Prueba Sherco SE 300R Factory: La moto de Mario Román

Prueba Sherco SE 300R Factory: La moto de Mario Román

Probamos la Sherco SE300R Factory de Mario Román, el piloto estrella de la marca francesa no deja de sumar victorias con esta motocicleta

Autor:
Chema Calleja
Foto:
Lluís Llurba
Publicado el 02/04/2022
Prueba Sherco SE 300R Factory: La moto de Mario Román

Lo mejor de la moto

Motor potente y controlable
Chasis equilibrado
Suspensiones eficaces

Lo peor de la moto

Frenos ruidosos
Freno delantero poco potente
Puesto de conducción pequeño

Sherco es una marca que hace años que se ha creado su hueco en el mundo del offroad. Ha ido desarrollando sus motos poco a poco centrándose en ir haciendo pequeñas mejoras cada año sobre una base ya probada. De esta forma han llegado a ser una de las motos más probadas, completas, efectivas y apreciadas por los aficionados.

El modelo que nos ocupa en esta prueba es la SE 300 R Factory. Es el modelo tope de gama de 2 tiempos y el acabado de mejor calidad que ofrece la marca. Inspirada en los modelos oficiales que usan los pilotos Factory, de ahí su nombre, viene cargada de extras y lista para competir según sale de la caja con todas las garantías. Hay otra versión más económica, con suspensiones de cartucho abierto y menos extras, la Racing, que también es una buena opción para los que no están tan centrados en la competición y buscan una moto más cómoda.

Para 2022 la filosofía es la misma que en años anteriores. Se ha tratado de mejorar pequeños aspectos para hacer una moto más completa, efectiva y fiable. Estos son los cambios para esta temporada:

  • Nuevo Setting de suspensión para la horquilla Kayaba AOS y el amortiguador. Con un talante racing pero suave y absorbente para las zonas lentas y de piedra.
  • Nuevo amortiguador con vástago de 50mm, mayor rigidez y resistencia al sobrecalentamiento.
  • Guía del selector de cambio modificada para un accionamiento más suave y mayor fiabilidad.
  • Nueva válvula de escape sbs, mejora la respuesta y tiene un diseño más fiable.
  • El apartado de protección dispone de unos protectores de chasis en color negro y un nuevo cubrecárter AXP de 6mm también en negro.
  • Nuevos puños de doble compuesto, y pastillas de freno firmadas por Brembo.

En acción

La mejor forma de probar las bondades de la nueva Sherco es salir con ella al campo y ponerla a prueba en todas las situaciones. Para ello hicimos una ruta de unos 80 km por todo tipo de terrenos: arena, piedra, crono, trialeras y hasta algo de motocross.

La primera impresión que da la moto nada más subirnos a ella, es que es baja, ligera y manejable. Su asiento no asusta en cuanto a altura y la posición de los mandos es bastante plana. Esto facilita a los pilotos más bajos pero quizá los más altos sientan que han de conseguir algo más de espacio para estar cómodos, ya sea montando un manillar más alto o unas estriberas más bajas como hace Mario Román en su moto de carreras.

Prueba Sherco SE 300R Factory: La moto de Mario Román

El asiento tiene un espumado duro y con mucho agarre que nos ha gustado bastante. El manillar es plano y ancho con unos puños de buena calidad y mandos de buen tacto en general, muy similares al resto de motos de mercado, que también montan material Brembo.

El motor es el alma de esta moto y uno de los elementos más conseguidos de ella. Su arranque es impecable, tanto que carece de pata de arranque sin ni siquiera la opción de montarlo como extra. Monta una válvula de escape electrónica que ya es marca de la casa, renovada para este año, y está alimentado por un carburador Keihin. Ofrece dos mapas de potencia seleccionables mediante un mando en el puño de gas, muy diferenciados el uno del otro con casi 10 CV entre ellos.

El chasis de acero y espina central es el mismo desde 2019 y tiene muy buen equilibrio entre estabilidad y manejabilidad. Ofrece buen aplomo del tren delantero en apoyos en curvas planas con mucha tracción y agarre, pero también es ligero y fácil de levantar en escalones o zonas de trialeras. Es otro de los elementos que nos ha gustado mucho de esta moto, responde de forma muy intuitiva  y natural, con reacciones nobles y predecibles. Podríamos decir que es de los más equilibrados del mercado.

Este buen comportamiento de la parte ciclo viene dado por sus efectivas suspensiones. El material Kayaba es uno de mis favoritos y en esta moto no es menos. La horquilla AOS se come todo lo que nos encontramos en nuestro camino de forma efectiva y precisa. Tiene un talante racing, ya que es el modelo Factory por lo que el setting nos pide “caña” y cuanto más atacamos mejor se comporta. Tiene muy buen aguante a los topes como pudimos comprobar, pero el amortiguador trasero nos pareció un poco rebotón en algunos momentos, algo que solucionamos cerrando 4 clicks el rebote y subiendo un poco la horquilla en las tijas, la cual venía bastante baja de serie.

Volviendo al motor podemos hablar maravillas de él. Es lleno desde abajo con una respuesta lineal y progresiva. No tiene una patada que nos asuste y podemos ir en marchas largas usando su par o llevarlo en marchas cortas, aprovechando que su estirada es de las mejores del mercado para ser un 300. La válvula electrónica le da un carácter propio, lleno potente pero suave y controlable que nos encanta, sin duda es uno de los puntos fuertes de esta moto. Además, la relación de cambio está muy bien escalonada con una primera muy corta que permite trepar por cualquier sitio y una segunda que nos permite subir por trialeras y usar el embrague para ayudarnos en escalones o paredes de forma fácil. El embrague es un elemento que funciona muy bien siendo preciso y sin desfallecer en ningún momento de nuestra larga ruta.

Los frenos quizá sean el elemento más flojo del conjunto. El material Brembo con discos Galfer no ha terminado de convencernos y no sabemos por qué, porque en otras motos lo hacen de maravilla. Analizando hemos llegado a la conclusión que han de ser los latiguillos, pero el caso es que los frenos no tienen la potencia que nos gustaría en las frenadas más fuertes. En el resto de situaciones se comportan muy bien siendo suaves y dosificables, pero a la hora de “echar el ancla” sin duda echamos en falta algo de potencia, sobre todo en el delantero. Además las nuevas pastillas Brembo hacen un ruido un poco molesto al frenar fuerte, el clásico chirrido de cuando hay polvo, pero en todo momento puede que sea una de las unidades pre serie, pero es algo que debería de mejorar.

Conclusión

La nueva Sherco 300 es una moto que pide guerra, y tiene motivos para ello. Su explosivo motor, sus eficaces suspensiones y su equilibrado chasis son de lo mejor que se puede conseguir. Tiene carácter propio gracias a su válvula electrónica que hace su motor potente pero a la vez muy controlable, además el doble mapa es real y uno de los más útiles que se ofrecen en una moto de serie. Sus frenos pecan un poco de falta de potencia pero es algo que se remedia con un kit de latiguillos metálicos, y su posición de conducción está pensada para los pilotos más pequeños, algo que se puede modificar con unas estriberas bajas y un manillar más alto.

Una de las ventajas de esta moto es que viene cargada de extras de primera calidad como el cubrecárter AXP, la funda Selle Dalla Valle o las llantas Excel. Una moto lista para emular a nuestro gran Mario Román, que difiere muy poco de la que él usa personalmente, y que ya está disponible en los concesionarios de la marca por 9.499€.

Detalles de la moto

Sherco SE 300R Factory: La moto de Mario Román

La decoración de la Sherco es nueva para 2022, con mayor predominancia del color azul como en los inicios de la marca.

Sherco SE 300R Factory: La moto de Mario Román

Kayaba firma las suspensiones con la eficaz horquilla Aos de 48mm y el nuevo amortiguador de tres vías y vástago de 50mm, que reciben un setting mejorado para este año.

Sherco SE 300R Factory: La moto de Mario Román

Los frenos firmados por Brembo y con discos Galfer ofrecen buen tacto pero son más ruidosos de lo que nos gustaría en las frenadas fuertes.

Sherco SE 300R Factory: La moto de Mario Román

Para este año se ha revisado la válvula de escape en el motor y se monta una nueva guía del selector del cambio para mejorar la fiabilidad.

Sherco SE 300R Factory: La moto de Mario Román

La funda Selle Dalla Valle es un elemento del modelo Factory y ofrece un gran agarre además de una estética idéntica a las motos oficiales.

Motor

Tipo

Monocilíndrico 2 tiempos


Refrigeración

líquida


Potencia Máxima


Par Máximo


Cambio

6 velocidades


Transmisión


Chasis

Tipo

Tubular central en acero al cromo molibdeno.


Suspensiones

Horquilla KAYABA AOS 48mm delante yaAmortiguador KAYABA detrás


Frenos

Delantero

Pinza y bomba Brembo con disco de 260mm


Trasero

Pinza y bomba Brembo con disco de 220mm


Medidas y pesos

Longitud


Distancia entre ejes

1.480mm


Altura del asiento

950mm


Peso (lleno)

105 kg


Capacidad del depósito

10,4L


Neumáticos


Relacionados

Texto:

Chema Calleja

Fotos:

Lluís Llurba

Publicado el 02/04/2022