Vídeo: Sam Sunderland sube a la cima del edificio más alto del mundo, el Burj Khalifa.

Publicado el 07/01/2022
El piloto británico de rally raid visitó los lugares más emblemáticos de Dubai hasta llegar a la cima el Burj Khalifa, un edificio de 828 metros.

Sam Sunderland intentará conseguir su segundo título del Rally Dakar en Arabia Saudí. Antes de empezar la carrera más dura del mundo, el piloto británico viajo a Dubai para correr a través de lugares emblemáticos y situarse en la cima del edificio más alto del mundo. Esto es todo lo que necesitas saber:

  • Sunderland ganó su primer título del Rally Dakar en Sudamérica en la edición de 2017 y, tras terminar tercero el año pasado, ha disfrutado de un fuerte comienzo en la edición de 2022, que vuelve al desafiante desierto saudí.
  • Una de las principales razones por las que el británico ha ascendido a lo más alto del deporte de motor durante la última década es su decisión de escoger Dubái como destino de entrenamiento para poder sortear las dunas con facilidad.
  • Sunderland, que también ganó el prestigioso Campeonato del Mundo FIM de Rallies Cross-Country en 2019, reveló: "Viví en Dubái durante algo más de 10 años y es un lugar que me permitió realizar mi sueño de ser piloto del Dakar. Sin esto, es difícil decir si habría llegado a ser campeón del mundo".
  • Antes del último Rally Dakar, el piloto de Gas Gas Factory Racing volvió a pasar por un buen puñado de lugares emblemáticos hasta llegar a la cima del edificio más alto del mundo, el Burj Khalifa, en su moto.
  • El piloto de 32 años se une a una exclusiva e ilustre lista de personas -que incluye a las estrellas de cine Tom Cruise y Will Smith- para alcanzar las vertiginosas alturas del rascacielos de 828 metros.
  • El piloto del Dakar, nacido en Portsmouth, se encuentra en su camino múltiples terrenos y escenarios que son sinónimos de la cultura de Dubai, para rodar por zonas en las que nunca se había conducido una moto.
  • Cruzando entre el nuevo y el viejo Dubai, el viaje escénico de Sunderland incluyó la montaña de Hatta, las icónicas dunas del desierto de Al Faqa y los saltos sobre las calles de los campos de golf.
  • "Significa mucho poder volver aquí y tener la oportunidad de pilotar en lugares que nadie más ha podido, y poder decir que he estado justo en la cima del edificio más alto del mundo es todo un poco surrealista", exclamó emecionado Sunderland.



     

 

 

Relacionados

Te puede interesar