Editorial

Protecciones: No nos quedemos atrás

Máximo Sant
08/07/2022
Hoy nuestro director, Máximo Sant, reflexiona sobre el uso de elementos de seguridad y protección en el off road

Los que practicamos cualquier especialidad off road siempre hemos sido un ejemplo en el uso de protecciones. El último editorial lo comentábamos, pero voy a volver sobre este asunto desde otra perspectiva. Muchos aficionados a la moto de carretera salen a darse una vuelta por supuesto con casco, una cazadora, guantes adecuados… pero poco más. Que usen botas y pantalones específicos ya son menos. Y que usen protecciones específicas bajo la ropa, muy pocos.

Pero en la moto de campo no es así. Se puede decir que el motocross es sinónimo de competición, incluso para un aficionado que va a rodar a un circuito en fin de semana. Pero el enduro es otra cosa, somos muchos los que simplemente hacemos excursiones, no solo competición. Pero la percepción del riesgo cambia: es menor, por cuanto las consecuencias de una caída pueden ser menores, pero mayor porque las posibilidades de irse al suelo son más altas.

El caso es que por una cosa o por otra, los aficionados a la moto de off road llevamos siempre ropa adecuada, casco específico, buenas botas y guantes pero, además, por debajo de la ropa llevamos petos, rodilleras y en general, neck brace o protector de cuellos. En definitiva, en este sentido, siempre hemos ido por delante.

Y ahora llegan los airbags. Está claro que el desarrollo de un airbag para moto de campo, donde el piloto se mueve más y de manera más brusca sobre la moto, no es fácil. Pero ya se están dando pasos, sobre todo en el Dakar, para que el airbag se implante en el mundo de la moto de off road.

Recientemente he podido asistir a un par de crash test a 30 km/h con y sin airbags y os digo una cosa: en campo, un airbag adecuado sería una bendición, pues nos aportaría mayor confort y mucha más seguridad. Y es que en moto, en temas de equipación, siempre hemos ido por delante. No nos quedemos atrás.

Máximo Sant Ramo

Máximo Sant Ramo

Soy un motero atípico. De pequeño me preguntaban si quería más a mi madre o a mi padre y ahora si me gustan más los coches o las motos. No lo sé, pero me gustan mucho. De hecho llevo casi ¡40 años! en esto del periodismo del motor… y no me aburro.

Relacionados