Moto Guzzi NTX 650: patito feo

Moto Guzzi NTX 650: patito feo

Moto Guzzi también se apuntó a la moda de las motos trail en los años 80 con esta NTX 650, para muchos considerada una de las motos más feas de la historia, pero que seguía fiel a los principios guzzistas del motor en V longitudinal.
Facebook
Twitter
Whatsapp
Autor:
Juan Solo
Foto:
Archivos
Publicado el 05/12/2023
Moto Guzzi NTX 650: patito feo

Más de 30 años han llevado a Moto Guzzi a dar con la tecla de fabricar una moto trail deseada. No ha sido hasta el lanzamiento de la V85 TT, que fue anunciada en 2017 y lanzada en la primavera de 2019, cuando el mundo de la moto ha pensado, en serio, que la firma italiana era capaz de hacer una moto de trail que nos robase el corazón.

Para 2024 Moto Guzzi ha presentado nuevas versiones de la V85 TT, una de ellas, Strada más asfáltica y otra más rutera, Travel… Pero el camino ha sido largo hasta llegar a estas preciosidades.

Volvemos al origen de las motos trail, a los años 80, cuando la firma italiana quería apuntarse a la ola del trail a su manera, con motos que se basasen en su motor de dos cilindros en V transversal, y seguramente pensando que si BMW era capaz de cautivar con un bóxer a los aficionados a las motos de campo, ¿por qué nosotros no?

En este empeño por buscar su hueco en el mercado de las motos trail, Moto Guzzi presentó en septiembre de 1986 la NTX 650, una moto que vería la luz en 1987 con la configuración habitual de las motos de la fábrica de Mandello del Lario. El motor era de dos cilindros en V longitudinal, a 90 grados, con dos válvulas por cilindro y refrigerado por aire.

Moto Guzzi NTX 650: patito feo

Moto Guzzi ya había explorado la esencia del trail en una anterior V65TT aparecida unos años antes. Era una moto derivada de las motos de carretera, con un chasis poco adaptado al uso “fuera de carretera” y una postura de conducción algo extraña. Lo mejor, la suavidad y progresividad del motor de dos cilindros en V y la presencia del cardan que ahorraba la necesidad del mantenimiento de la cadena, pero que transfería unas reacciones poco aptas para el uso en caminos.

Si el aspecto de la V65TT era el de una moto muy espartana y campera, Moto Guzzi puso a trabajar a sus equipos de diseño para hacer una nueva trail mucho más enfocada a lo que venía de Japón. Así nació la NTX 650, con un carenado más completo y con una estética, digamos, más próxima a lo que Honda ya proponía con la primera versión de las Transalp o de las Africa Twin 650.

El resultado es la que para muchos es una de las motos más feas de la historia, quizás con el paso de los años no lo parezca, pero es verdad que tampoco tuvo demasiado éxito, al menos en España.

Una de las características del motor de Moto Guzzi era que llevaba embrague en seco, en lugar de los multidisco en baño de aceite de la mayoría de las motos, caja de cambios de cinco relaciones y transmisión final por cardan, similar a su antecesora.

De la Moto Guzzi NTX 650 hubo versiones de 350, que se lanzó conjuntamente con la de media cilindrada, y una versión más potente, de 700 cc que se realizó para la policía italiana. A pesar de su escaso éxito fuera de Italia, la Moto Guzzi se mantuvo en producción hasta 1995. Convivió con la Moto Guzzi Quota 1000, que fue presentada en 1992 y que tenía una orientación 100 por cien asfáltica y un aire entre las Africa Twin y las Cagiva Elephant, de las que ya te hemos hablado en esta serie de Off Road con Historia.

La Moto Guzzi Quota dejó de fabricarse en 2001 con el lanzamiento de la Stelvio, precisamente una de las motos que presentará la firma italiana como novedad este próximo 2024.

Relacionados