¿Dos o cuatro tiempos? Da igual: mejora tu moto con un escape

¿Dos o cuatro tiempos? Da igual: mejora tu moto con un escape

Da igual si tu moto de enduro o motocross tiene motor de dos o cuatro tiempos: con un escape podrás mejorarla a todos los niveles. Rendimiento, respuesta, peso y estética.

Autor:
EnduroPro
Foto:
EnduroPro
Publicado el 23/12/2021
¿Dos o cuatro tiempos? Da igual: mejora tu moto con un escape

La influencia de los escapes en los motores dos tiempos es bien conocida y sigue estando totalmente al día. Un escape con una bufanda diferente, con diferente diámetro y longitud del cono y contracono que exponen a la salida del cilindro, podrá extraer mejores bajos o más potencia máxima del mismo motor, con algunos ajustes en la carburación (o inyección). Y el uso de materiales y construcción más sofisticada permite conseguir mejor rendimiento y  un nivel sonoro más discreto.

Los motores de cuatro tiempos son menos críticos con el escape, puesto que la distribución y encendido están definidas mecánicamente en el propio motor, pero también un escape puede optimizar ese diseño y mejorar la respuesta o la estirada. Hay ejemplos de escapes como el de Yoshimura para la Honda CRF450R que permite dejar más recogidos los silenciosos, dejándolos menos expuestos, y cuyo desarrollo mano a mano con la marca los sitúa como una opción de "upgrade" prácticamente oficial, muy clara.

Y por supuesto en ambos casos, con motor de dos o cuatro tiempos, hay más factores que pueden decidirnos a cambiar de escape: aparte de la misma necesidad (por un golpe, desgaste o suciedad), está la ganancia estética o en peso, a veces nada despreciable sobre todo frente al escape original. Y el sonido, porque con dos o cuatro tiempos, algunos escapes consiguen no sólo sonar mejor que los originales sino incluso ser más discretos.

¿Dos o cuatro tiempos? Da igual: mejora tu moto con un escape

Cómo cambiar el escape

Ahora que tenemos claro las ventajas que tiene cambiar el escape de nuestra moto de enduro o motocross... ¿cómo lo hacemos? Pues a pesar de la importancia de esta pieza, realmente es de las más sencillas de cambiar y es una operación que podemos realizar sin necesitar mucha herramienta ni conocimientos. 

Conviene fijarse previamente cómo está sujeto el escape originalmente en la salida de la culata (cuatro tiempos) o cilindro (dos tiempos). Es decir qué tipo de fijación (tuercas o muelles) y qué tipo de junta se usa, y lo mismo para los posibles empalmes entre colectores o bufanda y silenciosos. Y comprobar si el nuevo escape trae esas piezas o tendremos que aprovechar las que llevamos montadas (en cuyo caso si no están bien habrá que aprovechar para montarlas nuevas).

Una tuerca de escape soporta mucha temperatura y lleva un sistema antibloqueo que puede soltarse a partir del segundo montaje, y los muelles también pueden partirse o perder fuerza con la temperatura y los cambios. Por otra parte, también debemos comprobar que disponemos de las herramientas necesarias para los anclajes de escape y silencioso(s), y las piezas que pueda ser necesario desmontar para cambiarlos (placas laterales típicamente).

Con todo listo para evitar sorpresas, bastará ir soltando el escape montado hasta retirarlo. Si no vamos a montar inmediatamente el nuevo, es bueno proteger (tapar con papel o un trapo) la salida del cilindro o culata, no vaya a colarse algún elemento extraño dentro del motor... Después, en secuencia inversa, montaremos el escape nuevo, aprovechando para usar algo de silicona en alguna junta que no nos ofrezca confianza total (evitamos fugas y suciedad después). Nos quedará comprobar las recomendaciones del fabricante para la carburación o inyección de nuestra moto, aprovechando si es el caso sus posibles curvas o programación, y... ¡a rodar para sacarle partido!.

Relacionados

Texto:

EnduroPro

Fotos:

EnduroPro

Publicado el 23/12/2021