Powering

Powering OffRoad: Sufrir para disfrutar

Andrea Mañas y Pachi Guzmán nos reciben en sus coquetonas instalaciones en plena Sierra madrileña, en un entorno perfecto para disfrutar del entrenamiento al aire libre y diseñado para aprovechar las posibilidades que ofrece la propia naturaleza...

Autor:
G. de Martorell
Foto:
Poering Offroad/G. de Martorell
Publicado el 03/09/2018
Powering

Andrea y Pachi son la animosa pareja que está detrás de “Powering OffRoad”, el único centro de entrenamiento deportivo de nuestro país específicamente dirigido al aficionado a la práctica de la moto de montaña. Una idea, como confiesan ambos, a la que llegaron de un modo casi natural dada su pasión por el deporte en general y la moto de campo en particular. En el caso de Andrea ambas aficiones se confunden y Pachi, por su parte, presume de que aprendió a montar en moto de trial casi al mismo tiempo que a andar.
Uno y otra insisten en que ellos son entrenadores “de gente que va en moto” y que, por tanto, procuran que pasarlo bien encima de la moto forme parte de ese entrenamiento. Aunque también avisan -y ahí sí que les pone “cara de entrenador” a ambos- que para disfrutar... antes hay que sufrir.

-Tengo curiosidad por saber cómo nace Powering OffRoad. Me parece una idea tan genial y al mismo tiempo tan simple que no entiendo como no se le ocurrió a nadie antes...
“Que yo sepa somos los primeros y los únicos en España, fuera del ámbito de los pilotos de élite. Y de eso se trataba, precisamente, de intentar transmitir los conocimientos y la experiencia de los profesionales a los aficionados. Demasiada gente -argumenta Patxi- se compra una moto, se apunta con toda ilusión a una carrera y se da cuenta de que no aguanta físicamente, que no puede subir una trialera o que se lesiona mucho. Y ahí entramos nosotros...”.
-¿Cualquier persona y de cualquier edad puede ponerse en la forma adecuada para la práctica óptima del enduro?
“No hacemos milagros; no podemos hacer que un señor de 50 años tenga 25... pero sí que podemos hacer que tenga 50 años espléndidos que le permitan disfrutar encima de la moto. Esa es la clave; no se trata de entrenar  para mirarse al espejo sino para estar bien físicamente encima de la moto, poder empujarla, poder aguantar su exigencia y disfrutarla más. Cualquier persona, sea cual sea su edad, estado de forma previo o estilo de vida puede lograrlo si se lo toma en serio y es constante con los ejercicios y la alimentación. Personalizamos hasta el último detalle y hacemos un seguimiento prácticamente en tiempo real de cada caso”.
-Entonces es una cuestión, sobre todo, de voluntad...
“A mi no me gusta hablar de “casos de éxito” -añade en esta ocasión Andrea- porque creo que todos lo son cuando alcanzan su objetivo y porque todos representan un ejercicio de superación personal que merece el máximo respeto... pero te voy a poner un ejemplo; vino a vernos un señor de 40 años, de República Dominicana y un perfil totalmente sedentario. Es endurero a muerte y sus amigos le convencieron para correr la Romaniacs. Trabajamos casi seis meses juntos... se lo tomó en serio, siguió todas las pautas y no sólo aguantó perfectamente la Romaniacs sino que acabó “tirando” de sus compañeros durante la carrera”.
-Supongo que el tema alimentación es también un caballo de batalla...
-”¡¡¡Ni te cuento!!! Probablemente más que la constancia en los ejercicios. También hay mucha gente que piensa “bueno... me machaco en el gimnasio... así que puedo comer lo que quiera”. Yo siempre digo lo mismo; a tu moto, que tan bien cuidas por fuera y por dentro ¿le echas cualquier combustible sin más? La alimentación es el 50% del rendimiento. Nada más y nada menos”.

poer

Aprendiendo a entrenar

-¿Qué es lo que, en general, hacemos peor los aficionados?
-“No basta con machacarse en un gimnasio y adquirir mucha resistencia si no compensamos la musculatura -de nuevo es Andrea quien interviene- porque la moto nos obliga a una postura poco natural y la musculatura sufre mucho. Eso, la inmensa mayoría de aficionados no lo tienen en cuenta y se generan lesiones recurrentes. Te diría que lo que hace mal mucha gente, incluso concienciada de la importancia de entrenar, es quedarse al 50%.
-“Yo iría más allá -recoge el testigo Patxi- y te diría que lo que se hace peor es, precisamente, no entrenar. Muchos aficionados dan por hecho que la moto lo hace todo y que con calentar un poquito basta. ¡Es una locura porque las tensiones a las que la moto de montaña somete al cuerpo son brutales! Y también hay gente que entrena pero entrena mal porque ya llega a las pruebas completamente reventada. Sobreentrenar también es entrenar mal”.

-¿Es muy diferente el entrenamiento de velocidad del de montaña?
-“Lo que más cambia es el trabajo de resistencia porque la intensidad de cada carrera es diferente. Una carrera de velocidad te exige 30 minutos al máximo y una de hard-enduro dura 8 horas pero el resto -flexibilidad, equilibrio, capacidad de reacción, descompensaciones posturales... -es prácticamente lo mismo”.
-¿Y el entrenamiento de chicos y chicas es también el mismo?
-“Es un tema delicado... En esencia el entrenamiento general es el mismo pero, evidentemente, las chicas tienen unas peculiaridades en forma de picos hormonales que hay que tener en cuenta a la hora de planificar el trabajo. Pero sí, más allá de eso, entrenan igual”.
-“Es también una cuestión de lo que se busca al entrenar -matiza Andrea- porque nosotros tratamos de  optimizar al máximo el rendimiento y cuanto mayor es el nivel de exigencia es verdad que las diferencias hormonales han de ser más tenidas en cuenta a la hora de trabajar. Pero si se trata solamente de adquirir un buen tono general en la moto entonces no hay apenas diferencia”.

 


-¿Y ya puestos... quienes son más constantes, los chicos o las chicas?
-Realmente no se pueden establecer diferencias entre chico o chica -de nuevo, explica Andrea- sino entre casos particulares pero sí que es verdad que, como a las mujeres no se nos ha educado tradicionalmente para desarrollar todo nuestro potencial deportivo, cuando una mujer decide hacerlo y buscar una práctica deportiva más exigente es muy constante, sacrificada y tenaz porque suele tratarse de una decisión muy meditada”.
-¡Cuáles son las partes del cuerpo que más castiga la práctica del enduro?
-”Sin ninguna duda el conjunto manos-muñecas- antebrazos es lo primero. Después los hombros, que acumulan muchísimas lesiones recurrentes y por supuesto las rodillas, también otro clásico capaz de presentar lesiones en todas las formas posibles... aunque las de desgaste son las más habituales”.


¿El enduro extremo está haciendo aún más exigente el enduro?
-El enduro no está siendo ajeno a la fiebre por el “superdeportista” que ya hemos visto antes en otros deportes -razona Andrea, a la que se le nota que el tema preocupa especíalmente- y si el piloto está muy preparado te diría que se pueden hacer muchas cosas y brindar mucho espectáculo en las carreras extremas. El problema está en que, incluso las categorías digamos “fáciles” abiertas a los amateurs, superan claramente las posibilidades de la mayoría de ellos. Yo lo que les diría a los aficionados “de base” al enduro es que eligieran otro tipo de carreras más fáciles y que recuerden que el “Hard Enduro” se llama “Hard” por algo o que entrenasen muy en serio para correr en la Romaniacs, por ejemplo, pero en un plazo razonable”.
Para saber más sobre Powering OffRoad y sus planes personalizados: https://poweringoffroad.com

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

G. de Martorell

Fotos:

Poering Offroad/G. de Martorell

Publicado el 03/09/2018

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #122: ¡Llega la revolución 150!

En este nuevo número de Enduropro enfrentamos a la KTM 150 EXC TPI contra la Husqvarna TE 150i y la Sherco SE 125 en una comparativa de las pequeñas 2T de Enduro. Probamos también a fondo la Kawasaki KX 250 2020, un auténtico misil de MX2. Además, viajamos a Cerdeña para hacer un viaje en un auténtico paraíso del enduro, y a Italia para embarcarnos en la Transitalia Marathon de la mano de T.ur. Y también entrevistamos a los pilotos top del Hard Enduro Mundial Mario Román y Alfredo Gómez.