Carl Katoch, el padre de la Erzbergrodeo

Carl Katoch, entrevista al padre de la Erzbergrodeo

Carl Katoch: 55 años y más de 20 como probador de motos en diferentes revistas. Piloto de Superbikes y amante de la montaña. Funcionario del Gobierno y endurero en sus ratos libres. Un espíritu libre, humilde y con grandes ideas en su cabeza. Te presentamos la cara de la Erzbergrodeo.

Autor:
Foto:
Publicado el 11/07/2017
Carl Katoch, el padre de la Erzbergrodeo

Soy un entusiasta. Un piloto que nunca ha ganado una carrera. Trabajo desde hace muchos años como funcionario del Ayuntamiento de Viena de relaciones públicas del departamento de Tráfico. Además, dirijo una escuela pública de motociclismo en la que cualquier austriaco se puede apuntar con la moto que quiera. Incluso con motos de enduro. Durante más de 20 años he sido probador de motos en diferentes revistas y también he competido en el campeonato nacional de Superbikes.

Erzbergrodeo comenzó hace 21 años. Estaba probando una moto para 'Reitwagen Magazine' y Andreas Werth, director de la revista, llamó para decirme que había conocido un sitio nuevo que era espectacular, que debía ir a conocerlo. Así fue cómo conocí la mina de Erzberg. Desde ese momento, y junto a la leyenda del motocross Heinz Kinigadner, comenzamos a desarrollar la idea de crear un evento de motos diverso, en el que todo el mundo pudiera participar. Y también una prueba en la que los pilotos y sus motocicletas encontraran el límite.  Recuerdo que en la primera edición de 1995 participaron 120 pilotos. Obviamente, no esperaba crear un evento como es ahora Erzbergrodeo.

Organizamos la carrera con tres años vista. Es decir, ahora estamos planificando la edición de 2018. Lo más complicado para salvar la carrera es la legislación austriaca. Cada año nos toca negociar el contrato con el Gobierno y con los gestores de la mina. Pero si tienes una idea con espíritu, todo es posible.

En Erzbergrodeo trabaja todo tipo de gente. Entre los más de 250 guías, este año hemos contado como voluntarios con el manager nacional de Coca-Cola, el director general de la oficina de correos y el director de marketing del servicio público de trenes. En esta mina somos todos iguales.

¡No hay sacrificio! No he tenido que decir que no a nada por esta carrera. Tengo dos niños pero en mi familia no hay ningún problema. Cuando mis niños me ven por la televisión siempre me llaman: “Papá, te estamos viendo por la tele” (risas).

¿Un sueño? Ser finisher del Hare Scramble… Aunque con 55 años lo veo complicado. Siempre tengo a unos 10 favoritos que puedan ganar la extrema del domingo. Pueden pasar muchas cosas y, en esta carrera más que en otras, la suerte es un factor determinante.

Enseño a pilotos austriacos a ir muy rápido en la prólogo. Siempre apuesto con Alex Doringer, team manager de KTM Factory, quién será el ganador de la prólogo… Y le he ganado en los últimos seis años seguidos. Para conducir rápido, uno de los trucos que intento trasladar a los riders de mi país es a derrapar la rueda trasera y también la delantera antes de entrar a las curvas. Es una técnica del asfalto que, por ejemplo, Marc Márquez utiliza bastante. Entre los pilotos más rápidos a los que he inculcado esta técnica están Mathias Walkner y Ossi Reisinger.

Erzberg también es una fiesta y NO, no bebo Jägermeister. En Austria somos más cerveceros, pero si te digo la verdad, prefiero una buena botella de vino español. (Carl recibió una botella de Rioja por parte de Enduro Pro).

 

 

 

 

 

 

 

Relacionados

Texto:

Fotos: