Prueba Rieju MR 300 Six Days: La moto del jefe

Probamos la nueva Rieju MR 300 Six Days propiedad de nuestro jefe de pruebas. La moto particular que usa habitualmente tras su lesión ha sido adaptada y mejorada a su gusto

Autor:
Chema Calleja
Foto:
Lluís Llurba
Publicado el 03/02/2022

Lo mejor de la moto

Suspensiones
Suavidad de motor
Equipamiento

Lo peor de la moto

Vibraciones
Muy Racing para mi estado de forma
Piña de luces

Rieju es la última marca española de motos de Enduro que queda. Tras una larga lista de nombres como Bultaco, Ossa, Montesa y la más última Gas Gas que fueron compradas por marcas extranjeras, Rieju es la última de una estirpe en extinción. La marca siempre ha pertenecido a las familias Riera y Juanola, de ahí su nombre, ha aguantado durante casi 80 años en el competitivo mercado de la moto.

El modelo MR que se reestrenó en 2020 (ya hubo una MR 80 en los años 90, que muchos recordaréis) ahora se ofrece en la versión Six Days como otras marcas, cargado de extras. La MR ya de por sí era una de las motos más equipadas del mercado y la que tiene el mejor precio de todas las motos “serias” de enduro. Ahora, la Six days lleva una gran cantidad de extras y piezas derivadas del equipo de competición que la hacen una verdadera moto profesional al alcance de todos.

La lista es muy larga, comenzando por las ruedas con neumáticos Michelin, llantas Goldspeed y discos NG de 270mm y 240mm en ambos ejes. Los frenos Nissin son un elemento de calidad de esta moto, y pese a que la bomba de freno delantera es un modelo de los años 90, la moto se detiene con mucha efectividad.

Las suspensiones Kayaba en ambos ejes son seña de identidad de esta moto desde su nacimiento con nombre Gas Gas. La horquilla AOS es de las mejores que se pueden comprar y en este modelo viene además con barras con tratamiento antifricción, tapones en rojo y montadas en unas espectaculares tijas Xtrig ROCS. El amortiguador es de tres vías y los settings finales a todas las suspensiones se los han dado en Technical touch en Holanda.

Además, viene equipada con multitud de protecciones como la tapa de embrague, el cubrecárter completo hasta las bieletas o los cubremanetas. El puesto de conducción monta una funda de asiento escalonada, y unas estriberas S3 Hard Rock, todos elementos de mucha calidad.

A gusto del consumidor

Pero os recordamos que esta moto es mi moto privada, por lo que he hecho algunas modificaciones para dejarla completamente a mi gusto y adaptarla para que sea más cómoda, sobre todo en las manos, ya que sufrí una grave lesión en ambas muñecas.

Lo primero fue elegir la moto. Tras haber tenido una Gas Gas en 2019 y haber quedado contento con la moto me propuse repetir de moto pero en este caso con la marca Rieju. Esta moto me gusta por su carácter racing, sobre todo en cuanto a suspensiones y frenos. Las Kayaba son mis suspensiones favoritas y en este modelo llevan un setting intermedio entre una moto habitual de Enduro y una de cross. Para mi es algo positivo pero puede que a los endureros más clásicos esto no os convenza. Pero tras mi lesión no puedo permitirme hacer Enduro sobre todo por piedras con unas suspensiones así sin que se me resientan las muñecas.

Prueba Rieju MR 300 Six Days: La moto del jefe

Por ello, intenté encontrar una forma de mantener ese comportamiento de moto pero con algo que me hiciera más cómodo el pilotaje y evitase los golpes más grandes. Ahí me acordé de que hace tiempo había probado un manillar Fasst, americano y diseñado para quads, pero montando en una YZF de un amigo. La sensación era increíble, saltabas al plano haciendo mx y no se notaba el golpe en las muñecas. Esto lo dejé olvidado y nunca más pensé en ello hasta ahora. Este manillar dispone de unos silent blocks que permiten que las puntas flexen, y así absorben los impactos. He montado las gomas amarillas que son las intermedias y ya se nota mucho, pero no descarto montar las más blandas porque encima de ella no se nota nada.

Para completar el conjunto he montado el manillar en unas torretas PHDS de Xtrig que no vienen de serie en la moto y añaden otro juego de silent blocks para absorber las vibraciones y mayor comodidad. Los puños son unos Renthal soft pero tengo pensado montar otros más blandos y absorbentes, como los Pro Taper  pillow grip.

Este conjunto realmente funciona y me permite sujetar la moto con más facilidad, sobre todo en baches cortados. Cuando hay regueras de agua, raíces o piedras de punta es casi milagroso el efecto que hace este manillar. que además te quita muchos de esos sustos y latigazos típicos del offroad .

Otra modificación es la bufanda de escape. Esta moto de serie monta un precioso escape de conos en acabado raw, pero yo he montado el FMF del modelo PRO. No es tan espectacular a la vista pero el FMF es más resistente a los golpes y como no me gusta llevar protector de escape, porque vibra mucho y sobrecalienta la moto, esta era la mejor solución. Además ofrece una respuesta un poco más llena en bajos y más lineal que el de conos, que ofrece una más estirada.

El carburador es otro de los cambios de importancia de esta moto. Monta un Smartcarb CS2, un carburador que ya probamos en esta revista y que está muy de moda entre los restauradores de motos de 2 tiempos. El Smartcarb funciona mediante una aguja hueca y  un venturi, por lo que no lleva chiclés. Así no hace falta ajustarlos y con tan solo subir y bajar la aguja conseguimos la carburación adecuada. Una vez la hemos alcanzado, el carburador se autoajusta solo aunque la presión o la temperatura varíen. Más allá del funcionamiento técnico, las sensaciones encima de la moto son deliciosas. La respuesta es muy lineal sin saltos ni baches, pero llena y contundente. Es como una inyección pero sin perder la explosividad del carburador que tanto nos gusta a los más veteranos. Además con él la autonomía mejora mucho, entre un 30 y un 50% dependiendo del uso, ya que el Smartcarb no tiene sobrantes y no tira gasolina con los baches.

El último cambio técnico ha sido el neumático trasero. Mota un Mitas 454 de cross country con un mousse Rise Mousse de hard enduro. Esta combinación es para mi una de las mejores para subir por zonas resbaladizas o piedras. El Mitas doble raya de cross tiene un taco más grande que el de enduro, lo que lo hace más duradero y con mayor agarre. Esto, unido al mouse de “bolas” que se deforma para ajustarse al terreno, hace que la moto suba con facilidad por paredes y consiga tracción donde parece que no la hay. Estando recién operado no puedo permitirme otra caída, por lo que con este combo subo con mayor seguridad por casi cualquier sitio que a mis compis de ruta se les ocurra para ponerme a prueba.

Para poner la guinda al pastel he cambiado la decoración por una estilo retro creada por Imperium Mx. Además he montado unos protectores del chasis en negro, más discretos que los rojos de serie.

¿Qué mejoraría?

Una moto siempre está en evolución y nuestra cabeza no para de pensar en qué cambiarla o cómo mejorarla. Tras probar la moto varios días en salidas y alternarla con otras de otras marcas he creado una idea más amplia de mi moto y de lo que podría mejorar, y también en qué punto estoy con mis manos. En general estoy muy contento con la moto y su rendimiento, pero me he dado cuenta que aún no tengo fuerza y necesito una moto un poco más light para mi estado de forma. La suspensión pese a montar el manillar la ablandaré un poco, montando muelles más blandos en la horquilla y quitando un poco de precarga en el amortiguador. Los frenos son potentísimos, quizá demasiado para mi velocidad actual. Por lo que he pensado montar un disco de un modelo standard frente al NG que tiene mucha mordiente y en algunos casos me es complicado dosificar la frenada. Unos puños más blandos como ya he mencionado serían la última modificación para tener la moto cien por cien a mi gusto. Por lo demás es un modelo muy efectivo del que destaco su motor, su estabilidad y el aplomo de su chasis.

Como puntos negativos encuentro pocos, pero podrían ser las vibraciones del motor o el arranque eléctrico, que en frío a veces no funciona bien del todo. Tampoco me gusta la piña de luces con el botón de arranque incorporado y el pare en la derecha, además si la rompes son unos 70€ cambiarla. Por último el plástico trasero derecho está mal diseñado con un tornillo imposible de poner y otros dos que podría ser solo uno. Son pequeños detalles que encontraría en cualquier moto pero en general es una moto que me da mucha confianza y con la que espero pasar grandes jornadas de Enduro mientras me recupero totalmente.

Detalles de la moto

Prueba Rieju MR 300 Six Days: La moto del jefe

La MR 300 de Chema lleva una decoración inspirada en los modelos de los años 80 que tanto éxito le dieron a la marca.

Prueba Rieju MR 300 Six Days: La moto del jefe

El carburador Smartcarb le da una potencia suave y lineal además de aumentar la autonomía considerablemente.

Prueba Rieju MR 300 Six Days: La moto del jefe

La rueda Mitas 454 unida al mousse Rise Extreme ofrecen un agarre máximo en piedras y zonas resbaladizas.

Prueba Rieju MR 300 Six Days: La moto del jefe

El manillar Fasst ayuda a absorber los impactos más grandes y las torretas Xtrig PHDS eliminan las vibraciones.

Prueba Rieju MR 300 Six Days: La moto del jefe

Las suspensiones Kayaba con horquilla AOS y barras anti fricción, montadas en tijas Xtrig y con el amortiguador de tres vías, son de lo mejor que se puede encontrar en el mercado.

Motor

Tipo

1 cilindro, 2 tiempos, 299,30 cc


Refrigeración


Potencia Máxima


Par Máximo


Cambio


Transmisión

6 velocidades, embrague multidisco en aceite


Chasis

Tipo

Espina central en acero cromo molibdeno


Suspensiones

Kayaba AOS 48mm delante y por bieletas, amortiguador Kayaba detrás


Frenos

Delantero

Disco NG de 270 mm diámetro, pinza Nissin


Trasero

Disco NG, 242 mm diámetro, pinza Nissin


Medidas y pesos

Longitud

2.145 mm


Distancia entre ejes

1.480 mm


Altura del asiento


Peso (lleno)


Capacidad del depósito

9,8L


Neumáticos

Mitas 454


Relacionados

Texto:

Chema Calleja

Fotos:

Lluís Llurba

Publicado el 03/02/2022