Off Road eléctrico: moto vs bici vs moto-bici

Off Road eléctrico: moto vs bici vs moto-bici

El mundo del off road está cambiando. Hace tan sólo cinco años era impensable hacer una comparativa de este estilo. Pero en 2016 es una realidad. Lo eléctrico está aquí para quedarse. Nosotros te mostramos las opciones y tú eliges con cual te quedas: ¿bici, moto-bici o moto?

Autor:
Jorge Torrecillas, N.G. Vinuesa, Iñaki Gavín
Foto:
David Agüero
Publicado el 11/07/2017
Off Road eléctrico: moto vs bici vs moto-bici

Hoy te traemos un reportaje diferente y silencioso. Uno de los que llevábamos tiempo queriendo realizar y que por fin podemos traerlo a nuestra web. Debes leerlo sin prejuicios, sin tabúes, porque -aunque cada vez hay más vehículos eléctricos a nuestro alrededor- la gran mayoría de la gente siente especial rechazo hacia ellos. Un rechazo que proviene normalmente del desconocimiento, porque una vez que pruebas cualquiera de nuestras protagonistas es imposible quitarse la sonrisa de la cara. Sorprenden muy gratamente a los usuarios provengan de la disciplina que provengan.

Esta no es una comparativa al uso. De hecho sería injusto e impreciso hacerlo ya que cada vehículo es conceptualmente distinto a los otros. Podríamos sacar muchas similitudes y diferencias, pero lo más importante es que comparten un mismo espíritu: pasarlo bien sobre dos ruedas en el campo. Su nexo común es que están propulsadas total o parcialmente por tecnología eléctrica.

Bici eléctrica, moto-bici o moto puramente eléctrica. Da igual. El objetivo es divertirse, pasarlo bien de manera sana y respetuosa con el medio ambiente, y en este caso lo podemos hacer de muchas maneras. Los amantes de las dos ruedas y de la naturaleza tienen un mundo de posibilidades delante con estas protagonistas. Veamos qué nos ofrece cada una contado por los mejores especialistas en la materia como son nuestro probador Niki García de Vinuesa, Iñaki Gavín probador de MTBPRO y nuestro director Jorge Torrecillas.

Moto Eléctrica: KTM Freeride E-XC:

Hace ya más de tres años que empezamos a hablar de ella. Es una vieja conocida en nuestras páginas y muy querida por cierto. La KTM Freeride E-EC es la primera moto eléctrica de la casa austriaca y una de las pioneras del enduro sin gasolina. Pilotarla es una delicia. Se hace raro no escuchar el motor cuando das gas, pero enseguida te acostumbras a rodar de manera sigilosa por la montaña y eso engancha. Las sensaciones que aporta son totalmente de moto. Acelera prácticamente como una 125 2t, aunque no tiene tanta pegada arriba. Sí tiene un empujón salvaje al principio, pero luego sube de vueltas de manera muy lineal y progresiva. A mí personalmente me encanta porque no impone y aunque se puede rodar muy deprisa con ella, no asusta como una gran enduro convencional. Por peso está a la par que los modelos 2017 de enduro, sin embargo se siente más ligera.

Su chasis de acero y aluminio tiene un diseño muy distinto al del resto de la familia EXC. Sin embargo es muy efectivo combinado con sus suspensiones WP. Nos gusta cómo se mueve con los mandatos del gas y del cuerpo del piloto. Realmente está bien concebida. Como sus hermanas Freeride 2T y 4T, está pensada para un uso recreativo del enduro, no extremo, y te sorprenderías de hasta dónde puedes llegar con ella. Como todo lo que hace KTM está probado a conciencia y con componentes de primera así que ese sello de calidad es una garantía en todos los sentidos. Llevarla entre árboles, afrontar trialeras, vadeos o bajadas pronunciadas no es un problema para ella. Está en su salsa. Sólo tendrás que acostumbrarte a su escaso freno motor y a tener el freno trasero en la mano izquierda.

Su principal inconveniente es la duración de la batería en su modo potente que en rara ocasión superará la hora. En sus otros dos modos más suaves se multiplica la duración, pero nunca con el suficiente margen para hacer una buena excursión. Sabemos que KTM está preparando ya baterías mucho más eficientes, potentes y con más autonomía, pero de momento esta E-XC es la que más penaliza en este aspecto. La carga de la batería es visible en todo momento en un display a la altura del depósito. Con nuestras otras protagonistas puedes volver pedaleando a casa aunque estés sin batería… con esta no. Sin embargo el nivel de adrenalina que aporta es superior…

Peso: 108 kg
Precio: 6,999 €

Moto-bike: Bultaco Brinco R:

 

Off Road eléctrico: moto vs bici vs moto-bici

Nada más verla la gente se pregunta: ¿qué es? ¿es una moto? ¿es una bici? Y ahí es cuando yo, gran conocedor del producto, me dispongo a entrar en detalle para explicar lo que es realmente. La Bultaco Brinco la tenemos que definir como una “moto-bici”. ¿Y por qué “moto-bici”? Pues bien, es que este jugueteo reúne todas las cosas buenas de una moto y todas las cosas buenas de una bici.

Al decir, todas las cosas buenas de una moto, me refiero a lo siguiente. La única manera de accionar el motor de la Brinco es con un acelerador parecido al de una moto, siendo éste sin cable. Por así decirlo, en la parte derecha del manillar tendríamos lo relacionado con la moto, en cuanto a acelerador y freno delantero.

Y en la parte izquierda, tendríamos la parte de una bici, con el cambio de piñones. Nueve piñones de cambio con un desviador trasero Sram X9, que bien utilizados, serán de gran utilidad. Además tenemos que sumarle un Overdrive que se acciona en el eje del pedalier.

Ahora os preguntaréis, ¿y para qué quiero pedalear si tengo acelerador? Pues bien. Gracias a los pedales nosotros nos acoplaremos mejor a la Brinco. ¿Por qué digo esto? El ir pedaleando hace sentirnos más cómodos encima de ella. Además, ahorraremos batería, con lo que la ruta que podemos hacer se alargará bastante más. Uno de los beneficios de llevar pedales también, es el ejercicio cardiovascular que estamos realizando. Es cierto que es mínimo, pero algo es algo. Para toda aquella gente que quiera simplemente mover las piernas es ideal. Y os digo una cosa, si uno se quiere cansar, se cansará. Todo depende de cuánto la ayudemos y del modo de potencia en el que vayamos.

Tiene tres modos: ECO, TOURING Y SPORT. A medida que subimos de modo corre más. Pero claro, también gasta más batería. Es impresionante lo divertido que es ir por los senderos a 50 km/h y no escuchar ningún ruido. Bueno, a 50 km/h es muy rápido, pero en el modo “SPORT” sí se pone a esa velocidad sin problemas. Un tema muy importante es la batería. Hablar de la autonomía es hablar de un tema algo complicado, complicado ya que no existe ningún valor predeterminado el cual nos diga que en el modo “TOUR” por ejemplo, nos vamos a hacer 50 km. Hay varios factores a tener en cuenta: cuánto gas demos; que haya subidas o no; y sobre todo, cuánto ayudemos a la Bultaco con el pedaleo. Podemos dar unos datos aproximados e cuanto a la autonomía: En el modo ECO, podemos ser capaces de hacer 100 km; en el modo TOUR en torno a los 75 km; y en el modo SPORT 50 km.

La Bultaco Brinco es “apta para todos los públicos”. No tiene ningún uso predeterminado, y por supuesto al ser un concepto diferente no tiene porqué ser sustituida ni por una MTB ni por una moto de Enduro. Podemos usarla tanto para ir a comprar el pan, como para irnos a la sierra a hacer una excursión. Desde la fábrica de Bultaco, nos hacen mucho hincapié en que únicamente, la Brinco está hecha para disfrutar. De hecho ya hay versiones homologadas para ciudad y campo, esta R no lo está.

El concepto de Moto-Bici no busca que te machaques físicamente. Tampoco está pensada para meterse en un circuito de motocross ni en un “Bikepark”. Esto no quiere decir que no podamos hacer “el ganso” con ella. De hecho, cuando la probéis os daréis cuenta de que el límite es prácticamente inalcanzable. Se puede ir muy rápido. El conjunto es bastante bueno. Hablando del peso, son 38 kg “muy bien puestos”. Os alarmaréis y diréis que es mucho peso, pero estos 38 kg con la potencia que tiene, se hacen ligeros. Una potencia de 2kW metidos en un motor Brushless / AC incorporado en la rueda trasera. Para mi gusto, sí que hay algo de exceso de peso en el tren trasero, pero bueno, todo es cuestión de acostumbrarse. Las suspensiones van acorde con sus necesidades. Una horquilla invertida de 180 mm con regulaciones en compresión y rebote. Su funcionamiento es bastante bueno, son sensaciones parecidas a las de una moto, se “traga” todo. En cuanto a la suspensión trasera, incorpora un monoamortiguador de muelle de 217 mm de recorrido. También es regulable en compresión y rebote, sumado a la precarga del muelle. Su funcionamiento unido a la horquilla hace que estemos ante un conjunto muy homogeneizado sin ser material “pata negra”.

Y claro, todo esto está muy bien. Pero necesitamos unos frenos que vayan acorde con todo lo demás. La Brinco cuenta con unos frenos hidráulicos potentes. La marca elegida ha sido Magura. Incorporan unos discos de 203 mm con una pinza de 4 pistones en el tren delantero y una de dos pistones en el trasero. Tienen un tacto seco pero a la vez progresivo. Para la gente que viene de la bici, hago bastante hincapié en los frenos por la siguiente razón: ¡Están invertidos! En la parte derecha del manillar encontramos el freno delantero, y en la parte izquierda el trasero. A día de hoy no es mucho problema, el verbo “acostumbrar” puede con todo. Al ser un “juguetito” eléctrico, día a día se encuentran mejoras.

Este aparato está plagado de alta tecnología; y si ahora no os lo parece, en breve os lo parecerá. Para empezar, solamente podemos “encender” la Bultaco con una pulsera que debemos pasar por un “display” que encontramos en el manillar. Que por cierto, en éste es donde encontramos carga de la batería, velocidad, modo de potencia en el que nos hayamos, kilómetros que llevamos, etc. Muy completo. Dentro de muy poco, Bultaco dará vida a una aplicación tanto para iOS como para Android con la que podremos consultar todos nuestros “movimientos” con la Brinco. Algo muy interesante desde el punto de vista “friki”, el cual suele ser el que solemos tener a todos aquellos que nos gustan las dos ruedas. Es un producto que es necesario probarlo para poder opinar sobre él.

Peso: 39 kg
Precio: 5.180 €

La bici eléctrica: Specialized Turbo Levo FSR:

Antes de empezar a leer relájate, abre tu mente y "aparca" los prejuicios lejos, si lo consigues podrás apreciar y sobre todo conocer las posibilidades reales que las bicis con pedaleo asistido pueden ofrecerte. Deja de pensar que las eBikes son el futuro, que son para los viejos o que son las bicis de los "escaqueados" que no quieren dar pedales…una eBike es mucho más que eso. Para empezar las bicis eléctricas no son el futuro, son el presente, fuera de nuestras fronteras hace años que son una realidad y afortunadamente ya no suponen una novedad verlas por los senderos y caminos cualquier fin de semana. Nuestro país está despertando, las cifras de ventas aumentan año a año, es cuestión de tiempo que la eBikes formen parte de la "fauna" habitual que domingo tras domingo ocupan los caminos y senderos.

A diferencia de la KTM y de la Bultaco la Specialized Turbo Levo no lleva "mango", es decir, si no pedaleas y mueves las piernas la bici no se mueve. Las bicis Pedelec son bicis con pedaleo asistido, es verdad que hay un motor y una batería, pero solamente te ayudaran siempre y cuando tú muevas los pedales. La asistencia en el pedaleo llega hasta los 25 km/h, a partir de esa velocidad el motor deja de "empujar" y la bici solamente funcionará a base de "piernas". El motor de la Specialized Turbo Levo es de la marca alemana Brose ( 3.4 kgs ), tiene una potencia de 250 W y un par 90 Nm que lo convierte, sobre el papel, en el más poderoso del momento. Gracias a sus tres posiciones, o modos de pedaleo asistido, siempre encontrarás el equilibrio perfecto entre tu pedalada y la ayuda que necesites según estés llaneando o subiendo.

Conducir una eBike es igual que conducir una bici, misma posición, mismo funcionamiento y por supuesto misma diversión, la diferencia es que vamos a poder hacer más kilómetros y disfrutar más gracias a la ayuda del motor. A pesar del aumento de peso en dinámico no vamos a notar grandes diferencias con respecto a una bici "pulmonar" en la manera de trazar o de frenar ya que el motor y la batería están situados en la parte baja de la bici haciendo que el centro de gravedad se sitúe muy bajo con lo que bajando vamos a conseguir que la bici sea más estable y segura y que pise con más aplomo aún que una bici sin motor.

Las eBikes no solo son perfectas para experimentados bikers que ya lo han probado todo y que buscan una bici divertida, también son la puerta de entrada ideal para aquellos que quieren volver a la bici después de años sin montar, o para aquellos que se inician en este deporte y que no pueden o tienen el tiempo suficiente para alcanzar el estado de forma necesario para salir al monte cada domingo.

Peso: 22 kg en talla Small
Precio: 4.999,90 €

Mi consejo es que antes de opinar las pruebes. Una eBike es una fuente inagotable de diversión y también de ejercicio. Todo tiene un proceso de aprendizaje y una eBike no es una excepción. En las primeras salidas tendrás que aprender a dosificar y a economizar batería, a no ir ni muy atrancado ni muy fluido, en poco tiempo tu estado de forma mejorará y sacarás aún más provecho a tu bici. Senderos por los que nunca imaginaste subir montado serán ahora tu nuevo campo de juego, podrás hacer esas excursiones impensables que siempre soñaste y tu radio de acción se ampliará de manera exponencial…gracias a las eBikes se abre un mundo impensable hace apenas unos años.

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Jorge Torrecillas, N.G. Vinuesa, Iñaki Gavín

Fotos:

David Agüero

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #143: Hasta dónde llega una trail

En el número 143 de EnduroPro te contamos hasta dónde llega una trail. Descubre cómo fue el Red Bull Romaniacs de Pol Tarrés con una Yamaha Ténéré 700 y aprende esos trucos que debes saber para sacar más partido a tu trail en campo. Además, hacemos la Transpirenaica off road sobre una trail y te contamos la historia de la Ossa Enduro 250 E73 equipados con las gafas Gafas Raven Edge Ice. Y como siempre, la sección “Al Extremo” con Mario Román. ¿Necesitas más? ¡Arrancamos!