Editorial

Bicis eléctricas: ¿el enemigo o la alternativa?

Máximo Sant
15/05/2022
Hoy nuestro director, Máximo Sant, nos da su opinión clara sobre las bicicletas eléctricas.

Pues ni una cosa ni otra: el complemento. Sé que “me meto en un charco”, pues incluso dentro de mi propia empresa habrá quien me critique por este editorial… no me importa, recibir críticas es parte de la profesión periodística.

Hay “bikers” fundamentalistas que odian las bicis eléctricas. Hay endureros radicales que odian las bicis eléctricas. Y hay otros que pensamos que ni una cosa ni otra: las bicis eléctricas son un complemento, tanto para unos como para otros.

He oído decir en ocasiones que “en bici eléctrica no se hace ejercicio”: Evidentemente quienes dicen esto no han probado una bici eléctrica en su vida. Porque, que no se te olvide, que en bici eléctrica si no pedaleas la bici no avanza, no tiene ”acelerador”. En función de la ayuda que pongas o de lo escarpado del recorrido puedes hacer poco o mucho ejercicio. Os aseguro que cuando salgo en mi eléctrica llego a casa agotado… Pero no olvidemos que también hay quienes dicen que en moto de campo no te cansas, “porque tiene motor”… La ignorancia es atrevida.

 

Hablando con el responsable de una marca que vende bicis “convencionales” y eléctricas me dijo algo muy sensato: la bici eléctrica es “otro deporte. Sí, se parece a la bici y sí, se parece a la moto de Enduro, pero te permite hacer cosas y subir por sitios que en una bici convencional no podrías, y te permite hacer recorridos “casi” de moto de enduro, en ocasiones sin el casi.

Personalmente disfruto mucho de la bici eléctrica. Podría decir que, algunas veces “casi tanto” como en moto. Algunas veces. Casi. Pero, por Dios, ¡no me quites mi moto de enduro! Y es que, en mi opinión, el disfrute que te proporciona por los caminos una moto de enduro no te lo proporciona casi ningún otro vehículo de dos ruedas… salvo quizás una moto de motocross en un circuito de motocross.

Así que compaginar la bici eléctrica con la moto de campo es una buena idea, por ejemplo, dedicar los meses más calurosos a la bici. Sustituir la moto de enduro por una bici eléctrica… pues, que queréis que os diga… no es una buena idea. Es una pena. Desde luego si tengo que elegir, yo lo tengo meridianamente claro.

Máximo Sant Ramo

Máximo Sant Ramo

Soy un motero atípico. De pequeño me preguntaban si quería más a mi madre o a mi padre y ahora si me gustan más los coches o las motos. No lo sé, pero me gustan mucho. De hecho llevo casi ¡40 años! en esto del periodismo del motor… y no me aburro.

Relacionados