Equipo femenino  ISDE

Equipo femenino ISDE 2018: ¡toda una lección de lucha!

Lo que Sandra Gómez, Mireia Badía y Gabriela Seisdedos han logrado en los pasados ISDE roza la proeza. Y es que, como decía la canción ochentera, las chicas son guerreras... y algunas -como nuestras endureras- lo son todavía más...

Autor:
Rodolfo Martínez
Foto:
Lluis Llurba
Publicado el 30/01/2019
Equipo femenino  ISDE

Después de sufrir y luchar como auténticas guerreras durante los 6 días de competición tenemos el gustazo de recibir en la redacción de EnduroPro a las 3 chicas que han conquistado el tercer cajón del pódium y recibirlas con la ovación que se merecen. Llegan las tres con heridas, cicatrices, brazos escayolados,… que nos hacen ver la magnitud de la proeza conseguida.
Ya en materia confieso mi dificultad para transcribir la que es, en realidad, una conversación de tres amigas que -como tales- se apostillan, se pisan, se ríen y se comentan continuamente. Pese a todo, intentaremos reflejar esta distendida charla que cuenta una de historia de sufrimiento, lucha, superación y también ¿cómo no? mucha diversión...
¿Cómo fue la llamada del seleccionador Iván Cervantes?
Mireia: Yo llamé y pregunté a Iván Cervantes directamente -risas-. Como sabía que la carrera era lejos y que había que planificarlo con tiempo le pregunté para ver qué planes tenía... y me dijo que tenía intención de llevarme.
Gabriela: En mi caso estuve en el campus que se hizo en Alcañiz con la gente que seguro iba a ir y también junto con los pilotos reservas; de chicas fuimos más de las que viajarían y de júnior y sénior fueron también más. Un mes después de ese campus me escribió Iván para saber si tenía moto. Le dije que sí y me dijo “pues prepara todo que te vienes a los Seis Días”.
Sandra: A mí me llamó dos semanas y media antes de irnos -de nuevo risas-. Laia seguía mala y me preguntó si podía ir yo; él no sabía si con tan poca antelación yo podría arreglarlo. Me preguntó que si estaba muy magullada, porque me llamó justo después de Hixpania pero le dije que estaba bien. Me había ido de Gas Gas hacia tres días y no tenía moto pero la Federación había contado con la posibilidad de que fallara alguien y mandaron una moto más por si acaso y es con la que yo corrí. No me pude preparar la carrera como me hubiese gustado pero en Hard Enduro siempre estás entrenada para lo que venga.

¿Os conocíais de antes u os habéis conocido en estos Seis días?
M: Sí, habíamos corrido juntas en Francia. Y en Navarra los ISDE del año pasado.
S: Yo corrí los ISDE de Navarra. Habíamos estado en los Seis Días juntas, sabíamos a lo que íbamos. Nos complementamos unas a otras. Gaby es muy rápida si el tramo es fácil. Yo si era difícil podía hacerlo bien y Mireia es buena en todo -más risas-.
¿Una vez que llegáis a Chile qué os encontráis allí?
G: Nada más llegar nos dijeron que de arena nada. Supuestamente iba a haber muchas cronos de arena y las suspendieron; esperábamos mucha arena y sólo hubo en el motocross y eran agujeros enormes… El recorrido del 3 y 4º día estaba sin determinar también cuando llegamos; en la organización tuvieron problemas y no era la carrera que se esperaba. El rally del día uno y dos lo anularon y tuvimos que hacer todo por carretera.
M: Mucho calor en general pero los dos últimos dos días fueron los peores. ¡Me quedé sin agua en el Camelback... y eso que no bebo nunca!
S: Los primeros días te hartas a caminar. Fue horrible lo que andamos para ver las cronos. Con subidas, bajadas… 8km cada una… eran de 8 minutos en moto la crono más corta y la media 10-12 minutos. Cada día eran 1,5 horas de cronos más o menos y ningún día fue de menos de 8 horas en la moto. El paddock estaba en la ciudad... íbamos hacia las montañas por carreteras. Corríamos, dábamos las 3 vueltas y luego volvíamos por carretera.
¿Cómo os visteis con respecto a las ganadoras?
M: Australia estaba muy lejos. Hay una australiana que está muy por encima del resto, en otro mundo. Luego hay otra que es rápida pero no llega a nivel de Tyla; va bien pero estábamos más menos ahí. ¡Pero Tyla nos metía 1 o 2 minutos! En alguna crono nos acercábamos pero al final del día nos sacaban mucha ventaja.
S: Australia estaba un paso por delante del resto y por detrás no sabíamos cómo estaban porque Francia antes de empezar tenía a Livia y Suecia había hecho el Mundial aunque una no había venido. Después de andar las cronos no teníamos plan porque no eran las cronos que esperábamos.
G: Cuando íbamos andando las cronos no sabíamos cómo iba a ser el terreno y no sabíamos cómo íbamos a ir; era un terreno muy extraño y no sabíamos si se quedarían baches o se quedaría el terreno suelto con una capa de arena.

¿Y al final como era el terreno?
G: Muy, muy duro y con un dedo o dos de arenilla y sin apoyos, lleno de agujeros. Eran todo surcos de agujeros, nada de apoyar e inclinar; no eran roderas, eran agujeros. Y todo contraperaltado. Increíble los contraperaltes que había. Había que hacer que la moto corriese. Había que ir más atrás, muy suave… En España no hay ningún terreno así... había que acelerar poco e ir muy suave.
S: Además allí cuando llegamos sólo montamos un día antes de la carrera en una crono de arena que no tenía nada que ver con lo que nos encontramos luego.
M: Yo tuve suerte en una crono de que vino Sandra detrás de mí porque en una curva de estas contraperaltadas raras me fui para abajo y estaba entre los arboles atrapada y no podía sacar la moto; salí en medio de la crono para que me ayudara porque si no allí me quedaba.
S: Yo iba bien en esa pasada... era una crono que habíamos hecho muchas veces  y en medio de la crono la vi parada y me dijo “¡para, para!” y claro que paré porque por muy bien que fuera yo si no paraba no hacíamos nada. Si ella no lo hacía bien no valía nada. Yo había perdido un minuto porque entré antes en un control y ya íbamos mal. ¡Fue mucho trabajo en equipo!

equipo ISDE 2

También hubo momentos para lo anecdótico...
G: ¡Un montón! El segundo día, en la última crono hice un agujero en el depósito y fue cayéndome gasolina en la pierna una hora hasta que llegue a la asistencia; me iba abrasando como si fuera ácido. ¡No sabía que la gasolina picara tanto! Llegué y me quité todo... las mallas, las rodilleras... me echaron agua y jabón y tuve que pedir unos pantalones porque me quede sin nada.
S: Llegó a la asistencia gritando tanto que pensábamos que se había roto algo; sólo estaba el más mayor de nuestros mecánicos -que es como nuestro abuelo-, cogió una garrafa de 5 litros de agua, se la metió en los pantalones y se los empezó a quitar mientras seguía gritando -risas-.
G: Me dejaron unos pantalones de un americano, que el pobre se los quitó allí mismo y me los dio porque no iba a bajar en bragas al paddock... que ya habíamos acabado el día -risas-. Tenía una quemadura en toda la pierna, me lo vendaron, me dieron crema y al día siguiente me molestaba pero ya no me dolía.

S: Cuando nos preguntaba Paula, de la Comisión Femenina de Motociclismo, qué tal nos iba le mandamos fotos de todas nuestras heridas -risas-.
G: Yo me rompí el dedo al principio del quinto día, hice el 5 y el 6 día con el dedo roto. Y el tercer día ya me había hecho lo de la muñeca, que todavía tengo inflamada la articulación. Todos los días me caía y me raspaba y al día siguiente me volvía a caer y a raspar las mismas heridas…
S: Yo me di con un desmontable en la cara el cambiar la rueda al terminar un día y de repente noto que se me empieza a cerrar el ojo solo… Me salió una pelota en la cara… El físio me bajó bastante la hinchazón pero toda la semana el ojo morado…
M: Yo la vi al rato, que la última vez que la había visto ya habíamos terminado la carrera y estaba bien y de repente aparece con la cara así -risas-.
¡Madre mía, sí que os pasaron cosas todos los días!
S: Estés como estés eres consciente de que en un segundo se puede ir la carrera.
G: Después de lo de la gasolina tuvimos que cambiar el deposito en los 15 minutos y al día siguiente por la mañana debió de entrar algo de suciedad porque la moto no arrancaba. Estuve 9 minutos de más intentando arrancar la moto dentro de la crono. En el siguiente control palmé 4 minutos más y en la siguiente perdí el conocimiento, y ya acabó el día -risas-.
S: Yo venía de rescatar a Mireia y nos dicen que Gabriela está fuera. Y justo entro antes en el control y me ponen un minuto más. Ese día fue…
M: Pese a todo, ese día hicimos segundas. Nosotras la liamos pero las demás la liaron más -risas-. En la crono en la que me ayudó Sandra hice 4ª o así porque las otras la liaron también... se quedó todo el mundo en una subida. Después del rescate, cuando llegamos a esa subida, estaban dos de las americanas tiradas una mirando para arriba, otra para abajo… y eso nosotras lo pasamos bien.
S: Cada día además cogíamos a los de la categoría Club o a algún junior y tenías que ir luchando la polvareda.


M: El primer y segundo días salíamos penúltimas porque el año pasado no hicimos nada. Y cada crono adelantábamos a 3 seguro y con el polvo no se veía nada; había veces que lo hacíamos por intuición, te la ibas jugando todo el rato. Por eso anularon la primera especial de los días 3 y 4; había una raíz muy grande que no se veía y todos la pillaban. Se cayó mucha gente, muchos acabaron en el hospital.
G: Yo me caí por eso. Ese día salía atrás por que como el día anterior palmé 4 minutos salía muy atrás e iba adelantando y no veía nada. Al parecer me debí de pegar una buena… Yo hacía lo que podía -risas-. Ha sido mucho trabajo de equipo. Dependiendo de la crono salimos antes una u otra, nos dejábamos pasar…
Nos hemos apoyado mucho mentalmente y eso nos ayudaba mucho para el día siguiente.

Tuvisteis que utilizar la opción de repesca, ¿Cómo funciona exactamente?
G: El día que perdí el conocimiento no pude terminar, no acabé ni la crono. Dentro del equipo hay un día de carrera que un componente puede no terminar. Lo que pasa es que al día siguiente sales la última; te penalizan 3 horas. Pero como equipo cuentan sólo los tiempos de los dos que mejor vayan así que en equipo seguíamos igual. Pero ya no podíamos fallar.
S: Ahí aumentó la presión porque ya no podía pasarnos nada más -risas- Creo que nos complementábamos bien en la carrera. Una era la rápida, la otra la técnica y otra la que tenia más experiencia. Era una buena combinación.. Íbamos juntas, nos íbamos animando, nos dejábamos pasar... mentalmente te apoyas mucho en tus compañeras y te repartes un poco el trabajo. Si la crono era más crossera salía Gabi, si era más endurera Mireia... que era la que se aprendía muy rápido los tramos...

PUEDES LEER LA ENTREVISTA COMPLETA Y CONOCER MAS COSAS SOBRE NUESTRAS "CHICAS ISDE" EN EL NÚMERO 112 DE ENDUROPRO

 

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Rodolfo Martínez

Fotos:

Lluis Llurba

Publicado el 30/01/2019

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #133: Enduro vs Motocross. ¡Decídete!

En el número 133 enfrentamos el Enduro al Motocross y te mostramos sus diferencias. Para ello, nos subimos a las novedades de Gas Gas y probamos la Yamaha YZF 450 de 2021. Además, tras poner en un apuro a algunos pilotos en Tu opinión cuenta ¡VIP!, damos comienzo a la serie “Motos Off Road con historia” y te ponemos a prueba con un divertido test que te dirá qué tipo de piloto eres, protegiéndonos con el protector de manos Raven. Hard Zone, Al Extremo con Mario Román... ¿Te has decidido ya?