Motos off road con historia: Yamaha 2-Trac

Motos off road con historia: Yamaha 2-Trac

En 2003 tenía preparada la primera moto de serie con dos ruedas motrices y la lanzaría en 2004. Al final todo se quedó en una pequeña producción de una de las motos de enduro más revolucionarias de la historia.
Facebook
Twitter
Whatsapp
Autor:
Juan Solo
Foto:
Yamaha y Deus Italia
Publicado el 07/02/2023
Motos off road con historia: Yamaha 2-Trac

A principios del siglo XXI Yamaha hizo realidad uno de los grandes sueños de los aficionados a las motos de campo. Existían coches con cuatro ruedas motrices pero, ¿por qué no motos con dos ruedas motrices? Si eres aficionado al enduro y te ha tocado remar con las piernas por una larga trialera con poco agarre, seguro que has pensado en ello ¿por qué no empuja mi moto también con la rueda delantera?

Recuerdo que mucho antes que Yamaha lanzase la 2 Trac, acudí a Guadalajara donde un aficionado al trial había llevado la tracción a la rueda delantera a una Gas Gas, mediante unos piñones que se conectaban y desconectaban de la salida de la transmisión primaria con un mando en el manillar. La sensación era muy extraña cuando la rueda delantera ayudaba a subir por terrenos imposibles. Se trataba de un prototipo realizado con mucho esfuerzo por un aficionado a la mecánica y el peso del tren delantero hacía inviable la idea. A esta Gas Gas se la conoció como “la piñones”.

La Yamaha 2 Trac se realizó con la ayuda de Öhlins, que desarrolló un sistema hidráulico que mandaba presión a un motor ubicado en la rueda delantera y la hacía moverse. De hecho, en aquella época, Yamaha era propietaria de Öhlins. Encima de la salida del piñón de primaria de la moto había una bomba hidráulica que se conectaba por tubos flexibles al motor de la rueda delantera, de tal forma que cuando perdía tracción la trasera proporcionalmente se enviaba presión al motor de la delantera compensando la pérdida de tracción.

Motos off road con historia: Yamaha 2-Trac

El sistema debía estar regulado para no sacar al piloto por orejas y se controlaba en función de la pérdida de motricidad para ayudar a la moto a salir de una situación complicada, sólo en este caso porque mientras la rueda trasera estaba traccionando, el delantero se comportaba de una forma convencional.

Mucho antes que la Yamaha 2 Trac se comercializará, Yamaha estuvo probando con sistemas de tracción total, que se sepa, desde 1985. Pero no fue hasta 1998 cuando la prensa pudo ver el primer prototipo montado sobre la base de una YZ250 de motocross. Un año más tarde el invento se llevó a la competición y una Yamaha TT600R con tracción a las dos ruedas tomó la salida en el UAE Desert Challenge y en otras competiciones, pero con resultados muy irregulares.

En 2001 la Yamaha 2 Trac fue presentada internacionalmente y Jean Claude Oliver, presidente de Yamaha Francia y piloto de rallies, se inscribió en el Rallye de Marruecos con una WR426F con este sistema de tracción a las dos ruedas. Oliver acabó quinto y ese mismo año David Fretigne ganó una etapa del Trofeo Andros y sería séptimo en el Enduro de Le Touquet, una de las competiciones más duras del mundo. En 2002 Oliver y Fretigne vuelven al Rallye de Marruecos de nuevo con una 2 Trac y son primero y segundo.

En 2004, previa presentación en el Salón de la Moto de París, la moto pasó a la serie sobre una WR450F en una corta tirada que hoy se ha convertido en objeto de coleccionistas. También ese año Yamaha dio un paso más allá inscribiendo una 2 Track en el Rallye Dakar, con Fretigne a los mandos. El piloto francés obtuvo un séptimo lugar que hacía presagiar una larga vida al sistema 2 Trac.

Pero la moto no tuvo mucho éxito comercial, los cerca de 13.000 euros que costaba no la hicieron demasiado popular; también porque era mucho más pesada (el conjunto sumaba unos 7 kilos) que las motos de enduro convencionales y generaba dudas sobre la fiabilidad del sistema por parte de los aficionados al enduro.

Poco a poco Yamaha fue dejando de hablar de sus motos con tracción a las dos ruedas y la 2 Trac se quedó en el olvido. Una lástima porque todos aquellos que la probaron hablaban maravillas del poder de tracción y de la capacidad de subir por lugares imposibles y trialeras embarradas. Quizás el sistema servía más para los aficionados al enduro con menos habilidades de pilotaje que a pilotos más experimentados… Pero, sinceramente, como aficionados al enduro ¿no os gustaría tener una?

Recientemente Deus Italia hizo una personalización de una Yamaha 2 Trac en un bonito ejercicio de diseño.

Relacionados