte, que es la propia carretera [6] que viene de Interlaken (pasando por Innertkirchen) que va transformándose desde una carretera de montaña convencional hasta las cercanías de la cima en un puerto de montaña, con sus curvas y horquillas.

Asfalto: muy bueno, algún rizo puntual, pero por lo general, muy bueno, y algo superior al Furka, bastante ancho, incluso con ligero arcén en las primeras partes, y sin estrechamientos sorpresivos ni variaciones del mismo.

Ratio curvas/km:  bueno, sin llegar a ser excelente, dado que a pesar de ser otro despliegue constante de horquillas, esta vez, los tramos que unen cada horquilla, no son serpenteantes y hablamos de tramos que son prácticamente rectos. Aunque por la parte norte, la subida desde Interlaken, es un continuo serpenteo, y en esta parte debo corregir y afirmar que tiene un ratio de curvas por kilómetro excelente.
Radio de curvas: aún siendo un puerto donde predomina la horquilla, debo decir que estas no son, ni mucho menos, horquillas de radio muy corto. Tampoco son las paellas que podemos encontrar en el OberalPass o en la parte moderna del San Gotardo, pero son lo suficientemente amplias para tomarlas con inercia y no contra-manilleando. La velocidad del puerto es lenta/media, puesto que en los pequeños tramos rectos entre horquillas tendemos a subir la velocidad, el resto, las curvas, que no son cerradas, tampoco son curvas rápidas.

 

Dificultad: baja, siempre y cuando no te invada la niebla, que suele ser protagonista asidua de este paso. En tal caso, como en cualquier carretera, la dificultad se triplica y se deben extremar las precauciones.

Vistas: también son espectaculares. Dispones del mismo tipo de vista que en el Furka, con la adición que la llegada del Furka desde el este hasta su propio alto, es bastante sencilla, y sin embargo en este, el Grimsel, la carretera que sube desde Interlaken, es asombrosa, bordeando varios lagos con agua glacial (un color azul cían hielo, diferente del resto, debido a las aguas que provienen de los glaciares) y a través de serpenteantes subidas y estrechos pasos de garganta. Además, y de igual modo que en el Pequeño y Gran San Bernardo, en el Grimsel Pass vas recorriendo constantes búnkers y edificaciones de la 2ª Guerra Mundial, hasta que llegas a la cima. Una gran explanada con un lago azul bastante grande.

Localización y acceso: Se accede desde Innertkirchen, carretera de Interlaken [6], o desde la bajada del FurkaPass

Simplon Pass

Altitud: 2.165 m
Longitud: 30 km
Valoración: 6/10

El Simplon Pass, como su nombre indica, es un puerto bastante simple, aunque la verdad es que esto no tiene nada que ver con su nombre. Es una carretera alta de montaña, con un paso elevado a 2000m, no tiene mucho más. Tal es así, que la dejamos última en nuestra ruta diaria y lamentablemente acabamos haciéndola de noche.

Tipo: es un puerto relativamente ancho, que tiene nombre de puerto debido su relevancia y por tener un paso elevado que corona a 2000m, pero no deja de ser una carretera de montaña, sin apenas horquillas ni pasos complejos, y sin apenas desnivel.

Asfalto: bastante bueno, el que se puede esperar de una carretera de montaña. Además es bastante más ancho que el resto de calzadas de puertos analizados.

Ratio curvas/km: medio, tirando a bajo. Estamos ante una carretera que serpentea camino del paso elevado, con dos o tres giros contados, no mucho más.
Radio de las curvas: hablamos de radios bastante grandes, descontando dos curvas más cerradas, el resto prácticamente son de radio amplio. La velocidad por tanto es bastante elevada, o hasta donde uno quiera ponerse el límite.

Dificultad: que presenta es inexistente, siempre y cuando no olvidemos que estamos ante un tramo de montaña, pero como puerto en sí, apenas presenta complejidad. Ni por longitud ni por altitud ni por circunstancias específicas, curvas difíciles, ni pasos complejos.

Vistas: bastante sencillas, porque aunque no pude observarlas a luz del día, tuve la suerte de realizarlo con luna llena, y se podía observar perfectamente la orografía del terreno.

Localización y acceso: Se accede desde la localidad de Brig, que nace en la carretera [19], que a su vez viene de Gletsch, punto de unión del Furka y del GrimselPass.
Si se desea realizar en dirección norte, se accede desde Zwischbergen.
 

NufenenPass o Passo de la Novena

Altitud: 2.478 m
Longitud: 40 km
Valoración: 7/10

El NufenenPass o Passo de la Novena, pasa exactamente igual que el Paso de San Gotardo, que a pesar de estar íntegramente en territorio suizo, este separa la parte septentrional y meridional, existiendo una frontera de habla germano-italoparlante.

Tipo: común, ya que cumple con todo, horquillas, curvas medias, curvas amplias, ascensos, bajadas, vistas, firme, etc

Asfalto: bastante bueno, permitiendo la conducción cómoda en motos RR y de carretera, pero sin llegar a ser un firme excelente.

Ratio curvas/km:  alto, ya que combina de todo y no es muy largo, por tanto dispone de esa ventaja para mantener un ratio bastante elevado.
Radio de las curvas: predomina la curva lenta, como buen puerto de montaña, pero combina en las primeras partes con curvas medias incluso algún tramo rápido debido a curvas de radio amplio. La velocidad media es lenta, pero en algunos puntos donde no hay horquillas podemos elevar nuestra velocidad hasta puntos rápidos, con algunas curvas donde puedes tirar generosamente la moto al interior, para seguidamente realizar una buena frenada, enganchando de nuevo a la zona lenta.

Dificultad: relativamente baja, tiene una concatenación de horquillas en la vertiente oeste, pero no son horquillas excesivamente complejas. Lo único, como detalle si se pretende realizar en épocas de salida o entrada del invierno, la presencia de gran cantidad de nieve, al ser un puerto bastante alto.

Vistas: muy buenas. La vertiente este según se viene desde Airolo no tiene gran cosa de especial, sin embargo, una vez coronamos el alto y procedemos al descenso de la cara oeste si se realiza en este sentido, nos encontramos con uno de los mejores miradores de toda la cordillera Alpina, pudiendo llegar a visualizar el Zermatt a lo lejos.

Localización y acceso: Se accede desde la carretera [19] que viene de Gletsch o desde Airolo en la vertiente este.
 

Öberalp Pass

Altitud: 2.044 m
Longitud: 25 km
Valoración: 9/10

El Oberalp Pass es un puerto que nace en el propio Andermatt, pero se separa del núcleo formado por el 9 de Andermatt. Comienza en ascenso como cualquier otro puerto de montaña, pero una vez se corona, no baja por otra vertiente como si de un pico entre dos valles se tratara, sino que acaba siendo una carretera de montaña que va descendiendo muy poco a poco, sin apenas desnivel.

Tipo: muy rápido, no tienes la sensación de haber ascendido a un paso elevado. Una vez coronas, la carretera que discurre por la otra parte, la vertiente este, no es una bajada como la subida desde Andermatt, sino una continuación sin desnivel apenas, por supuesto, repleta de curvas.

Asfalto: muy muy bueno, junto con la parte moderna del Paso de San Gotardo o la vertiente sur del Gran San Bernardo, de los mejores, siendo aún más ancho y en mejor estado, por lo menos las primeras partes de la ascensión desde Andermatt. Tras el paso elevado, el asfalto mantiene su calidad, aunque tiende a estrecharse ligeramente

Ratio curvas/km:  muy bueno, aunque conviene señalar, que la primera parte, repleta de curvas con un desnivel importante, muere en una sección relativamente recta hasta que alcanzas el paso alto. Debido esto, si contemplamos todo el puerto, la media de curvas por kilómetro descendería.

Radio de las curvas: en la primera parte, la ascensión desde Andermatt, son curvas de radio grande, dando lugar a grandes paellas, y en la parte del este, las tres o cuatro horquillas que bajan del paso alto, son más cerradas. La velocidad media es bastante elevada, pues la primera parte, tiene una serie de curvas y paellas muy muy rápidas, a pesar de ser giros de casi 180 grados. Una vez termina esta rápida ascensión, da lugar a una carretera alta de montaña, sin tramos rectos pero sin curvas de más de 20 o 30 grados, por lo que podemos mantener un índice de velocidad muy elevado. La cosa cambia cuando ya encaramos la “bajada” hacia el la parte este, donde hay tres o cuatro horquillas que frenan nuestra media.

Dificultad: baja sin descuidar que la posibilidad de ir rápido puede hacernos cometer errores.

Vistas: muy buenas, aunque la facilidad que otorga el asfalto y la amplitud de las curvas te hará centrar el 100% de tus sentidos, sobre todo la vista, en la siguiente curva mientras vas subiendo marchas, dejando en segundo lugar las vistas y el paisajismo. En la cima, además del lago de rigor, tienes una cafetería y tienda de souvenir, además del clásico faro rojo, seña de identidad del paso del Oberalp

Localización y acceso: Se accede desde el propio pueblo de Andermatt, en la salida de una rotonda en el pueblo, o en caso de venir desde el este, se accede desde la localidad de Tujetsch. Todo el Puerto de OberalpPass es la continuación de la carretera que viene desde el FurkaPass, la carretera [19]

 

Texto:

Álvaro Guardia

Fotos:

Álvaro Guardia

Publicado el 17/10/2017

Lo más visto

Ya está disponible el número 83 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Slider CSS - An automatic Slider only with CSS

Número #83: Novedades motos 2018

Te mostramos todas novedades del Salón de Milán, las motos que llegan en 2018. Probamos la nueva Ducati SuperSport S y la Kawasaki Versys 300X, repasamos las claves del título de Marc Márquez y la vida de Mike Hailwood. En off road entrevistamos al flamante campeón del mundo de enduro Josep García.