Oriol Mena: "en 2016 disparo con la mejor escopeta"

“No sé los cartuchos que me quedan, pero los que me queden los quiero tirar con la mejor escopeta”, Oriol Mena afronta con la ilusión su aventura en el mundial con Honda Red Moto, apoyado por un pequeño equipo de personas de confianza para demostrar de lo que todavía es capaz.

Autor:
Nicki Martínez
Foto:
Nicki Martínez
Publicado el 11/07/2017

En muchas ocasiones en la simplicidad radica la clave del éxito. O mejor dicho el resultado. Tras ver como se cerraban ante si algunas puertas, Oriol Mena ha optado por una fórmula más simple. Apostar por un ‘petit comité’, personas de confianza en carrera, y como no, por una buena moto. Una suma de elementos que, por su calidad, debe reflejarse en el resultado. Entrevistamos al piloto de Canyamars para que nos cuente su fichaje por Honda Red Moto y sus sensaciones de cara a esta temporada.

La temporada pasada fue dura para ti, ¿hay la luz al final del túnel?

“El año pasado fue un año muy complicado a nivel psicológico para mí. Sufrí varios problemas personales que no voy a entrar a detallar que acabaron por afectar mucho a mi rendimiento. Y la verdad es que, a mitad de julio, Albert Guerrero fue mi salvación. Nos conocíamos desde hace mucho tiempo y somos amigos, pero la verdad es que yo estaba totalmente hundido y eso se reflejaba en mis resultados, en las carreras... y él fue quien me ayudó. Hablamos sobre ello y empezamos a entrenar juntos. Recuperé la motivación y completé una recta final de temporada muy buena, terminando con un podio en Francia, en ambas jornadas, y llegando a Igualada, a la última prueba del nacional, con opciones al título, aunque Jaume Betriu ya lo tuviera casi todo de cara. El primer día sufrí un problema y se escaparon todas opciones, pero el segundo volví a estar en el cajón del podio, que al fin y al cabo era lo importante para recuperar las buenas sensaciones”.

Y llegado el momento, tocó lo de siempre, empezar a pensar en la siguiente temporada. En qué equipo ibas a hacerlo y en qué condiciones, ¿no?

“Barajemos las opciones que teníamos para estar en el mundial y el nacional como nosotros queríamos. La verdad es que la situación actual del enduro es muy difícil. Todos tenemos problemas, y eso se ha podido ver con pilotos de altísimo nivel como Aigar Leok o Matti Seistola, que han dejado el mundial. Méo y Pela se han ido a los raids, y si lo han hecho también es por algo. Creo que el enduro está pasando por  momentos críticos.”

Vaya, qué las cosas no estaba nada fáciles... 

“No, y debido a mi rendimiento del pasado año, tampoco es que las marcas se fijarán demasiado en mí.”

Sin embargo estabas en Beta, ¿el fichaje de Salvini por ellos tuvo algo que ver con tu adiós?

“No, ellos ya habían firmado antes de Francia y tenían claro, desde el mes de septiembre, que no contarían conmigo para la próxima temporada. No tenía cabida en aquel equipo, y si la hubiera tenido habría sido con calzador. Así que la única esperanza que me quedaba para seguir allí era que el importador español, presionara para contar con un piloto suyo dentro del equipo. Beta Trueba hizo todo lo posible para que estuviera allí y por defender sus colores, porque obviamente le interesaba contar conmigo aquí en España. Tengo que decir que toda la familia Trueba se ha portado de forma increíblemente buena conmigo durante los dos años que he estado con ellos y no tengo más que palabras de agradecimiento para ellos, porque me lo han dado todo y se han portado muy bien conmigo como personas, pero a pesar de mi estima hacia ellos, creí que la forma de ir al mundial no era la adecuada para mí, ya que tenía que montar el equipo yo, con mis medios y era muy complicado salir a competir con unas mínimas condiciones que creía necesarias para estar en el mundial.”

Y entonces llegó el momento de decidir, o cara o cruz...

 “Hablé con Albert y me dijo que confiaba completamente en las Honda, que había corrido con ellas en los noventa y que iban fantásticamente bien. De hecho, creo que él había pasado por una situación algo parecida a la mía y fue cuando decidió apostar por las Honda y cuando logró sus mejores resultados. Así que, a mí, como tenía que empezar de cero, tanto me daba hacerlo con una marca que con otra. También es cierto que llamé a algunas puertas. Y que me escucharon y que se me hicieron ofertas, por lo cual les estoy muy agradecido, pero finalmente decidimos que la mejora opción para nosotros era Honda, a nivel de moto, a nivel de mecánica y a nivel de estructura en el mundial. Todo encajó a pesar de que, como he dicho, la situación era complicada, estuviera en el equipo que estuviera. No sabía los cartuchos que me quedan, pero los pocos que me quedan los quería tirar con la mejor escopeta. Fui a Italia. Probé la moto. Me gustó. Y a partir de aquí nos hemos adentrado en esta aventura conjunta con Honda, tanto en el mundial como en el nacional.”

Explícanos cómo será eso en el mundial.

“A nivel de internacional, competiré bajo la estructura de Red Moto, ellos son quienes homologan las Honda de enduro. Aquí en España, su importador es Honda Impala, que está en Barcelona con Xavi Arenas. En el mundial recibiré toda la ayuda y la sistencia de Honda Red Moto, como piloto ‘satélite’, ya que no soy un piloto 100% oficial debido a que todo fue a última hora, y mi ropa es distinta, y para evitar malentendidos estaré junto al camión, bajo una de sus carpas, y con una moto totalmente oficial. De hecho hemos hecho las pruebas y los tests de suspensiones y de motor igual que todos. Díriamos que soy un piloto oficial aunque no esté bajo el mismo camión.

¿Y en España?

“En cambio, aquí en España, he recibido la ayuda de Honda Impala y lógicamente de Honda España, con Albert Cavero y Xavi Arenas como principales implicados en este proyecto. Les estoy muy agradecido porque me han apoyado desde el primer momento. Llevaremos una estructura propia. Con mi furgoneta, mi caravana y montando dos carpas de 3x3. Albert Guerrero es quien lleva toda la gestión del equipo, es como mi manager. Viene a todas las carreras. Es mi mano derecha y confío plenamente en él. Y uno de sus ‘discípulos’, Oriol Tort también se ha convertido en una pieza clave para mí. Es mi mochilero, mi mecánico y quien se cuida de todo. Es un equipo muy pequeño. Modesto. Familiar.”

Como un ‘petit comité’

“Sí, hay veces no necesitas veinte personas para estar pendientes de ti, con sólo cuatro personas y que todos sepamos qué nos toca hacer a cada uno ya puedes ganar. De hecho lo hemos demostrado. Estamos delante en el campeonato de España y aún quedan muchísimas carreras. La motivación y las ganas de hacerlo bien, nos han llevado a conseguir una segunda posición en Antas y lo mismo en Cañamero, donde a pesar del problema que tuvimos en la recta final de carrera, en la que perdimos potencia en nuestro motor, acabamos terceros Scratch. Y eso ya no es fruto de una coincidencia. Que, tanto en la primera como en la segunda pruebas estuvieramos delante, luchando por la victoria, no es ninguna casualidad. Significa que estamos haciendo las cosas bien. Estamos entrenando muchísimo junto con Albert, y también con Kirian Mirabet, y creo que vamos por el buen camino. Estamos en buen momento, tanto a nivel físico como psicológico, y creo que puedo confesar que a nivel emocional este es uno de los mejores momentos de mi carrera deportiva.”

En Antas, en la primera prueba, ya nos comentaste: “¡Ojalá esta moto y yo nos hubiéramos conocido antes!”

“Sí, ¡es una moto increíble! Parte sobre una base de motocross, con unas suspensiones oficiales Showa, delante y detrás, y con un motor adaptado al enduro, con unos cigüeñales algo más pesados, con la culata un poco más trabajada y el pistón algo más descomprimido, y también con un embrague hidráulico para no perder el tacto... Y es cierto, ojalá la hubiera conocido antes. Es una moto, en conjunto increíble en todos sus aspectos: chasis, suspensión, frenos... Es genial. Es la moto con la que mi conducción puede ser más relajada, que te permite más errores. Va un poco al revés de todas las demás, cuando el terreno está más roto es cuando más caña te pide y cuando mejor se desenvuelve. Y eso es muy importante, sobre todo en la recta final de las carreras, porque es cuando casi todo el mundo baja el rendimiento y cuando nosotros ahora podemos subirlo. Estoy muy contento. Creo que hemos acertado con nuestra decisición.”

Sí, pero para poder dar el máximo a final de carrera hay que estar muy bien preparado a nivel físico y, por lo que sabemos, este año has empezado a trabajar en ese apecto con el CAR, el Centro de Alto de Rendimiento Deportivo de Sant Cugat del Vallès.

“Sí, gracias al Consell Català de l’Esport y al Consejo Superior de Deportes he recibido una beca para poder entrenar de manera integra en el CAR de Sant Cugat, por lo que estoy muy agradecido. Cuento con Pep Font como máximo responsable en el apartado psicológico, es un conocido en el mundo del motor, sobre todo por los dakarianos. Es un gran profesional. También estoy con Lluis Capdevila, otro conocido preparador físico que ha trabajado con Nani Roma, Lucas Cruz... Ellos son los que se encargan de llevar todas mis pautas de entrenamiento. Hemos hecho un trabajo excelente a nivel físico, empezamos justo a principios de año, entrenando muy fuerte en enero y febrero porque, a pesar de que aún no tenía moto, quería estar al 100% para aprovechar la oportunidad cuando la tuviéramos. Y tampoco hemos dejado de trabajar a nivel psicológico y mental. Estoy muy contento con todo ello. La verdad es que, hasta ahora, desconocía esta manera de funcionar. Ahora es como si todos los astros se hubieran alienado. Buena moto, buena preparación física y mental. Dietista. Fisioterapia... y una estructura con Albert, con Oriol y con mi padre, privada, pero donde tú decides cómo quieres hacer las cosas y qué es lo que realmente quieres hacer. El detonante para hacerlo bien. Y eso a nivel emocional, también influye mucho.”

Parece que por fin, en el CAR de Sant Cugat, se han puesto las pilas en cuanto a la preparación de los deportistas del ‘mundo del motor’.

“Sí, creo que han dado un golpe de timón y en eso es Pep Font quien se ha involucrado un poco más, quien se ha puesto al frente. También es cierto que quizás, las instituciones federativas en este aspecto no han estado a la altura, posiblemente porque lo desconocían... Es un centro superapto, positivo para cualquier tipo de deportista. Y tal y como antes os he comentado que ojalá hubiera conocido antes esta Honda, del mismo modo os digo que ojalá hubiera conocido antes el CAR de Sant Cugat.  Pero tampoco hay que darle más vueltas, ha llegado ahora y ha llegado en un buen momento como este, así que hay que aprovecharlo, por lo que estoy superagradecido a Pep, a Lluis, a Saioa, a Piero y a todos los que forman parte de él, a todos los que aportan su granito de arena para que todo salga bien.”

¿Y cómo pinta ahora todo eso de cara al nacional y el mundial?

“Intentamos ir carrera a carrera, estar lo mejor posible cada fin de semana. No quiero pensar en la siguiente carrera estando en esta, cuando todavía restan dos o tres semanas por delante... Quizás a veces sea inevitable, pero mi meta es estar lo mejor posible en cada carrera. Quiero luchar por ganar el campeonato de España absoluto, quiero hacerlo también en mi categoría, E2. Sabemos que es un reto difícil y que hay rivales muy consistentes, pero creo que a veces nos fijamos demasiado en lo que hacen los demás y muy poco en lo que hacemos nosotros. Creo que ha llegado el momento de fijarnos en lo que yo hago y dejar de lado lo que hagan los demás. Una vez estás convencido de ello, si sale bien o mal ya es una cosa que no depende de mí, pero si que he podido decidir cómo quería hacerla.”

De momento, los resultados te dan la razón.

“Las dos primeras carreras han ido bien. Dos segundos puestos en E2, un segundo y un tercero en la Scratch... No estoy en posición de decirlo, porque no se puede decir hasta que se detiene el crono, pero quizás si en Cañamero no hubiéramos tenido los problemas de motor que sufrimos, posiblemente podríamos haber ganado la Scratch. Lo importante es que ya no te sacan 30 segundos o más a final del día, es un tercer puesto Scracth a sólo once segundos  y con problemas mecánicos, y en unas especiales donde se notaba si tenías motor o no lo tenías... Por eso sacó conclusiones positivas de este inicio de temporada. Todavía quedan muchos puntos en juego. Estoy contento y, como he dicho, quiero seguir trabajando para ser el número 1 a nivel nacional, tanto en la Scratch como en E2.”

¿Y en el mundial?

“En el mundial, pues casi lo mismo. Si miras la lista de inscritos de mi categoría, en la que hay diez grandes pilotos y piensas: ‘Voy a hacer el once’, no tendría sentido estar allí. Tienes que salir a hacer lo que tú sabes hacer. ¿Por qué no puedo acabar tercero?. ¿O por qué no puedo ganar? Son cosas ante las que, hasta ahora, quizás me había empequeñecido. Quizás no creía lo suficiente en mis posibilidades. Ahora tampoco es que me lo crea ni mucho ni poco, sólo que hago las cosas como las sé hacer y los resultados son acordes con lo que que tienen que ser. Tu no haces los tiempos, los consigues después de haber hecho una serie de cosas bien hechas. Por eso en el mundial me gustaría intentar luchar por estar entre los tres primeros. Y si no puede ser, pues que sea otro, que sea el lugar que me toca, pero sabiendo que hemos hecho las cosas bien hechas.

 

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Nicki Martínez

Fotos:

Nicki Martínez

Publicado el 11/07/2017

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #131: Gama Fantic 2021, Cross y Enduro al límite

En el número 131 de EnduroPro probamos la nueva Gama Fantic 2021 de Cross y Enduro y llevamos al límite la Triumph Tiger 900 Rally Pro. Siempre protegidos, esta vez con las Botas SD-BA4 Touring, con las que pisamos bien fuerte mientras recorremos la Historia de la ya mítica Honda CRF y nos sorprendemos con las hazañas de un yankee: Brad Lackey. Además, apuntamos bien alto en la sección Hard Zone y viajamos Al Extremo con Mario Román, todo sin dejar de prepararnos con los ejercicios de Powering OffRoad.