4 básicos del endurero antes de salir al campo

Antes de salir a montar, ya sea un día de recorrido largo como un paseo mañanero, hay que cumplir una serie de rituales que harán que nos aseguremos un buen día de enduro.

Autor:
Rodolfo Martínez
Foto:
EnduroPro
Publicado el 31/10/2018

Con el tiempo limitado que tenemos, compaginar el enduro con nuestras vidas sociales y laborales se hace algunos días difícil. Esto hace que, en cuanto tenemos tiempo, salgamos al campo muchas veces “como pollos sin cabeza” y nos olvidemos de cumplir con unos puntos básicos que nos van a asegurar pasar un buen día de enduro. Son cosas que, si no cumplimos o nos saltamos algún paso, pueden dejarnos con las ganas incluso ya con el equipo puesto y todo preparado para montar. Y sobre todo, algunos de estos básicos nos hacen evitar disgustos más serios. Así que, tanto si salimos montando desde casa como si cargamos el carro o la furgoneta con nuestras motos y equipos estos son los pasos que deberíamos cumplir...

1. Comprobar riñonera/mochila
Llevar una riñonera o una mochila con lo básico cuando salimos de ruta es algo que nadie debería de obviar. Muchas veces tener un poco de cinta aislante o unas bridas hace que podamos continuar montando el resto del día. Y, en muchos casos, una herramienta básica nos hará llegar a casa sin tener que empujar la moto o llamar a la grúa o a algún amigo caritativo para que nos saque de donde estemos metidos. Muchas veces gastamos material o sacamos herramienta y nos olvidamos de volver a reponerlo o colocarlo por lo que revisar si tenemos todo antes de salir es muy importante.

Además de lo básico de herramienta y recambio para la moto es imprescindible llevar algo de bebida y comida para nosotros, tanto para que nuestro rendimiento no baje como por si surge algún tipo de imprevisto y tenemos que estar más tiempo en el campo del que pensábamos. Deberíamos llevar al menos un litro de agua y un par de barritas energéticas pero esto depende de la intensidad del ejercicio y de las horas que vayamos a estar encima de la moto. En esto no debéis escatimar ya que si nos da una “pájara” fuerte o nos quedamos sin agua puede tener consecuencias más allá del día de enduro.

2. Comprobar la equipación
Olvidarnos las gafas o tener un cierre de la bota roto puede hacer que no podamos montar o que no disfrutemos como deberíamos simplemente por un despiste o por una falta de planificación. El equipo deberíamos de llevarlo al día y en el momento en que vemos que tenemos algo deteriorado, como por ejemplo la pantalla de las gafas rayada, solucionarlo lo antes posible. Porque, lo más probable, es que solo te acuerdes de que tenías que cambiar o reparar algo cuando ya estés con medio equipo puesto y con unas ganas de montar tremendas.

Si salimos con el carro -aquí podéis ver un vídeo de como colocar la moto correctamente- o con la furgoneta a algún sitio concreto debemos repasar bien que llevamos todo el equipo. Porque llegar al circuito o al punto de encuentro y darnos cuenta de que hemos olvidado los guantes por ejemplo hace que no podamos salir a montar -a no ser, claro, que aparezca aquí otra vez la figura del amigo caritativo que nos deje la parte del equipo que nos falta-. Para esto, tener una lista escrita o vestirte mentalmente con la equipación delante antes de salir de casa hace que nos demos cuenta de posibles despistes.

Calentamiento enduro

3. Comprobar la moto
Revisar los puntos básicos de la moto antes de salir es un paso que no podemos saltarnos jamás. Descuidar este aspecto puede hacer que perdamos el día de montar y, en el peor de los casos, provocar una avería y quedarnos varios días sin moto teniendo además el gasto económico la reparación. Puntos a comprobar:

1. Nivel de aceite: Que esté dentro de lo que indica el fabricante. En caso de tener que cambiarlo podéis ver los tutoriales de cómo hacerlo en las 2T y en las 4T.

2. Nivel de refrigerante: Igualmente lo que indique el fabricante. En las motos sin vaso de expansión que se vea hasta arriba al quitar el tapón -jamás comprobar con la moto caliente-. Si necesitáis cambiarlo podéis ver aquí como hacerlo.

3. Ruedas: Tensión de radios y presión de neumáticos en caso de llevar cámaras.

4. Tensión y engrase de cadena.

5. Filtro de aire.

6. Frenos, tanto delantero como trasero: Espesor pastillas, suavidad en maneta y palanca y nivel de líquido.

7. Puño del acelerador: Comprobar que vuelve rápido. Es imprescindible que la caña no se bloquee y gire perfecto y suave. Hay trucos como dar silicona en las puntas del manillar o tapar el agujero de la caña que ayudan a que esto se mantenga bien más tiempo.

8. Suspensiones: Inspección visual para comprobar que no haya fugas.

9. Inspección del apriete de los tornillos más importantes, tales como corona, horquilla, ejes ruedas,…

4. Calentar físicamente
Este es un paso que nos saltamos casi siempre todos pero tendría de ser al que más atención deberíamos prestarle. Si descuidamos alguno de los puntos anteriores puede que nos quedemos sin montar un día o incluso varios, pero aquí podemos quedarnos sin montar meses.
A lo largo de estos años en el mundo de la moto de campo son muchas las historias de gente que se lesiona nada más salir de casa o después de un par de kilómetros de carretera al tocar el primer camino. En caso de que haya que apoyar la pierna o que el manillar se mueva bruscamente o que un bache que no hayamos visto nos sorprenda con un golpe seco, nuestros músculos y ligamentos deben estar listos para reaccionar rápidamente ante cualquier circunstancia. Si se da cualquiera de esos casos cuando nuestro cuerpo está completamente frío las lesiones pueden aparecer con mucha facilidad.
Para calentar podemos hacerlo con el equipo puesto, porque aunque nos quita movilidad pasa menos tiempo desde que calentamos hasta que montamos. Como ejemplo de calentamiento podemos realizar círculos con todas las extremidades del cuerpo, empezando de abajo a arriba para no olvidarnos nada, y realizar un trote suave de un minuto haciendo a la vez extensiones de brazos. Simplemente con eso nos subimos a la moto con mejor movilidad articular y con el cuerpo “despierto”. Aquí puedes ver un calentamiento completo. Si vamos a hacer una actividad intensa directamente, como pueden ser cronos o mangas de motocross, siempre hay que realizar también un calentamiento en la moto en las primeras vueltas rodando suave.

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Rodolfo Martínez

Fotos:

EnduroPro

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #120: ¡Probamos la reina del Hard Enduro!

En este nuevo número de Enduropro probamos la nueva Husqvarna TE 300i y la Kawasaki KX 450 2020. Además viajamos a Costa Rica para hacer enduro junto a Mario Román y recorremos el corazón de los Pirineos en la Rodibook Offroad. También, de la mano de Powering Offroad, os mostramos cómo entrenar físicamente para mejorar vuestro rendimiento en las mangas de motocross. Y todo ello acompañado de las secciones habituales de Michel Vallado y Chema Calleja.