Fantic 2024: La alternativa

Fantic 2024: La alternativa

Fantic se presenta como una gran alternativa a las motos austriacas. Lo consigue gracias a una tecnología basada en las motos japonesas pero con un toque italiano de diseño y puesta a punto.
Facebook
Twitter
Whatsapp
Autor:
Chema Calleja
Foto:
Fantic
Publicado el 06/03/2024
Fantic 2024: La alternativa

Lo mejor de la moto

XE: Calidad / XEF: Motor ideal
XE: Equipamiento / XEF: Efectividad suspensiones
XE: Manejabilidad / XEF: Electrónica completa

Lo peor de la moto

XE: Depósito negro / XEF: Depósito negro
XE: 5 marchas / XEF: Pocas unidades
XE: Precio / XEF: Precio

Para 2024 Fantic ha ampliado su catálogo con dos nuevos modelos que se unen a los tres de enduro de la marca italiana. Por fin llega la esperada XE 300 de 2 tiempos. Una moto de la que llevamos más de dos años oyendo hablar de ella, básicamente desde que Fantic compró la fábrica de Minarelli y anunció la fabricación del motor 300 de inyección en el salón EICMA.

Y tras años de pruebas, por fin llega a la serie el modelo 2024. Es una moto completamente nueva, con una carrocería distinta a los modelos de motocross que estéticamente nos ha gustado mucho. De ella destaca por supuesto su motor, con inyección, engrase separado, arranque eléctrico, embrague hidráulico, un nuevo sistema de refrigeración y válvula de escape electrónica.

Nuevos modelos

Además dispone de control de tracción de 10 niveles y 2 mapas de potencia en el manillar, más un tercer mapa configurable con la app. Todo un arsenal tecnológico que la coloca en la cabeza del mercado en cuanto a electrónica en una moto de enduro de 2 tiempos.

La parte ciclo, como es habitual en la marca, está basada en las Yamaha YZ-X. Chasis, basculante, suspensiones, ruedas y frenos son de origen nipón. El subchasis es propio de Fantic albergando una caja de filtro de acceso lateral y todos los componentes electrónicos. Son nuevos para este año y se han organizado y optimizado de tal forma que ocupan el mismo tamaño que ocupan los de la 125.

Por otra parte, se ha presentado también la XEF 310 el nuevo modelo intermedio en la gama de 4 tiempos, basado en la 250. Como es habitual en muchas marcas de enduro, ahora Fantic ofrece una moto intermedia en la gama de 4 tiempos, para tapar ese gran hueco entre las 250 y las 450. Para ello han recurrido al especialista Athena, que ha desarrollado un kit en exclusiva de 310 cc que le otorga una respuesta mucho más llena sin perder la vivacidad de los motores de cilindrada pequeña. El resto del motor es de origen Yamaha, heredado de la WR 250.

Además del nuevo motor recibe también la nueva electrónica, al igual que la 300, firmada por GET y con 10 niveles de control de tracción y 3 mapas, dos en el manillar y un tercero en la app. Una gran mejora respecto al año pasado en el que la moto no disponía de ningún ajuste electrónico.

La parte ciclo de la 310 es heredada de la Yamaha WR. Al igual que en la 300, chasis, suspensiones, ruedas, frenos y basculante son japoneses.

En plenos Alpes

Para la prueba de las motos nos desplazamos al fantástico complejo de Pietramurata. En él se encuentra el circuito de MXGP y el Borilli offroad Park. Un recorrido de enduro, con pista de SuperEnduro y trial en el que pudimos probar las motos por primera vez. El sitio no es el mejor para probar la moto en todas las situaciones ya que es una crono bastante revirada, y además el tiempo no acompañó, ya que la nieve nos estuvo acompañando toda la mañana y la pista estaba medio helada. Aun así pudimos sacar buenas conclusiones sobre tracción, manejabilidad, bajos del motor y suspensiones.

Equilibrio perfecto

La primera en probar fue la 310, y de ella podemos decir que es la moto más equilibrada, más redonda y que mejor funciona de toda la gama de Fantic. El nuevo kit de Athena está ajustado a la perfección y la moto tiene una respuesta como si fuera un motor nuevo. En ella se ha trabajado mucho en los mapas y la respuesta del motor. Algo que pudimos comentar con Alex Salvini, el cual ha sido el piloto responsable del desarrollo de la moto y que nos contó que han estado muchas horas probando distintos mapas hasta llegar a la respuesta final. Y es que la 310 es una moto suave, super agradable en su respuesta, con un primer tacto de gas delicioso, muy controlable y que nos permite tener la moto siempre bajo control. Cuando queremos potencia del motor, llega de forma instantánea, con mucho par, el cual nos permite usar marchas largas sin miedo a quedarnos clavados, pero también nos permite revolucionarla y estirar las marchas casi como si de una 250f se tratase.

Es un motor elástico y polivalente como pocos, pero si le añadimos los dos mapas de potencia, y el control de tracción tenemos la moto de enduro clásico definitiva. Con ella podemos ajustar el motor a nuestro gusto gracias a la app de Fantic, y las diversas opciones que nos permite. El control de tracción, pese a tener 10 niveles, recomiendan usar del 3 al 7 y aporta seguridad, pero no pusimos la moto tan al límite como para poder emitir un juicio claro aún. La caja de cambios es otra peculiaridad de esta moto y nos ha gustado mucho, más cerrada que la de una YZF. Tiene un escalonamiento muy amplio pero con una primera corta que permite trialear y dispone de sexta, lo que ayuda en los enlaces y tramos de carretera.

Peso pluma

La parte ciclo es otra de las razones por las que nos ha gustado mucho esta moto. La posición de conducción es plana y cómoda, con un manillar muy amplio y unos mandos precisos de los que podemos destacar los nuevos puños lock on con muy buen tacto y agarre. La suspensión funciona de maravilla ofreciendo un tacto firme pero cómodo y muy absorbente en su primera parte del recorrido. Este se va endureciendo progresivamente teniendo muy buena resistencia a los topes, lo que nos otorga mucha confianza a la hora de atacar en una crono o un sendero. Algo a destacar es la ligereza de esta moto, que también es una gran culpable del buen rendimiento que nos ofrece. La XEF tan solo pesa 106 kg llena, 1 kg menos que su hermana de 300 2T, y uno más que una KTM 250 EXCF. Además lleva cubrecárter, e interruptor de mapas, y más extras que la naranja por lo que estamos ante una verdadera peso pluma.

Los frenos Nissin idénticos al material que montan las Yamaha, son siempre sinónimo de calidad y precisión. En este caso son unos de nuestros frenos favoritos y en estas italianas funcionan a pedir de boca, con precisión, tacto y potencia en todo momento. Como siempre decimos los frenos Nissin son algo menos progresivos que otras marcas pero precisamente es ese tacto directo e inmediato el que nos gusta y da mucha seguridad al rodar rápido. En zonas delicadas requiere de algo de adaptación y estar atento para no bloquear con demasiada facilidad, pero con un poco de costumbre no será un problema.

Como punto negativo pondríamos el depósito negro que no permite ver la gasolina restante con facilidad, pero dispone de un testigo de reserva. Y tampoco nos convence el embrague de cable para enduro. Es cierto que el tacto es sobresaliente y muy suave, pero requiere más mantenimiento y no se ajusta automáticamente como hace el hidráulico de la 300.

Corazón latino

Para el final dejamos lo mejor, y es que la XE 300 de Fantic es una de las motos de enduro que más expectación ha creado en los últimos años. Una enduro con tecnología “japonesa” y chasis de aluminio es algo que muchos llevaban años soñando y por fin es una realidad. La primera impresión de la moto es imponente con una estética y una calidad de fabricación de primera. Tiene una plástica propia, diferente de las motos de cross, y con un faro propio que personalmente nos parece el más bonito de todas las Fantic. La moto respira diseño y buen hacer por los cuatro costados con unos acabados geniales, dignos de una moto japonesa.

La posición de conducción es muy natural con una altura de asiento ligeramente más alta que en la 4T. Los mandos, con embrague hidráulico, tienen un gran tacto y suavidad, con los nuevos puños lock on como guinda al conjunto.

El arranque es fácil, y al primer toque. Emite un sonido bronco, potente y lleno gracias al escape Arrow. El cambio se engrana fácil, y tiene ese tacto duro y preciso de las Yamaha, de hecho el cambio es de las pocas piezas que quedan del motor Yamaha, más en particular de la 250X destinada al mercado americano.

La respuesta nada que ver tiene con una YZ, es más suave y vibra menos. Se notan muchos bajos nada más arrancar y una respuesta alegre y muy directa al acelerador. La potencia viene más pausada que en una moto de carburación, pero con energía y culminando en una buena estirada, mejor que la de una moto de inyección al uso. Gracias a su doble inyector el motor Minarelli ofrece lo mejor de los dos mundos, respuesta limpia y llena en bajos como una moto de inyección pero estirada y altos al estilo de las de carburación. Las reacciones son rápidas y nos han gustado bastante.

Esta respuesta la podemos modificar gracias a los mapas de potencia, pudiendo conseguir algo más de bajos, limitar un poco los altos, o conseguir una respuesta más puntiaguda al estilo de una moto de carburación. Todo ello es posible gracias a la app de Fantic desarrollada por GET. Si a esto le unimos el control de tracción regulable en 10 niveles, el motor se vuelve totalmente personalizable.

Este es el primer control de tracción que probamos en una moto de 2 tiempos y nos ha gustado mucho. Es cierto que los más nostálgicos lo querrán llevar desconectado, y que sin él la moto tenía una respuesta más rápida y subía más rápido de revoluciones. Con él conectado, la moto se vuelve más dócil al instante, al abrir gas, ya no se acelera tan rápido sino que ella limita la potencia para conseguir la tracción máxima, y aunque parezca más lenta la rueda trasera tracciona mucho más eficazmente. Es algo que no pudimos experimentar demasiado, pero sin duda se nota mucho su acción, y con tantos niveles de ajuste, seguro que podemos llegar a un compromiso ideal. Nosotros lo usamos entre el 4 y el 7 y se notaba ligera diferencia entre ellos, pero sería muy interesante poder probarlo en profundidad en el futuro.

El chasis es otra de las virtudes. Alabado desde hace casi 20 años ya, el bastidor Yamaha es uno de los mejores de la historia del offroad, aúna estabilidad y manejabilidad en un conjunto ligero y con una rigidez ideal para casi todos los terrenos. En esta moto le sienta como anillo al dedo al motor 300 formando un conjunto equilibrado y compacto. La moto muestra muy buen aplomo en ambos trenes pero también es fácil de mover, o de levantar la rueda delantera en las partes lentas.

En curvas tiene la misma entrada que una Yamaha YZ, muy precisa y manejable, gira muy fácilmente. En rectas de alta velocidad no la pudimos probar, pero es de esperar que tenga muy buena estabilidad al igual que su hermana nipona.

Para finalizar, las suspensiones y los frenos son compartidos con las Yamaha también y su rendimiento es muy bueno pero con matices. Estos matices vienen dados por la puesta a punto de las suspensiones, que son tirando a duras, más pensadas para enduro tradicional de cronos y alta velocidad. En estas zonas se comportan de maravilla con un tarado muy absorbente y que se come los grandes impactos con mucha eficacia. En zona de curvas son capaces de tragarse todos los baches de frenada sin hacer topes y con mucha eficacia. Pero en las zonas lentas, de mucha piedra, la moto no es todo lo precisa que nos gustaría. Esto creo que no es lo más acertado, ya que la gran parte de los clientes de esta moto serán usuarios de hard enduro o enduro más lento, y notarán esta moto un poco dura en ese aspecto. Es algo fácil de solucionar, con tan solo unos muelles nuevos tendremos una de las mejores suspensiones del mercado para zonas lentas.

Los frenos Nissin he de reconocer que es mi material preferido, y en este caso están a la altura de la ocasión. Montados junto a discos de 270 mm delante y 240 mm detrás detienen a la Fantic en un suspiro. En todos los modelos los frenos han tenido un rendimiento muy parejo, algo que también es de destacar, porque en otras marcas, los frenos a veces cambian su rendimiento de una moto a otra, los Nissin siempre responden igual en todos los modelos.

Conclusión

Los nuevos modelos de Fantic vienen a llenar dos de los huecos que los aficionados más aprecian dentro de las motos de enduro, y con ello se abren a muchos nuevos posibles compradores. Es una mezcla de producto de calidad y eficacia probada, con innovación y diseños italianos que hace un cóctel muy interesante. La XE 300 es una gran opción para todos los aficionados al Hard Enduro, pero que nos permite hacer cualquier tipo de enduro gracias a sus suspensiones un poco más firmes. La XEF 310, por otra parte, es una moto super equilibrada y una verdadera bomba para las cronos, con la que podremos sacar buenos tiempos gracias a su motor potente y su eficaz parte ciclo.

Dos grandes bases cargadas de extras, con electrónica de equipo Enduro GP y con una bella y cuidada estética, que harán las delicias de los que están buscando algo diferente y no parecerse a todo el mundo. La alternativa ha llegado y se llama Fantic. Por 10.390 € podemos conseguir la XE 300 y por 10.790 € la XEF 310, precios que se colocan en la zona intermedia de las opciones del mercado. No son ni las más baratas ni las más caras, pero sí que ofrecen más equipamiento que otros modelos de mayor precio.

Detalles de la moto

MOTOR_XE 300

El motor Minarelli que monta la nueva Fantic es un 300 2T de última generación, basado en el propulsor Yamaha de la YZ pero con muchas actualizaciones. La válvula de escape es electrónica, dispone de mapas de potencia, control de tracción, inyección electrónica, engrase separado, embrague hidráulico, y arranque eléctrico.

SUSPENSIONES_XE 300

El chasis de aluminio ofrece estabilidad y manejabilidad por partes iguales y una calidad de primera. Las suspensiones firmadas por Kayaba son de lo mejor del mercado, tiene un tarado ideal para enduro clásico.

CARROCERÍA_XE 300

La carrocería es completamente nueva para este modelo con un asiento plano y formas redondeadas que se adaptan perfectamente al piloto.

DEPÓSITO_XE 300

El engrase separado nos permite olvidarnos de la mezcla y se rellena mediante los dos tapones en el depósito.

MOTOR_XEF 310

La XEF 310 dispone de un motor que parte de la WR 250 de Yamaha y ha sido desarrollado por Fantic junto Athena para ofrecer un equilibrio perfecto para el enduro. Dispone de una electrónica con tres mapas de potencia (dos de ellos seleccionables en el manillar) y 10 niveles de control de tracción.

Motor

Tipo

Monocilíndrico 2T / Monocilíndrico 4T DOHC

Refrigeración

Refrigeración líquida

Potencia Máxima

----

Par Máximo

----

Cambio

6 velocidades

Transmisión

Por cadena

Chasis

Tipo

Doble Cuna y espina central de aluminio / Perimetral en aluminio

Suspensiones

Horquilla Kayaba 48 mm y amortiguador Kayaba

Frenos

Delantero

Disco de 270 mm con pinza y bomba Nissin

Trasero

Disco de 240 mm con pinza y bomba Nissin / Disco de 245 mm

Medidas y pesos

Longitud

----

Distancia entre ejes

1.485 mm / 1.480 mm

Altura del asiento

970 mm / 955 mm

Peso (lleno)

107 kg / 106 kg

Capacidad del depósito

9 litros / 7,9 litros

Neumáticos

----

Relacionados