Shimmy: qué es y por qué se produce

Shimmy ó shimmie, cuantas veces lo hemos oído, visto e incluso sufrido. Aquí te explicamos qué es, por qué se produce y cómo solucionarlo.

Autor:
Álvaro Guardia
Foto:
Publicado el 04/05/2018

El Shimmy o shimmie es un movimiento brusco del manillar, el cual oscila moviendo la dirección de un lado a otro bruscamente. Los hay de diferentes tipos, por diferentes motivos y con diferentes soluciones, aunque todos comparten el mismo trasfondo.

No hay que confundir los shimmys violentos y “reactivos” con las oscilaciones a alta velocidad. Ambos casos son lo mismo, pero uno es provocado por una conducción agresiva (o exceso de tracción y potencia) y otro generalmente es motivo de una alta velocidad con un mal reglaje de suspensiones o exceso de equipaje (también puede ser por llevar de pasajero a ese amigo de huesos anchos e ir por encima del límite de velocidad).

Por qué se produce el shimmy

Antes de entrar en el motivo principal del shimmie o shimmy, cabe mencionar un aspecto externo y motivo principal del 50% de los shimmies que se sufren: asfalto en mal estado. No hace falta ni acelerar fuerte ni llevar una velocidad elevada, porque incluso con una suspensión en mal estado y un asfalto muy bacheado o con agujeros, el shimmie no te lo quita nadie. Esto provoca que la rueda esté por momentos con muy poca carga de peso o aplomo en el suelo (por no decir en el aire) y debido a los baches, coja oscilaciones que repercuten en estos bandazos de la dirección.

El shimmie violento o reactivo, ese que te “pega” latigazos en la dirección, tiene varios motivos, pero principalmente se produce por un exceso de gas a la salida de una curva o un tren delantero muy ligero. También puede favorecer a ello una dirección muy cerrada, o por supuesto un desajuste en las suspensiones o unos neumáticos en mal estado o incluso simplemente mal combinados (hay que evitar mezclar marcas/modelos de neumáticos).

El shimmie o shimmy a alta velocidad o “high speed wobble” como dicen los ingleses, tiene otro factor detonante y es la alta velocidad. Por supuesto, también es sensible a una fuerte aceleración, pero incluso a una velocidad constante a alta velocidad, si vas muy cargado en la parte trasera (equipaje o pasajero) y no tienes un buen aplomo en el tren delantero, es muy probable que el manillar empiece a mostrarse inestable, pero de manera menos violenta y reactiva.

Otro motivo que suele acrecentar el problema (incluso cuando apenas se da el caso) es aferrarse con fuerza. Suena contradictorio y fácil de decir, pero muchas veces son nuestros propios brazos los que, al intentar corregir el bandazo hacia un lado, hacen fuerza hacia el otro, ya que nunca somos tan rápidos como los propios latigazos del manillar, por lo que acabamos haciendo más fuerza en la dirección del bandazo, y así de un lado a otro entrando en un círculo vicioso.

Cómo arreglar el shimmy

Generalmente, la solución técnica sería cargar peso delante, pero difícilmente se logra esto sin hacer fuerza en la dirección (uno de los motivos que acrecenta el problema) por lo que, muchos expertos y pilotos dan otra solución bien distinta: dejar de hacer fuerza y mantener los brazos relajados. Esto es debido a que la moto, por norma general, siempre y cuando no sea un shimmie catastrófico del que no hay solución posible, siempre tiende a volver a su posición inicial, y que sobre todo dejamos de acrecentar el problema nosotros mismos.

Para ello existen también algunas mejoras que pueden ayudar a evitar este problema, siempre y cuando ya tengamos nuestras suspensiones en buen estado y bien reglados:

El primero y más conocido es instalar un amortiguador de dirección, ello evitará este problema en la mayoría de casos y ayudará a mitigarlo cuando sea muy acrecentado.

Otro elemento a instalar, es un taco de goma o espuma en la parte trasera del asiento, tal y como vemos que llevan muchos pilotos del mundial, de este modo nuestro cuerpo (en concreto la parte final de la espalda o el propio culo) se apoya en él, sin necesitar de una fuerte sujección al manillar para mantenerse en la moto al acelerar fuerte.

 

Es una mejora indirecta, ya que el tope/bloque de goma/espuma en sí no hace nada, pero sí el apoyarnos en él para no tener que agarrarse fuerte a la dirección.

Qué consecuencias produce el shimmy

Una de las consecuencias más típicas, sin contar la caída, es la separación de las pastillas de freno: cuando un shimmie resulta muy violento, la dirección se mueve de un lado a otro creando una inercia muy fuerte que llega a separar las pastillas de freno del disco (los pistones de la pinza se retraen), provocando un juego muerto en nuestra maneta de freno muy peligroso. Para ello, siempre que suframos un fuerte shimmie, es conveniente pegar un par de accionadas al freno delantero para reposicionar las pastillas

Texto:

Álvaro Guardia

Fotos:

Publicado el 04/05/2018

Lo más visto

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #94: ¡El límite lo pones tú!

Nos ponemos en ruta con la Honda Goldwing más europea y más ligera de la historia del mítico modelo y descubrimos como son las nuevas Royal Enfield bicilíndricas. Comparamos tres modelos de otra saga de leyenda, la de las Kawasaki Z y charlamos con su máximo responsable sobre el presente y el futuro de Triumph. Probamos una superventas; la BMW R 1200 GS y repasamos las últimas novedades presentadas en los salones de Colonia, Y hablando de carreras, descubrimos que para Yamaha cualquier tiempo pasado no fue mejor...