II Classic Raid TT/Trail de Claravalls: Sabor a otros tiempos

Por segundo año consecutivo, cuarenta motos anteriores al año 2000 se reunieron en Claravalls (Lleida) para disfrutar de una prueba no competitiva y buena compañía.

II Classic Raid TT/Trail de Claravalls: Sabor a otros tiempos
Facebook
Twitter
Whatsapp
Redaccion EnduroPro
EnduroPro
Foto
Xavier Pladellorens

fecha19/05/2023


Un total de 41 motos de enduro y trail completaron una ruta de poco más de sesenta kilómetros por una pista en buen estado mediante road-book o bien de papel, como antaño, o a través de una app. Sin crono, todos lo participantes con motos hasta el año 2000 disfrutaron de una jornada que quieren repetir.

II Classic Raid TT/Trail de Claravalls: Sabor a otros tiempos

Unas Ossa que llegaron desde La Cerdanya, junto a una BMW inspirada en las GS Six Days. Gilera, Montesa Enduro, Honda XR, Yamaha Ténéré. Alguna exótica como la Factory Desert. Yamaha XT, Honda Dominator, Montesa Texas, Africa Twin. Un total de 41 motocicletas pilotadas por usuarios que simplemente iban a pasarlo bien, entre los que no faltaron los Amotericos de Zaragoza, que cada año son más numerosos.

Sin estrés

A pesar de que algunos de ellos tuvieron dificultades para encontrar el camino correcto, el Classic Raid TT/Trail volvió a gustar a sus participantes. Pero aquí el crono no cuenta, y eso permitió a todo el mundo tomarse la experiencia a su aire. La salida fue entre las 9 h y las 10 h y llegada sobre las 15 h, aunque algunos lo hicieron más tarde. Unos marcaron la diferencia interpretando el road-book sin errores y con muy buen ritmo. Otros se pararon a desayunar o mirar el paisaje antes de repostar. Un grupo se perdió y apareció en dirección contraria... Pero todos lo pasaron genial.

Y es que cada uno va a su ritmo. Solo, en grupo o por parejas, todos descubrieron un territorio desconocido, solitario, donde los contrastes a nadie dejaron indiferente. Una comarca agrícola donde se respira paz, escenario de la ruta del Císter o del Camino de Santiago, regada por el Canal de L´Urgell, rodeada de plantaciones de árboles frutales y de gran riqueza cultural.

La prueba finalizó en el castillo medieval Claravalls, centro neurálgico de la prueba, donde como no podía ser de otra forma hubo la tradicional botifarrada en el local social, servicio de bar, venta de camisetas y sorteos de By City y Motorex, colaboradores de la prueba, además de Clice, que refleja su filosofía, al apoyar una prueba que se está ganando apasionados a las motos con sabor a otros tiempos.