Importancia del freno trasero en moto

El freno trasero en moto, ese gran olvidado, debe ser y va a ser, a partir de ahora, tu gran aliado. Usarlo bien te aportará más seguridad, mejores frenadas y un control superior de la moto.

Autor:
Álvaro Guardia
Foto:
Archivo
Publicado el 12/05/2017

El freno trasero en moto es tan importante como el delantero, o casi más si conoces las consecuencias y ventajas que supone un uso acertado y conciso del mismo. El freno delantero es más eficaz, más eficiente incluso, más potente, más óptimo etc … pero su uso unitario conlleva arriesgadas consecuencias.

El freno trasero si bien no es tan efectivo como el delantero para detener la moto en pocos metros, dispone de otras virtudes. Podríamos decir incluso que el freno delantero ofrece virtudes más activas y el freno trasero virtudes más pasivas que ahora detallamos.

Mejor frenada 

¿Si quieres frenar en pocos metros... qué freno debes usar primero? La mayoría de los usuarios de moto afirmarán que el delantero, pero no. Para lograr una frenada más efectiva debemos empezar frenando con el trasero e inmediatamente después con el delantero. De esta forma se hundirá la zaga de la moto y al accionar el freno delantero lograremos que ambas ruedas contribuyan a detener la moto, y lograremos una deceleración óptima. Evitaremos también un derrape anticipado o que se levante la rueda trasera. Es una noción báisca que siempre se imparte en los cursos de conducción segura

 

Aplicaciones sobre la conducción

Una de las principales diferencias del freno trasero y del freno delantero es que el freno delantero ayuda a detener la moto, y el freno trasero ayuda a manejar la moto mientras frenas. Es aquí donde vamos a recordar una serie de apuntes que pueden ayudarnos en nuestra próxima rodada o en nuestras salidas rutinarias por carretera.

El freno trasero nos ayuda principalmente en situaciones donde la moto está inclinada, esto es, girando, situación donde el freno delantero se comporta de forma radicalmente opuesta: dificultándonos.

¿Cuántas veces hemos accionado el freno delantero en curva y la moto inmediatamente se ha levantado y ha tendido a irse fuera?
Esto se debe al equilibrio de pesos móviles y masa suspendida de la moto, o en otras palabras, el reparto de pesos variable en función de la inercia, ya sea al acelerar o al decelerar. La cosa se complica cuando a esta ecuación, añadimos la variante inclinación. Al entrar esta nueva interacción, los pesos móviles de la moto interfieren directamente. Resumiendo, cuando vamos tumbados, de forma estable, y estamos bien posicionados, la moto se mantiene neutra, facilitando el viraje, pero si accionamos el freno delantero, estamos creando una inercia en deceleración que transfiere peso al tren delantero, variando el trabajo de la suspensión delantera, su recorrido y, por tanto, la geometría de la moto. Lo más importante es que cambiamos también el balance de pesos. La moto al ser más “pesada” de delante, varía la geometría dinámica, y pierde todas las capacidades de giro, por eso siempre “se nos ha ido la moto al exterior” al frenar. Es en estos casos donde entra el freno trasero.

El freno trasero, a diferencia del delantero, no traspasa tanto peso delante, por lo que no varía su reparto de pesos, o no de forma que altere considerablemente su geometría. Además, facilita la entrada en curva. Ya no solo se trata de la estabilidad dentro de la misma, sino la aproximación y entrada se ven afectadas para bien con el buen uso del freno trasero.

Aquí ya entra en juego por dónde estamos conduciendo y a qué ritmo. Si estamos rodando en circuito, evidentemente debemos priorizar el freno delantero, pero si estamos circulando por carretera abierta, debe tratarse de una combinación entre el freno delantero y el trasero, o incluso si nuestra técnica nos lo permite y vamos a un ritmo adecuado, se puede circular usando más el freno trasero y ayudándose del freno motor cuando necesario. El uso de freno trasero en la entrada a curva, usado con tacto, nos permite poder seguir frenando mientras iniciamos la inclinación, evitando el típico cabeceo, que muchas veces solemos acusar a un mal diseño de la moto, cuando muy probablemente seamos nosotros que abusamos del freno delantero mientras entramos en curva. Esto es algo que no se debe hacer, ya que además de provocar muchas caídas por un sobre-estrés del neumático delantero, desencadena un desgaste irregular del propio neumático, originando el clásico “escalón” que tanto nos molesta pasados muchos kilómetros. Es por tanto que debemos acostumbrarnos a no depender única y exclusivamente del freno delantero, e interiorizar el uso del freno trasero, para así poder comprender sus ventajas.

Timonea tu moto

El freno trasero va a ser tu mejor aliado una vez aprendas a dominarlo, es la mejor solución para cuando entras “colado” en una curva, te ayudará a desarrollar una conducción mucho más serena y por tanto efectiva, y te permitirá tumbar la moto en la entrada sin esfuerzo al mismo tiempo que reduces la velocidad. También irás interpretando mejor el balance de la moto gracias al uso continuado del mismo, y además evitarás el vicio de acudir de forma inmediata al freno delantero cuando estés en plena inclinada, ya que eso supondrá una caída muy probable o una salida de trayectoria. Una vez domines el freno trasero, verás como te permite “timonear” la moto tanto en frenadas, como incluso en aceleraciones (esta técnica fue llevado a su máximo exponente por el piloto de MotoGP Casey Stoner), pudiendo funcionar como un limitador de seguridad o un propio pseudo control de tracción personal.

Lo mejor no acaba aquí, ya que otra de las ventajas que supone, y que hemos mencionado superficialmente en el párrafo anterior, es el desgaste de los neumáticos. El buen uso del freno trasero evita el desgaste irregular y escalonado del neumático delantero, y además, aunque de manera más simbólica, se “triangula” el neumático trasero, evitando el típico desgaste de “rueda cuadrada”.

Por supuesto, es de gran obviedad, que hay que aprender a desarrollar la sensibilidad necesaria y conocer bien nuestra bomba de freno trasero, ya que si presionamos demasiado, podemos también una caída por un derrape inesperado, culpa de un exceso de frenada trasera.

Como último dato, añadimos, que también ayudará a nuestra cartera, debido que siempre se gastan bastante antes (y en algunos casos muy rápido) las pastillas delanteras que las traseras, siendo estas últimas más baratas por norma general. Por tanto, reducimos gasto de pastilla delantera por pastilla trasera.

Texto:

Álvaro Guardia

Fotos:

Archivo

Lo más visto

Ya está disponible el número 83 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Slider CSS - An automatic Slider only with CSS

Número #83: Novedades motos 2018

Te mostramos todas novedades del Salón de Milán, las motos que llegan en 2018. Probamos la nueva Ducati SuperSport S y la Kawasaki Versys 300X, repasamos las claves del título de Marc Márquez y la vida de Mike Hailwood. En off road entrevistamos al flamante campeón del mundo de enduro Josep García.