Entrenamiento físico y psicológico durante el confinamiento

¿Cómo afecta física y psicológicamente el confinamiento a los pilotos?

Los pilotos siguen entrenando a su manera en sus domicilios, algunos en espacios más grandes y otros menos, pero todos con el objetivo de seguir trabajando su físico para no quedarse atrás.

Autor:
EnduroPro
Foto:
Juan Sanz / Powering Off Road
Publicado el 13/05/2020
Entrenamiento físico y psicológico durante el confinamiento

Para conocer un poco más cómo son los entrenamientos en casa así como la preparación psicológica, en la Real Federación Motociclista Española hemos hablado con cuatro expertos en la materia: Miquel Quirós, responsable de la Clínica de Fisioterapia Reydes, Dani Hernández, preparador físico, Meritxell Bellatriu, psicóloga deportiva y Andrea Mañas, CEO de Powering Offroad, app dedicada al entrenamiento.

Mantener la salud mental con motivación y esfuerzo

Durante todas estas semanas hemos podido hablar con muchos pilotos que nos han ido contando cómo están viviendo el confinamiento. Unos lo llevan mejor que otros, pero todos tratan de ser positivos. Meritxell Bellatriu, psicóloga con amplia experiencia entre los pilotos profesionales de motociclismo, comenta que “a causa del Covid-19 nuestros pilotos no pueden mantener su rutina deportiva, ni en cuanto a entrenamientos ni en cuanto a la competición, la cual se ha visto parada o en algunos casos no iniciada sin fecha clara de retorno. Esto sin duda afecta y mucho a nuestros deportistas.

No te pierdas: Sesión de entrenamiento físico para motocross en casa
Quizás te interese: Entrenamiento mental para off road
 

Entrenamiento físico y psicológico durante el confinamiento

Su rutina se ve truncada y sus objetivos diluidos. Los pilotos no pueden subirse a sus motos como es habitual. Esto supone una afectación directa no solo en su rendimiento sino también en su bienestar físico y emocional. Es decir, se ven privados de actuar libremente en su día a día. En estas condiciones, es posible que aparezcan emociones cómo el desánimo, la desmotivación, la impotencia, la duda e incluso la rabia y el enfado por la situación actual y sus consecuencias”.

Para mantenerse con una buena salud mental, es importante marcar unas rutinas de entrenamiento y trabajo, así como de descanso y ocio. Bellatriu nos indica que “con algunos deportistas con los que trabajo nos hemos planteado el confinamiento como un intervalo temporal parecido a una pretemporada. Es decir, como un período de tiempo libre del estrés de las competiciones, para trabajar con profundidad o de forma específica algunas variables psicólogicas tales como la concentración, la regulación de la activación o la gestión de las emociones, entre otras, en función de las necesidades de cada uno”.

Reinventarse en tiempos de COVID-19 para entrenar

Pero si el aspecto psicológico es importante, también lo es el físico. Para ello, hay que seguir entrenando diariamente. De esto sabe mucho Dani Hernández, expiloto de motocross y preparador físico, que trabaja codo con codo con algunos participantes del Campeonato de España de Motocross como Nil Arcarons, Rubén Fernández, Yago Martínez o Simeó Ubach. Dani ha tenido que reinventarse y hacer sus clases a través de la red. “Ahora estoy dando clases online en directo, he sacado un curso de MX para niños con videos de teórica, sobre valores, preguntas de test sobre esa teoría, etc”.

Hernández colabora con pilotos más amateurs y otros profesionales con los que mantiene un contacto diario. “Los lunes les mando una planificación de lo que tienen que hacer cada día con trabajos de fuerza, cardio, propiocepción, concentración y vamos teniendo este feedback, hablo con ellos tres o cuatro veces a la semana y en principio sí están cumpliéndolo todo. Saben que tienen que hacerlo, es su trabajo y esperemos que cuando se reanude todo, estén en plena forma”.

Dani, al igual que Meritxell, coincide en que este tiempo habrá sido como una pretemporada pero, en su caso, de trabajo físico “muy complementado en cuanto a fuerza, cardiovascular, muscular, estiramientos”. Y, ¿cuándo puedan volver a subirse a la moto? “Entonces la clave será poner horas de moto pero con calidad. En una semana habrá que dividir entre trabajos de resistencia de moto, técnica y velocidad según el calendario de competiciones. Si hay un mes para la primera carrera pues ir poco a poco.

La primera semana toma de contacto y trabajar la resistencia, la segunda resistencia y técnica y la tercera velocidad. Pero lo primero son tener claros los objetivos para la vuelta a la competición. Vendrán con muchas ansias y hay que lograr que estas ganas no les hagan cometer un fallo y tener una lesión. Tomarlo con calma y bien estructurado”.

Internet y las nuevas tecnologías

Una vez anulado el contacto físico entre las personas así como los desplazamientos, no hay más remedio que trabajar a través de internet. Son muchos los profesionales que están readaptándose, publicando clases online y trabajando con un ordenador haciendo videoconferencias.

Un buen ejemplo es Powering Offroad que ha puesto en marcha la primera APP “para pilotos, con la que pueden mantenerse en forma con ejercicios específicos que les ayudan a evitar dolores o lesiones recurrentes y con la que mejoran su condición física para la modalidad deportiva que practiquen”, afirma la CEO Andrea Mañas.

Y es que esta sofisticada aplicación permite mejorar todas las habilidades físicas de los usuarios de manera personalizada y está suponiendo una revolución en estos días. “Nuestra visión como empresa es acercar la preparación deportiva de los pilotos Pro a todos los aficionados y amateur del off-road. Porque la moto no distingue quién la monta y sin acondicionamiento físico suficiente nos exponemos a deportes que son altamente lesivos”.

Durante estos días de confinamiento, Powering Offroad está apoyando a los pilotos amateur a través de las sesiones en directo con diversos pilotos de la talla de Mario Román, donde han sumado más de 400 participantes entrenando a la vez facilitando el entrenamiento en casa.

¿Y qué pasa con los lesionados?

Para los pilotos que llegaron lesionados al confinamiento, están profesionales como los de la Clínica Reydes (Guadarrama, Madrid) a la que acuden muchos pilotos de alto nivel para recuperarse lo más rápidamente posible de sus lesiones. Algunos como José Antonio Butrón, Iker Larrañaga, David Braceras, Mario Lucas o Lorenzo Santolino se han puesto en sus manos para volver a la competición en pocas semanas.

Miguel Quirós es su máximo responsable y reconoce que para ellos no poder tener un contacto directo con los lesionados es un problema pero “a través del teléfono o vía online les damos consejos y les vamos diciendo lo que tienen que hacer. A los más graves, dado que tenemos un trato muy familiar con algunos de ellos, les damos la posibilidad de estar tres días en la Clínica. Duermen en ella en unas determinadas máquinas para mejorar la masa ósea y, por la mañana, hacemos tratamiento, siguiendo todas las medidas de seguridad que marca la OMS de distancia de seguridad, mascarilla y guantes, o bien se van a casa a descansar”.

Al igual que el resto de expertos, para Quirós también es importante que los pilotos continúen trabajando duro “porque todos están en las mismas condiciones y cuando esto pase pues a entrenar mucho y luchar por nuestra pasión. Los pilotos son de otra pasta así que como diría mi hijo Oscar “¡a tope chavales!”.

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

EnduroPro

Fotos:

Juan Sanz / Powering Off Road

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #128: La historia del enduro

En este nuevo número de Enduropro hacemos varios viajes en el tiempo para ver cuáles fueron los orígenes del enduro a principios del siglo XX, la historia de los ISDE y la evolución de las motos de enduro. También podréis descubrir cuáles han sido los mejores pilotos de enduro de la historia, ver como irrumpieron las motos japonesas y cambiaron el mundo del Off Road… Y todo ello acompañado con unos videos de mantenimiento para principiantes en casa y las secciones de equipamiento y Mario Román.