Hard Zone

FÚTBOL SI, ENDURO NO

Michel Vallado
02/10/2020
Michel Vallado nos habla hoy de la dualidad entre el fútbol y el enduro en tiempos de pandemia.

Muchos de los que seguimos las noticias y la actualidad deportiva en esta época de pandemia hemos observado perplejos como el mundo del fútbol se ha movilizado y coordinado para una rápida vuelta a la actividad.

El fútbol, como deporte de masas que es, seguramente contribuyó de forma significativa a la expansión del Covid 19, y ahora se sabe que seguramente se debió parar mucho antes, al menos la presencia de espectadores. A pesar de eso, se ha vuelto cuanto antes e incluso esta misma semana ya hemos visto que incluso con espectadores. Hay mucho dinero en juego.

¿Pero qué pasa con el enduro? Tras el confinamiento se realizaron muchos esfuerzos por parte de las federaciones por relanzar la actividad pero finalmente nos está llegando una cascada de noticias sobre cancelaciones definitivas, como la de Hixpania, el Mundial de Enduro de Lalín o XL Lagares. Si el fútbol es capaz de volver, siendo un deporte de contacto, seguro que para el enduro debería ser mucho más sencillo. ¿Por qué pienso esto? Los recorridos de la competición transcurren en espacios abiertos y normalmente alejados de la población, los pilotos, en el caso del enduro clásico salen de dos en dos o de tres en tres siempre manteniendo una distancia de seguridad. Las cronos se realizan de forma individual. El público puede regularse con facilidad y evitar su concentración en puntos clave. El paddock suele respetar la distancia entre pilotos y podría implantarse un protocolo entre rider y mecánico. El único punto que quizás tiene más concentración es el parque cerrado de los enduros clásicos, pero eso tampoco importa ya que los pilotos entran de uno en uno y salen muy escalonadamente. El único lugar crítico que se me ocurre es el briefing… pero seguro que es posible encontrar una solución. Entonces, visto esto ¿Dónde está el problema para que el enduro vuelva con la misma fuerza que el fútbol? Probablemente el problema esté más en la logística de hoteles, casas rurales o restaurantes y que el enduro no es un negocio tan inmenso como el fútbol dónde la rentabilidad está cogida siempre con pinzas.

Creo que las autoridades competentes no deberían abandonarnos y apoyar adecuadamente a estos eventos y competiciones para que respetando todas las medidas de seguridad, sean viables económicamente y pueda celebrarse de forma segura. Veremos si hay suerte con la segunda carrera del Nacional de Enduro en Cabanes. La cita del Mundial de Enduro en Francia se ha podido celebrar con éxito y el Enduro Extremo Sea to Sky de Turquía también. Seamos valientes y apoyemos cómo nunca el que para nosotros es el deporte rey.  Si el fútbol puede nosotros también.

Michel Vallado

Michel Vallado

Tomé contacto con el mundo del offroad por casualidad y me atrapó desde el primer segundo. Llevó más de 10 años colaborando con mis compañeros de Enduropro y he sido durante una década Team Manager del equipo de pilotos privados más numeroso y pionero en el campeonato de España de Enduro, el KTM Family&Friends. Cómo aficionado soy amante del enduro pero mi mayor pasión es el Hard Enduro, disciplina de la que siento absoluta admiración y que trato de compartir allí dónde voy.

Relacionados

Tim Coleman

Opinion Enduropro

Tim Coleman necesita ayuda

¿Hay enduro en Marte?

Opinion Enduropro

¿Hay enduro en Marte?

Hard enduro

Opinion Enduropro

Una Copa para todos

Te puede interesar

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #123: ¡Es mía!

En el 123 hablamos de ellas. Probamos la Suzuki GSX-S750 y cambiamos el chip con la Honda CMX500 Rebel. Asistimos a la presentación de las Yamaha D´light y N-Max 125, de la Husqvarna Svartpilen 125 y de la KTM 1290 Super Adventure S. Nos preguntamos si sería posible un Mundial Femenino y damos consejos de motera a motera. Nos equipamos con una Levior Nakama Woman WP y te contamos la historia de Gloria Struck. Tu opinión cuenta, MotoSpirit, Diario de una Motera, El niño de la curva… ¡Arrancamos!