Husqvarna 701 Enduro
Prueba Husqvarna 701 Enduro

Probamos la Husqvarna 701 Enduro, una polivalente trail-enduro con unas capacidades «off road» para muchos inimaginables. Comparte con la KTM 690 motor y bastidor, pero tiene personalidad propia.

Autor:
Red Rhodes
Foto:
Rhodes
Publicado el 19/06/2019
Husqvarna 701 Enduro

Lo mejor de la moto

Polivalencia / Comportamiento enduro
Motor
Posición de conducción

Lo peor de la moto

Radio de giro
Neumáticos demasiado de calle
Pata de cabra

En efecto, la Husvarna 701 Enduro reclama con toda razón su derecho a ser reconocida, porque para quienes no quieren-pueden dar cobijo en su garaje a más de una moto, pero pretenden compatibilizar la práctica del enduro con el uso diario, esta chica grande vestida de blanco constituye una inmejorable opción.

Sí, ya sabemos que las motos trail, genéricamente hablando, están para eso, para brindar al comprador la posibilidad una utilización mixta. Pero es que aquí no hablamos de un mero y difuso potencial «off road», sino de tener al alcance de la mano diversión endurística de cierto rango.

En efecto, la Husqvarna 701 Enduro reclama con toda razón su derecho a ser reconocida, porque para quienes no quieren-pueden dar cobijo en su garaje a más de una moto, pero pretenden compatibilizar la práctica del enduro con el uso diario, esta chica grande vestida de blanco constituye una inmejorable opción.

Husqvarna 701 Enduro

Como ella misma ha señalado, la 701 vio la luz por vez primera en 2015 y desde entonces no ha sufrido ninguna metamorfosis dramática ni nada por el estilo: meros cambios de detalle, un motor más potente/menos contaminante, y una tangible mejora en las suspensiones. Tampoco necesita mucho más para satisfacer a ese perfil de cliente «monógamo» que hemos esbozado ni adornarse con los gadgets electrónicos tan omnipresentes hoy en las trail más «de asfalto». Sencillamente, ésa no es la idea.

PARTE CICLO HUSQVARNA 701

Aunque su apariencia externa trasluce la simplicidad y talante austero propios de una verdadera enduro, la Husky emplea un moderno bastidor multitubular de tipo Trellis, fabricado por WP y no exento de sofisticación.

El subchasis, de 5,2 kilos de peso, está realizado en poliamida de alta resistencia, albergando el depósito de combustible, lo cual propicia, dicho sea de paso, una sobresaliente estrechez de líneas a la altura de las rodillas del piloto.

Algo menos de 4 kilos pesa el basculante, que trabaja anclado a un sistema de bieletas de decidida geometría «off road» trabajando en conjunto con el amortiguador WP. Mientras que en el tren delantero nos vamos a encontrar con la ahora tan en boga horquilla WP Xplor, con barras de 48mm, un recorrido de 275mm, y un cómodo sistema de reglaje –compresión en la barra izquierda, rebote en la derecha-.

En cuanto al corazón de la 701, decir que se trata de un monocilíndrico cuatro válvulas monoárbol, con doble bujía, resonador de admisión, embrague anti rebote APTC, acelerador sin cable… y una generosa entrega de potencia, 74 CV, que para una moto que se anuncia con 145 kilos en vacío, se traduce en fulgurantes aceleraciones y una velocidad máxima que rebasa los 170 km/h. Así, como suena.

De manera que lo que tenemos aquí es un juguetito que, además de aptitudes para el enduro, esconde un potencial nada desdeñable como eventual moto viajera. No es una maxitrail, no es una bicilíndrica, pero plantearse con ella viajes por carretera –mejor solo que acompañado, porque no hay demasiado espacio para el pasajero- en absoluto resulta descabellado. Y si, subidos a la Husky, se nos acaba esa carretera, siempre podremos continuar viaje por campo mejor que con ninguna otra…

Una lástima, en este sentido, que no se hayan añadido algunos detalles que sin duda podrían hacer de la 701 un modelo «viajero» más confortable, realzando en alguna medida su lado trail. De acuerdo que en el listado de extras disponibles descubriremos elementos como las maletas laterales y su correspondiente estructura de sujeción, los puños calefactables, el soporte para GPS y diferentes modelos de móvil, o la bolsa portaobjetos trasera, todos ellos, idóneos para quienes abrigan la idea de viajar, pero también es cierto que la inclusión como parte de la dotación de serie de una mínima cúpula delantera, una parrilla portabultos, o un asiento más «amigable» obrarían milagros.

 

COMPORTAMIENTO HUSQVARNA 701

Hay motos que, nada más subirte a ellas, te brindan una extraña sensación de familiaridad. La 701 es una de ellas. La posición de conducción resulta comodísima, al igual que las manetas -Magura, la del embrague; Brembo, la del freno- y nos encantan tanto la textura de los puños, como el apoyo que proporcionan los anchos reposapiés y las perfectas formas y dimensiones del pedal de freno. El embrague, pura mantequilla, una delicia, y el manillar, más recto, «más KTM», de lo que marcan nuestras preferencias.

El asiento sube hasta casi el manillar, ofrece un buen agarre, y para desmontarlo echaremos mano de un tirador ubicado en un lateral de la moto, además de soltar dos tetones que lo sujetan por delante a las aletas del radiador.

La Husky, se mire por donde se mire, respira un aire más de enduro que de trail y eso es algo que uno constata de inmediato al comprobar, por ejemplo, la propia dureza del asiento, la austeridad de la instrumentación, o el tacto no excesivamente refinado del cambio –con puntera de goma, por suerte-.

Pero igualmente endurística es la sobresaliente estrechez de líneas de la carrocería, sobre todo, en su parte delantera, más estilizada incluso en el punto de encuentro con nuestras rodillas que la de alguna 125 de puro enduro. Lo que no nos convence en ningún caso es el diseño de la pata de cabra, incómoda de replegar y que, una vez en su sitio, sobresale quizás más de lo deseable.

A los pocos minutos de haber arrancado, ya sabemos dos cosas: una, que, felizmente, la moto no es ruidosa y dos, que corre una barbaridad. La relación peso/potencia obtenida de combinar un conjunto que no va más allá de los 145 kilos con ese motorcito capaz de fraguar en su interior nada menos que 74 CV es poco menos que diabólica y las sensaciones fuertes están aseguradas en pistas, cronos rápidas, y, por descontado, sobre reviradas carreteras sobre asfalto, donde, si nos hemos levantado entusiastas y transmitimos nuestro entusiasmo al giro de la muñeca derecha, las pérdidas de contacto del tren delantero con el suelo serán constantes.

OPINIÓN HUSQVARNA 701 ENDURO

Estamos, en definitiva, ante una moto extraordinariamente divertida, ágil, juguetona… pero que tampoco hace ascos a la conducción amable, sí, la de esos días en los que ya no nos sentimos tan entusiastas o en los que, simplemente, se trata de ir a comprar el pan sin despeinarse. Porque el motor 701, versátil como ha de serlo el de toda verdadera moto multiuso, proporciona también una agradable respuesta en baja y, en un entorno de pacífica utilización urbana, nuestra conducción resultará igual de placentera. Eso, sin pretender, claro, encontrar en él esa finura de respuesta o esa entrega de par que caracteriza a los modernos propulsores bicilíndricos de tantas otras trail, más digamos «de señorito».

No hemos hablado aún de los frenos y hemos hecho mal, porque el material Brembo aquí empleado ofrece una más que remarcable potencia de frenado. Tanta, que cuando por campo pisamos terrenos poco adherentes, conviene andarse con ojo y actuar prudentemente a la hora de aplicar fuerza a la maneta derecha. Y también la respuesta del freno trasero, no menos potente, pero desprovista de la necesaria  progresividad, nos exigirá una cierta cautela o, cuando menos, un mínimo proceso de adaptación por nuestra parte.

Siempre podremos, si las cosas se ponen feas y ello nos hace respirar más tranquilos, valernos del ABS que viene montado de serie, aunque, en condiciones normales, nosotros aconsejamos desconectarlo siempre al abandonar el asfalto, porque cuando interviene, lo hace decididamente, provocando cierta incomodidad.

La suspensión muestra un buen equilibrio general y si en carretera brinda una adecuada sensación de firmeza en el paso por curva y frenadas, a nosotros se nos antojó un pelín dura de compresión para un uso por campo a buen ritmo: en zonas muy bacheadas de circuito no acabamos de sentirnos a gusto hasta que no modificamos los correspondientes reglajes.

Por otro lado, la 701 hace gala de una encomiable estabilidad, que, sin embargo, fuera del asfalto se ve comprometida por el escaso agarre lateral que ofrecen las cubiertas Twinduro de Continental. Cuando la rueda pierde adherencia, lo hace con brusquedad, generando desconfianza. Y del mismo modo, las inercias y esa cierta reticencia a meterse en los giros más cerrados de una crono como lo haría una enduro «normal», te vuelven a recordar que llevas 150 kilos entre las piernas y que dicha circunstancia también impone algunos límites.

Entre eso y el hecho de que la moto disfruta de un limitado radio de giro, conviene tener las cosas muy claras antes de abordar secciones muy técnicas o complicadas, porque el límite que separa la diversión del suplicio es en este sentido muy estrecho. Vamos, que a nadie le seduce la idea de terminar una excursión teniendo que empujar por las piedras esos mencionados kilos…

Poco más podemos deciros. Si sois de los que tenéis una moto para cada cosa, olvidaos. Si, por el contrario, apostáis por la monogamia, por la adquisición de una verdadera «moto para todo», pero con un potencial real para la práctica del enduro, entonces… entonces acordaos de que la Husqvarna 701 ¡existe! Y de que puede ser vuestra por 9.579 euros. Algunos menos de los que, sin ir más lejos, cuesta la enduro «cuatro y medio» de la marca.

Detalles de la moto

Horquilla & frontal

La tan de moda horquilla WP Xplor, con barras de 48 mm., brinda aquí un recorrido de 275 mm. A destacar la estrechez de líneas en la parte delantera de la carrocería y la ausencia de una cúpula que sin duda brindaría un mayor confort en carretera.

Motor

Nada menos que 74 CV salen de este monocilíndrico monoárbol que cubica 692,7 c.c. e incorpora embrague anti rebote APTC. Observad cómo su parte superior queda literalmente engullida por la estructura del bastidor de tipo Trellis.

Agresiva y potente la frenada, que se sustenta en el empleo de componentes Brembo, con un disco delantero de 300 mm. de diámetro y uno trasero de 240. El ABS Bosch se monta en origen y podremos anular su acción actuando sobre un pulsador.

Depósito de combustible

La disposición del depósito de combustible, integrado en el subchasis, es herencia de la época en que Husqvarna perteneció a BMW. En él caben 13 litros, suficientes para un uso «off road» pero justitos para viajar por carretera.

Puesto de mandos

La escueta instrumentación responde al estándar que encontraremos en más de una moto de enduro. Las formas del manillar son muy rectas, mientras que, sin bajarnos de la moto, podremos regular cómodamente la compresión y la extensión de la horquilla.

Motor

Tipo

Monocilíndrico cuatro tiempos


Refrigeración

Líquida


Potencia Máxima

74 CV a 8.000 rpm


Par Máximo

71 Nm a 6.750 rpm


Cambio

6 marchas


Transmisión

Primaria, 36 x 79. Secundaria, 15 x 45


Chasis

Tipo

Trellis en acero. Subchasis en poliamida con depósito de combustible integrado


Suspensiones

Horquilla invertida WP Xplor de 48 mm, multirregulable. Recorrido de 275 mm


Frenos

Delantero

1 disco de 300 mm


Trasero

1 disco de 240 mm


Medidas y pesos

Longitud


Distancia entre ejes

1.504 mm


Altura del asiento

950 mm


Peso (lleno)

145 kg


Capacidad del depósito

13 l


Neumáticos

Continental Twinduro 90/90 x 21 / Continental Twinduro 140/80 x 18


Texto:

Red Rhodes

Fotos:

Rhodes

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #117: Husqvarna renueva sus modelos de Enduro

En este nuevo número de Enduropro probamos la gama completa de Enduro de Husqvarna que viene totalmente renovada en 2020, y analizamos la KTM 500 EXC-F de Enric Francisco, con la que está luchando por el título mundial Junior 2 en EnduroGP. Además, realizamos un curioso cuestionario a los pilotos Top del WESS y entrevistamos al joven piloto Bernat Cortés. También probamos las motos campeonas de España de MX1 y MX2 y repasamos las mejores imágenes de Hixpania 2019.