motocross_vs_enduro

Hacer motocross con una moto de enduro y viceversa

Muchas veces nos hemos hecho esta pregunta, ¿me servirá una moto para poder hacer las dos disciplinas? ¿Qué tal se hace motocross con una moto de enduro? ¿Y al revés? Os resolvemos todas las dudas a continuación.

Autor:
Chema Calleja
Foto:
Archivo
Publicado el 05/05/2020
motocross_vs_enduro

Una de la eternas cuestiones desde que nuestros deportes existen, además de la de 2t o 4T, es esta ¿puedo hacer enduro con una moto de motocross? ¿y al revés?

Y es que es cierto que desde los inicios y hasta hace unos 20 años se practicaba enduro con motos de motocross sin problemas -en algunos paises sigue siendo así-. Muchos de los pilotos adaptaban motos japonesas de cross en su mayoría, para competir o simplemente realizar salidas. En los 80s y 90s era habitual ver como motos de cross con una pequeña preparación copaban las primeras plazas de Nacionales y Mundiales de Enduro.

También era habitual que muchos aficionados adaptaran estas motos para enduro o usasen motos basadas en los modelos de motocross con apenas cambios, como las famosas Honda CRE, Yamaha WR o Suzuki RMX.  Hoy en día las dos disciplinas se han ido separando, los japoneses perdieron parte del interés en el enduro y las motos que ofrecen las marcas son mucho más específicas que antaño. Las marcas europeas como KTM, Husqvarna o Sherco se hicieron con el mercado del enduro y es poco común encontrar motos japonesas punteras en las competiciones en la actualidad, como podría ser el caso de Honda Redmoto, el equipo italiano de sangre oficial.

motocross_vs_enduro

El motocross es otro mundo, y ahí pese a la gran competencia de KTM y  Husqvarna, las marcas japonesas siguen gozando de una gran salud, ganando campeonatos a ambos lados del Atlántico y ofreciendo máquinas de gran calidad. El mercado americano es completamente diferente, y allí está permitido rodar sin matrícula por el campo, por lo que las motos de cross se usan para enduro y cross country habitualmente.

De hecho, los modelos XC que ofrecen muchas marcas, incluidas Yamaha y Honda -como la CRF 450X en la que se basan los modelos Redmoto que tenemos en Europa- son exclusivos del mercado americano. Ofreciendo muchas de las bondades de ambos mundos y siendo motos específicas para ese mercado, con los beneficios de motos de enduro -llanta 18, suspensiones adaptadas…- pero sin el peso extra que exigen las luces o los elementos necesarios para cumplir las estrictas normativas europeas de circulación.

Pero entonces, ¿cuáles son esas diferencias y en qué se notan?

La mayoría de las motos de motocross y de enduro comparten algunos elementos esenciales, como pueden ser el chasis y la carrocería, lo que estéticamente las hace parecer muy similares y parecer que tan sólo las luces son la diferencia. Pero hay multitud de diferencias que no se ven pero que cuando nos subimos a una u otra hacen que se comporten de forma totalmente distinta y nos haga entender para qué están destinadas.

Muchas de esas diferencias se encuentran en el motor. Pese a que ambas motos puedan montar los mismos cárteres y el aspecto exterior sea el mismo, la respuesta es totalmente diferente. Empezando por el sonido, la moto de enduro lleva un sistema de escape más restrictivo que hace que la moto ofrezca un sonido más contenido. Este sistema obviamente limita la potencia con respecto la moto de cross que ya por el hecho de llevar un escape más libre ofrece respuesta más agresiva e instantánea.

En el motor de enduro solemos encontrar un tacto de gas suave, normalmente propiciado por una menor compresión del motor y por un mapeado más suave y progresivo que nos ayuda en trialeras o zonas resbaladizas habituales en enduro. En la de motocross en cambio la respuesta de gas es más agresiva y poderosa, porque en un circuito siempre hay buena tracción y buscamos la aceleración máxima. La moto de motocross ofrece desde el principio mayor potencia, y esto se extiende a todo el rango de revoluciones, siendo más llena, rápida y con más capacidad de estirada que una moto de enduro.

Otra gran diferencia en el motor es la caja de cambios. Los modelos de enduro suelen ser de 6 marchas mientras que los de cross montan 5. El escalonamiento es muy diferente, con la primera mucho más corta en el modelo de enduro, y la quinta y la sexta mucho más largas. Esto hace que tengan diferentes puntos en los que se cambia de marcha en un mismo circuito de motocross, y habrá muchas secciones que con la de Enduro normalmente haremos con una marcha más.

Por el contrario, si hacemos trialeras o zonas de enduro extremo con una moto de cross, notaremos una primera muy larga y un tacto de gas muy agresivo que nos lo pondrá más complicado en estas situaciones, donde además notaremos otra de las grandes diferencias, el embrague.

En las motos de enduro suele ser hidráulico y con muelles más blandos que lo hacen más progresivo y modulable. Así podemos ayudarnos de él en multitud de situaciones que se dan en un enduro. El embrague de motocross, menos en las motos Europeas, suele ser de cable, éste tiene un tacto más directo y muelles más duros que lo hacen ser menos progresivo. El recorrido de la maneta es menor, porque se busca un accionamiento más directo y conseguir transmitir toda la potencia de golpe, en cambio en enduro buscamos un embrague parecido al trial, que nos permita hacerlo patinar para subir escalones y demás obstáculos.

Para finalizar con las diferencias mecánicas no podemos olvidar el sistema de refrigeración. Muchas motos de enduro de hoy en día disponen de electroventilador controlado por un termostato, e incluso vaso de expansión, mientras que las de cross no disponen de ninguno de los dos elementos. Esto en una crono o zonas rápidas no tiene importancia, pero si hacemos zonas extremas con una moto de motocross lo más probable es que consigamos que el anticongelante hierva con mucha facilidad, mientras que la de Enduro activará el electroventilador y el motor se mantendrá más fresco, y si llega hervir, el vaso de expansión recogerá el anticongelante y después lo devuelve al sistema.

El carácter de la moto

Hemos hablado mucho del motor, pero hay otra gran clave que son las suspensiones. Estas determinarán, incluso con mayor importancia, el carácter de nuestra moto y son otra de las grandes diferencias entra las dos disciplinas. A primera vista pueden parecer iguales, pero una vez nos subimos en ellas las diferencias son notables. Un modelo de enduro, standard, ofrece normalmente un tarado mucho más blando que uno de motocross. Comenzando por los muelles de menor dureza, y normalmente montando un setting hidráulico más rápido. Esto hace que la suspensión sea más “esponjosa” absorbiendo todos los pequeños baches y piedras que podemos encontrar sin que la moto pierda la trayectoria.

Por el contrario la moto de motocross ofrece un tarado duro, adaptado para los saltos típicos de la especialidad. Muelles duros para los impactos y un hidráulico más cerrado para los baches grandes y evitar rebotes en los saltos. Esto nos permite saltar con confianza y será más difícil hacer topes en cualquier situación, pero los baches más pequeños se transmiten con mayor intensidad al piloto.

Con estas diferencias, es fácil ver que si saltamos con una moto de enduro lo más fácil es que hagamos topes, y no consigamos ir cómodos tampoco en frenadas o whoops. Además, incluso para aprender a hacer motocross, la moto de enduro es peor en los saltos ya que rebota más en los aterrizajes y nos puede hacer perder el equilibrio más fácilmente.

Por el contrario si hacemos zonas pedregosas con una moto de motocross, nos será muy complicado mantener la dirección recta ya que la suspensión tan dura no absorberá las piedras y éstas nos desviarán la rueda continuamente. El rebote más lento hará que la moto pierda mucha tracción al tomar los baches pequeños y nos será más complicado encontrar tracción en las subidas. Además todos los baches se transmiten al piloto fatigándolo mucho más.

Algunas marcas como KTM disponen del sistema PDS exclusivo para los modelos de Enduro. Este sistema de suspensión trasera elimina las bieletas lo que es una gran ventaja para pasar obstáculos con mayor facilidad. EL PDS se usó hace años en todos los modelos de KTM pero las exigencias del mercado americano que demandaba un sistema de bieletas al final fueron más fuertes que las creencias de los ingenieros, y desde hace años los modelos de motocross y cross country montan bieletas mientras que el PDS se mantiene sólo para Enduro.

Resto de componentes

Hay más componentes que diferencian una moto de otra pero no son tan determinantes. Uno de ellos es la llanta trasera, de 18 pulgadas en los modelos de Enduro y de 19 en los de motocross. Esto es debido a que en enduro se usan menores presiones o mousse y que es habitual encontrar escalones de piedra o cortados que pueden hacer pinchar más fácilmente. La llanta de 18 dispone de mayor balón y con un mousse permite que la cubierta se deforme y ofrezca mayor superficie de tracción, siendo además más difícil pinchar.

Los manillares de las motos de enduro suelen ser más estrechos que los de motocross. Es porque estas motos están pensadas para circular entre árboles y zonas angostas mientras que las de motocross se pueden permitir un poco más de anchura ya que los circuitos son espacios más amplios.

Por lo general las motos de motocross tienen mayor altura del asiento, y una menor altura al suelo. En los circuitos no se encuentran obstáculos tan grandes y no hace falta apoyar los pies en casi ninguna situación.

Por último, el sistema eléctrico es más complejo en la moto de enduro debido a las luces e intermitentes. Hace tiempo había más diferencias pero con la incorporación del arranque eléctrico a la mayoría de motos de motocross, y la batería y todos sus elementos, esta diferencia ya no es tan notable en lo que al peso se refiere.

Entonces, ¿se puede hacer una especialidad con la otra moto?

Depende algo de la moto, sobre todo si ofrece arranque eléctrico o no, pero por norma general hacer enduro o enduro extremo con una moto de motocross es un suplicio. Por el arranque a patada de muchos modelos no tan antiguos, por el embrague, por el sobrecalentamiento, por la primera muy larga y por la mayor altura del asiento. Todo esto nos lo pone bastante más difícil si queremos hacer trialeras complicadas.

Para rodar por caminos o zonas de senda, podemos pasar el día, aunque acabaremos más cansados de usar el embrague en las zonas lentas y asqueados por llevar el motor “fundido” en las zonas rápidas.

Por el contrario hacer motocross con una moto de enduro standard también es complicado. Su motor de cambio cerrado nos pedirá el cambio de marcha en mitad de la curva, las suspensiones serán muy blandas y tendremos que tener mucho cuidado de no fallar en los saltos porque nos haremos daño. Además si llevamos un mousse, seguramente lo hagamos añicos y tengamos que cambiarlo, junto con las bombillas de la moto que puede que se nos fundan y el faro nos lo rompa algún otro piloto de una pedrada.

En estado de serie no disfrutaremos mucho de ninguna de las experiencias. Otra cosa es que adaptemos nuestra moto de una u otra manera para acercarla a la otra especialidad y así conseguir algo más polivalente. Podemos endurecer la suspensión de la moto de enduro o montar un kit de competición que nos mantiene algo de la sensibilidad pero con un endurecimiento más progresivo, que nos permita saltar con seguridad. Eliminar algunos elementos eléctricos, y cambiar el desarrollo final para que la segunda y tercer sea como las de la moto de cross.

A la moto de motocross, si queremos hacer algo de cross country, montaremos llanta trasera de 18 y  también podemos suavizar la suspensión, montando un setting más intermedio y muelles más blandos. Podemos programar un mapa de motor más suave para una entrega más progresiva, y podemos acortar el desarrollo para tener una primera más corta en las zonas lentas. También se podría montar un kit de luces y homologar la moto, pero el coste esto se acerca a los 1500€.

Por lo tanto, si queremos una moto para las dos especialidades tendremos que modificarla. Nunca podremos practicar los dos deportes perfectamente con la misma moto y por eso es que los fabricantes ofrecen motos específicas para ello. Sé que no es fácil tener una moto, como para tener dos, por lo que yo recomiendo hacer la especialidad para la que está destinada la moto que tengamos y poder alternar unos años enduro y otros motocross si se da el caso. Si tenéis suerte y podéis tener las dos, adelante porque disfrutareis a tope ya sea haciendo motocross o enduro, y sin duda notareis las diferencias y cómo cada una nos lo pone más fácil en su terreno.

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Chema Calleja

Fotos:

Archivo

Publicado el 05/05/2020

Últimos podcasts


Carlos Sotelo, CEO y Fundador de la marca de scooter eléctricos Silence

Podcast Ep.7 | Carlos Sotelo: La historia del éxito de los scooter eléctricos Silence

Dani Amatriain

Vídeo Podcast | Diálogos sobre ruedas Ep.12: Dani Amatriain

Diálogos sobre ruedas: 2020, un mundial apasionante

Vídeo Podcast | Diálogos sobre ruedas Ep.11: 2020, un mundial apasionante

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #128: La historia del enduro

En este nuevo número de Enduropro hacemos varios viajes en el tiempo para ver cuáles fueron los orígenes del enduro a principios del siglo XX, la historia de los ISDE y la evolución de las motos de enduro. También podréis descubrir cuáles han sido los mejores pilotos de enduro de la historia, ver como irrumpieron las motos japonesas y cambiaron el mundo del Off Road… Y todo ello acompañado con unos videos de mantenimiento para principiantes en casa y las secciones de equipamiento y Mario Román.