Viaje épico de Tom y Caroline alrededor del mundo con la 701 Enduro

Cómo preparar un viaje épico alrededor del mundo

Inspírate y averigua qué necesitarías meter en la maleta para sobrevivir a tu propia aventura global, y cómo orientarte por el planeta.

Autor:
EnduroPro
Foto:
Moto Morgana
Publicado el 10/08/2022
Viaje épico de Tom y Caroline alrededor del mundo con la 701 Enduro

Todo motorista sueña con dar la vuelta al mundo. Para la pareja belga Tom y Caroline, esa fantasía se ha hecho realidad. Estos motoaventureros globales, que viajan bajo el nombre de Moto Morgana, confían en las 701 Enduro para su épico viaje.

Aquí comparten su experiencia y sus lecciones duramente aprendidas. Inspírate y averigua qué necesitarías meter en la maleta para sobrevivir a tu propia aventura global, y cómo orientarte por el planeta.

Para los que no sepan lo que hicisteis durante vuestro increíble viaje de dos años, ¿podríais hacernos un resumen de dónde fuisteis, ¿dónde os alojasteis y cómo evolucionó la ruta?

"En 2016, emprendimos un viaje para dar la vuelta al mundo. Cerramos nuestra casa en Bélgica, nos subimos a nuestras 701 Enduro y empezamos a rodar. Salir rápidamente de Europa era nuestra primera prioridad, ya que las previsiones meteorológicas eran realmente terribles. Así pues, atravesamos Francia, España y Portugal y comenzamos realmente nuestra aventura en Marruecos.

Qué país tan fantástico. Marruecos ofrece un terreno ideal para los amantes del offroad y nos permitió empezar a tomarle el pulso a nuestras Husqvarnas y a lo que sería nuestro viaje. Seguimos hacia el sur y atravesamos 14 países de África occidental antes de entrar en Namibia. Desde allí nos dirigimos al este, a través de Zambia, Malawi, Mozambique y Swazilandia, y finalmente llegamos a Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. En ese momento llevábamos ya 10 meses de viaje.

Viaje épico de Tom y Caroline alrededor del mundo con la 701 Enduro

Desde allí, enviamos las motos a Uruguay. Sudamérica fue increíble. Atravesamos los viñedos de Argentina, el desierto de Atacama en Chile, el salar de Uyuni en Bolivia, vimos Machu Picchu en Perú, nos llovió en Ecuador y disfrutamos de la hospitalidad de los colombianos".

"Tuvimos que sortear el Tapón del Darién, un tramo de selva de 80 km entre Colombia y Panamá que no se puede cruzar en moto. Tuvimos que volver a embalar las motos y facturarlas en un contenedor a Panamá, un proceso largo, caro y complicado. Mientras cruzábamos todos los pequeños países centroamericanos, ansiábamos llegar a México, un lugar del que todos los viajeros que conocimos nos hablaban con especial pasión. ¡Y chico, no les faltaba razón! Como pasamos un poco más de tiempo del previsto en este vibrante país, luego tuvimos que apresurarnos para llegar a Alaska antes de la llegada de las primeras nevadas.

Cruzando algunos estados del oeste de EEUU y el lado izquierdo de las Montañas Rocosas canadienses, la gente nos preguntaba a menudo si íbamos al norte o al sur. Cuando les respondíamos: "Norte", llenos de confianza y emoción, nos contestaban: "¡Vaya, vais un poco tarde para la temporada!" Y así fue, hacía mucho frío, sobre todo por la noche, y tuvimos algunos días de nieve. Pero poder alucinar contemplando la aurora boreal en Fairbanks, compensó todo el sufrimiento.

Originalmente teníamos la intención de realizar un viaje de cinco años alrededor del mundo, pero tuvimos que revisar nuestros planes y convertirlo en una aventura de dos años. Decidimos cruzar los Estados Unidos de América de oeste a este para terminar en Nueva York, donde podríamos pasar algún tiempo con el hermano de Caroline y su familia. Después de dos años exactos en la carretera, con muchas historias que contar, pero también con el corazón encogido, tuvimos que volar de regreso a casa en Bélgica".

Antes de emprender un viaje hay muchos aspectos prácticos de los que ocuparse, las laboriosas tareas administrativas. ¿Preparar todo el papeleo previo al viaje y las cosas que vas a necesitar ayuda a que la aventura que te espera sea más real, a que empieces a emocionarte por los que realmente está a punto de suceder?

"Prepararse para un gran viaje como este lleva tiempo. Por eso dejamos de trabajar un mes y medio antes de la salida. El papeleo ocupa una parte importante: los pasaportes, los carnets de aduanas de las motos (según los países que quieras visitar), las tarjetas de crédito, la tarjeta amarilla y las vacunas correspondientes. Cada vez que tachábamos una de esas cosas de la lista, era como una victoria parcial. Esta no es realmente nuestra parte favorita de los preparativos, pero hace que el viaje sea más real, porque sin pasaportes, no podríamos llegar muy lejos, ¿verdad?

Mucho más motivadoras fueron las cajas que llegaron a nuestra puerta: cascos nuevos, botas, equipo de moto, una tienda de campaña y sacos de dormir muy cómodos.

Y, por supuesto, las motos. Después de recogerlas, los dos nos sentamos sobre ellas durante una media hora con una enorme sonrisa en la cara. Ni siquiera las habíamos puesto en marcha; sencillamente estábamos conociendo a las que serían nuestras compañeras de viaje durante los próximos años. Llámalo el comienzo de una nueva relación".

Está claro que la decisión de emprender un viaje tan increíble como el vuestro no se tomó a la ligera. ¿Qué es lo que os inspiró a hacer el viaje?

Caroline: "Tom siempre ha viajado mucho, incluso de adolescente. Le encantaba viajar sin saber realmente dónde pasaría la noche o a dónde se dirigiría al día siguiente. Cuando nos conocimos, acababa de regresar de un viaje de dos meses a Sudamérica. Hablaba de ello durante horas con mucha pasión. Me sentí definitivamente tentada, y no tardé en darme cuenta de que quería acompañarle en su próximo viaje. No hay problema, pero tendrás que pilotar tu propia moto", me dijo. Así que conseguimos mi primera moto, aprobé el permiso y nos fuimos en un viaje de un mes de duración desde Bélgica hasta el sur de Jordania y vuelta a casa. Obviamente, me faltaba experiencia y después de 11.000 km estaba totalmente agotada. Pero fue la experiencia de mi vida. Sin duda. Por fin había encontrado lo mío en la vida y tenía ganas de más. En los años siguientes, emprendimos viajes a Sudáfrica y Namibia, a Irán, a Islandia y Marruecos. Realmente le cogí el tranquillo. Pero cuanto más viajábamos, más nos costaba volver a casa. Terminábamos un viaje e inmediatamente empezábamos a planificar el siguiente. Entonces, un día, en una soleada terraza de Lille, Tom lanzó la pregunta del millón: '¿Qué te parecería viajar durante un periodo más largo? Algo así como... ¿unos cinco años más o menos?' Le sorprendió bastante mi respuesta: '¡Pues me parece una gran idea! ¿Cuándo quieres salir?' A partir de ese día empezamos a soñar y a hacer planes, y el primer tramo de nuestro viaje fue esta aventura de dos años, de 2016 a 2018. Ahora vamos a embarcarnos en los próximos tres años de nuestro plan de cinco".

¿Sabíais exactamente a dónde queríais ir, o lo decidíais país a país? Habladnos del proceso de toma de decisiones que os ayudó a decidir hacia dónde iríais. ¿Cómo influyó eso en vuestros planes para el próximo viaje?

"Cuando te vas de viaje de un mes, es fácil planificarlo todo con antelación. Qué lugares de interés quieres visitar, qué rutas puedes hacer, dónde puedes acampar o encontrar en un albergue u hotel barato...

Pero esto es inviable en un viaje de varios años. En 2016, salimos de Bélgica y planeamos pilotar directamente hasta Marruecos. Tardaríamos dos o tres días, quizá cuatro, en llegar. Pero a causa de las lluvias torrenciales y de unas temperaturas bajo cero en toda Europa, estuvimos zigzagueando durante dos semanas enteras antes de tomar el ferry para cruzar el Mediterráneo. Eso nos abrió los ojos a la realidad; tendríamos que tomárnoslo con calma más de una vez. Así que decidíamos día a día, siguiendo una dirección aproximada. No podíamos asaltarnos algunos lugares, o bien porque necesitábamos tramitar los visados para el siguiente país, por ejemplo, o bien porque había un destino turístico imprescindible. Pero la mayoría de las veces, mirábamos el mapa durante el desayuno y luego decidíamos qué ruta tomar y dónde pasaríamos la noche".

Hablamos varios idiomas y eso nos resulta muy útil cuando viajamos. Los lugareños son los mejores guías turísticos. Pueden indicarte los grandes lugares que tienes que visitar -esas joyas ocultas siempre merecen la pena- y qué tramos de carretera pueden ser intransitables en épocas de lluvia. Una sonrisa es siempre la mejor manera de iniciar una conversación, en todos los países, en todas partes del mundo. Y como ambos éramos extremadamente felices haciendo lo que hacíamos, ¡no era tan difícil sonreír todo el tiempo!

Para nuestro próximo viaje, también tenemos algunos destinos previstos, pero las situaciones actuales en, por ejemplo, Ucrania, Etiopía o Myanmar nos exigirán aún más flexibilidad. Todo puede cambiar muy rápidamente. Dos meses después de cruzar Siria durante el primer viaje de Caroline, estalló la guerra y se cerraron las fronteras. Siria ha quedado como un lugar definitivamente prohibido, pero poco a poco está empezando a abrirse de nuevo, aunque con muchas restricciones. Pero incluso cuando no podemos cruzar alguno de los países de nuestra lista de deseos, aún nos queda mucho por explorar".

No prepararte bien es sinónimo de prepararte para fracasar. Este es un dicho popular, pero ¿creéis que es cierto? ¿Es esencial la planificación, o se puede llegar a planificar en exceso?

"Viajar tal como lo hacemos puede llegar a ser algo muy imprevisible. En ruta pueden ocurrir muchas cosas: puedes chocar, enfermarte, tener un problema técnico, un fallo del equipo, que te pare policía corrupta o incluso que te roben. Es una cuestión de simple estadística: cuanto más tiempo viajes, más posibilidades hay de que un día algo vaya mal. Hemos pasado por malos momentos en el pasado. Los dos nos hemos caído con nuestras motos, Tom se rompió el pie en Mali, Caroline tuvo salmonela y Tom malaria dos veces, con una infección extra de salmonela encima. No hace falta decir que esos no fueron los mejores días del viaje.

Hemos sufrido pinchazos, tornillos rotos, radios rotos, etc., todo ello como resultado de llevar continuamente al límite nuestras máquinas 701 Enduro completamente cargadas de equipaje. Pero cuando conoces bien tu equipo, sabes qué cosas tienen más probabilidades de salir mal. En el desierto del Sahara no hay servicio de asistencia en carretera, así que tienes que intentar anticiparte a lo que puedas llegar a necesitar.

Se trata de elegir bien y con conocimiento de causa, ya que realmente preferimos viajar ligeros. Hace que el pilotaje sea mucho más divertido. Así que llevamos una cámara de repuesto, parches y algunos radios, pero no llevamos ni neumáticos ni llantas adicionales. En los casos excepcionales en que necesitemos sustituir estas piezas, tenemos que esperar un tiempo a que nos lleguen desde Europa.

También intentamos calcular cuándo se van a desgastar las piezas y hacemos que las pidan o que las envíen a un destino determinado. Es fácil calcular el desgaste de la cadena y de la corona trasera, y un cambio de aceite cada 10.000 km también es bastante predecible. A lo largo de los años, hemos aprendido a limitar nuestra lista de equipaje al mínimo, sin dejar de estar preparados para los problemas más probables.

Y luego está la necesidad de sensación de libertad, por supuesto. Es un aspecto sustancial del proyecto y creemos que estar demasiado preparados iría en detrimento de esa libertad de movimientos. Quieres aprender, adaptarte, encontrar soluciones creativas y replantear las cosas cuando surjan imprevistos. Es una parte esencial de viajar".

Hablemos de elementos esenciales de supervivencia, empezando por los pasaportes, ¿cuáles son los 10 objetos más importantes con los que viajáis?

  • Tienda: "Tenemos una tienda de campaña ligera, pero espaciosa, en la que es fácil meter todas nuestras cosas por la noche. Poder mantener tu equipo seco por la noche supone una gran diferencia por la mañana".
  • Sacos de dormir y forros de saco de dormir: "A menudo pasamos noches muy frías, por lo que unos buenos sacos de dormir son algo muy importante. A veces incluso los utilizamos cuando cogemos una habitación barata, ya que en algunos países las sábanas no siempre están limpias, que digamos. Los forros son fáciles de lavar, lo que es estupendo para disfrutar de un sueño reparador".
  • Sillas de camping ultracompactas: "Son muy cómodas a la hora de acampar. No querrás sentarte siempre encima de las piedras durante los dos o tres años de viaje".
  • Cámaras y ordenadores portátiles: "Imprescindible para hacer buenas fotos, escribir grandes relatos y seducir a todo el mundo para que se embarque en su propia aventura en moto una vez que los haya leído".
  • GPS: "Preferimos pilotar con GPS porque nos ayuda mucho a encontrar esas pistas a veces tan escondidas".
  • Equipación de moto: "Después de unas cuantas caídas, nos convencimos mucho de que llevar un buen casco, botas y ropa de moto de calidad pueden ser vitales".
  • Dispositivo de emergencia por satélite: "Llevamos un Garmin inReach para poder enviar una señal de emergencia desde cualquier lugar del planeta, incluso el más remoto. En realidad, nunca lo hemos utilizado, pero da mucha tranquilidad, por si ocurriera algo malo".
  • Kit de primeros auxilios: "Vendas, analgésicos, antibióticos, desinfectante...lo normal".
  • Lámpara frontal: "Especialmente útil durante la acampada, pero también viene bien para trabajar en las motos".
  • Herramientas: "Un kit de herramientas compacto pero completo y algunos repuestos esenciales: nadie toca las motos excepto Tom, así que tiene que estar bien equipado para hacer el mantenimiento y las posibles reparaciones".

¿Qué Accesorios Técnicos Husqvarna Motorcycles utilizáis en vuestros viajes y por qué esos productos en concreto?

"La gama de Accesorios Técnicos contiene muchas cosas para personalizar y mejorar tu moto, pero teniendo en cuenta que realmente queremos mantener el peso de nuestras motos al mínimo, intentamos centrarnos en los elementos esenciales que realmente marcan la diferencia en el tipo de pilotaje que hacemos".

  • Depósito de gasolina de gran autonomía: "Tiene 12 litros más de capacidad y amplía la autonomía hasta superar fácilmente los 500 km. Para nosotros es algo imprescindible, ya que el depósito de gasolina de 13 litros de serie no es suficiente para llegar a la siguiente gasolinera en algunas zonas remotas. También, cuando por ejemplo te encuentras de repente una pista cerrada, quieres estar seguro de tener suficiente gasolina para llegar hasta el final".
  • Muelles de horquilla y amortiguador: "Montamos unos muelles delanteros y trasero más rígidos para compensar el peso extra del depósito y del equipaje en la parte trasera".
  • Estriberas pivotantes: "Permiten cambiar de marcha y frenar más fácilmente mientras estás sentado en la moto".
  • Cubremanos de aluminio: "Los cubremanos protegen nuestras manos y las manetas, a la vez que son capaces de soportar una caída".
  • Puños calefactables: "Poder tener las manos calientes permite resistir tramos largos durante los días más fríos sin que se nos congelen los dedos".
  • Protector de radiador: "Para una mayor protección contra las piedrecillas que salen volando durante los tramos offroad".
  • Elevadores de manillar: "Pasamos largos periodos encima de la moto, y como los dos somos bastante altos, los elevadores del manillar nos ayudan a evitar el dolor de espalda".
  • Cúpula: "Esto ayuda a protegernos un poco más de los elementos".
  • Fuelles de horquilla: "Nos encontramos muchas veces rodando en condiciones de barro y polvo y los fuelles de horquilla prolongan sustancialmente la vida de los retenes".

A la hora de planificar vuestro próximo viaje, ¿cómo decidís la combinación adecuada de ser organizado y seguro, y al mismo tiempo seguir siendo libre y capaz de reaccionar espontáneamente?

"Supongo que cuando nos juntas a mí y a Tom, obtienes la combinación perfecta de 'organizado y seguro' y de 'libre y espontáneo'. Tras todos estos años juntos, Tom ha aprendido que ser organizado y seguro no siempre significa aburrido. Y yo he aprendido a creer en mí misma y a reaccionar sin pensármelo demasiado.

Debido a la situación que está viviendo actualmente Europa, creemos que algunos de los países que queríamos visitar en un primer tramo de nuestro viaje no son lo suficientemente seguros. Para llegar a Mongolia, tienes que pasar primero por Rusia. ¿Es una buena idea? ¿Nos dejarán volver a salir del país? Cuando pensamos que el riesgo es demasiado alto, nos resistimos a la tentación. Todavía tenemos un largo viaje por delante. Una de las cosas que hemos aprendido es que no siempre hay que seguir los consejos del gobierno. Ellos no pueden correr ningún riesgo, por lo que sus recomendaciones suelen ser bastante estrictas. A veces, escuchar a la población local y utilizar el sentido común te permite viajar por las zonas a priori complicadas del mapa y descubrir esas joyas ocultas que ningún otro viajero llega a ver".

Estar preparado para todas las eventualidades es muy importante en un viaje como el vuestro. A la hora de llevar recambios, ¿qué piezas elegís y por qué elegís los recambios originales Husqvarna?

"Elegir piezas originales Husqvarna es una forma de estar seguro de la calidad y el funcionamiento correcto de las mismas. Siempre hay un código de artículo único para evitar cualquier confusión. Lo último que querríamos es tener que sustituir una pieza esencial en un lugar remoto y luego descubrir que no encaja o no funciona como es debido.

La lista de recambios que llevamos es bastante extensa, pero puede reducirse a las siguientes categorías".

  • Retenes, juntas tóricas, juntas: "Son recambios muy específicos, pero afortunadamente son piezas compactas y ligeras, por lo que son fáciles de transportar. Intentamos evitar pagarle a DHL 100 € para que nos envíe una junta tórica de 0,50 €”.
  • Cojinetes: "Cuando estos fallan, sobre todo los rodamientos de las ruedas, te puedes quedar realmente tirado. A menudo son muy difíciles de conseguir sobre el terreno".
  • Manetas de freno, embrague, palancas de cambio y freno: "Llevar manetas de recambio es algo esencial, ya que suele ser lo primero que se rompe en una caída".
  • Radios: "Si pillas un bache enorme a gran velocidad, es muy probable que rompas uno o dos radios".
  • Pastillas de freno
  • Piñón de ataque: "Solemos calcular cuándo hay que cambiar la corona trasera y o bien la enviamos o la conseguimos sobre la marcha. En cambio, llevamos un piñón de ataque con nosotros”.
  • Recambios del sistema de combustible: "La gasolina puede ser de muy baja calidad a veces, lo que pone a prueba los componentes de tu sistema de combustible. Así que llevamos filtros de repuesto, una bomba e inyectores. Cuando repostas gasolina de 84 octanos mezclada con demasiado etanol de un barril oxidado en el Altiplano boliviano, ya sabes que existe la posibilidad de que las cosas vayan mal".
  • Surtido de tornillos, tuercas y arandelas: "Saber qué elementos de fijación se utilizan en tu moto es esencial para evitar llevar una bolsa llena de peso inútil. También es importante la calidad de los tornillos, ya que en algunos países sólo se venden los de baja resistencia, que se rompen con la primera caída".

¿A dónde os llevará vuestro próximo viaje y por qué? ¿El plan es simplemente experimentar más de lo que experimentasteis en vuestro primer viaje, ir a nuevos lugares, o volver a visitar vuestros lugares favoritos? ¿Durante cuánto tiempo vais a viajar esta vez?

"Como nuestro plan inicial era viajar durante cinco años, ahora nos gustaría completarlo con los tres años restantes. Durante el primer viaje, recorrimos (principalmente) África occidental y América del Sur y del Norte. Esto significa que todavía hay partes del mundo que permanecen inexploradas por nosotros. Algunas regiones de Europa, pero ciertamente también Asia, Australia y Nueva Zelanda, el este de África, Brasil y el extremo sur de Argentina y Chile están en nuestra lista. El orden exacto en el que recorreremos estas zonas aún no está claro y dependerá en gran medida de las condiciones de seguridad y sanitarias. Las pandemias y las zonas de guerra tienen un gran impacto en la viabilidad de una región concreta. Conocemos a un chico cuyo objetivo era viajar por todos los países del mundo. Ese no es realmente nuestro tipo de proyecto. Queremos viajar a países que nos atraigan, que tengan algo que ofrecer, preferiblemente para los entusiastas del offroad como nosotros. No queremos visitar un país sólo porque sí.

Visitar todos los puntos turísticos tampoco es nuestro objetivo. Desde luego, sería una pena no visitar Petra estando en Jordania o Machu Picchu en Perú. Pero preferimos ir en moto a lugares remotos donde no hay turistas, en lugar de formar parte de un circo excesivamente organizado y encontrarnos en la tienda de souvenirs al final de la visita guiada. Conocimos a bastantes personas que se sorprendieron de que nos "perdiéramos" ciertas atracciones turísticas por el camino. Pero nunca montaron una tienda con esa magnífica vista para ellos solos en medio de la nada, ni fueron invitados por una familia local a pasar la noche en su cabaña. Todas las experiencias son inolvidables".

¿Hubo un largo proceso de toma de decisiones detrás de la decisión de lanzaros a esta aventura?

"Cuando volvimos a casa después de dos años en la carretera, empezamos a ahorrar inmediatamente para este viaje. Nuestro viaje aún no había terminado, teníamos que hacer esa segunda parte lo antes posible. Eso estaba claro. Los dos volvimos a trabajar, pero con un solo propósito: poder salir de nuevo lo antes posible".

En general, ya sabes un poco lo que puedes esperar de cara a tu segundo viaje. ¿La experiencia adquirida en el primer viaje os permite ser más confiados, más aventureros, o bien esa experiencia condicionará el viaje de otras maneras?

"No vamos a cambiar nuestra forma de viajar. Los dos nos sentimos a gusto así, lo disfrutamos enormemente. Supongo que ya éramos bastante aventureros, pero el viaje anterior nos da más confianza en muchos aspectos. Sabemos mejor cómo reaccionar en determinadas circunstancias, sabemos de qué ocuparnos, conocemos nuestra rutina, siempre que tengamos alguna. Descubrimos que siempre hay uno de los dos que se mantiene positivo y sabe qué hacer en una crisis. Es un pensamiento muy tranquilizador. A veces, nos preguntamos si este nuevo viaje va a ser tan bueno como el primero, porque aquel ya fue increíblemente impresionante. Entonces nos damos cuenta de que así será. Diferente, pero bueno, simplemente porque estamos haciendo lo que más nos gusta: explorar el mundo de la mejor manera posible.

Sin embargo, podríamos cambiar algunas cosas. Estamos pensando en viajar un poco más tranquilamente, quedarnos un poco más de tiempo en nuestros países favoritos, pasar más tiempo con otras personas quizás. También tenemos previsto hacer más llamadas a casa a nuestra familia. Cuando estás en la carretera y disfrutas de nuevos paisajes cada día, a veces te olvidas de que los que se quedan en casa están esperando noticias tuyas. Siempre hemos pensado que "si no hay noticias, son buenas noticias", pero parece que no siempre funciona así. Hemos aprendido de nuestros errores, eso es seguro".

A casi todos los que han tenido una moto y han viajado les gustaría hacer lo que hacéis vosotros, pero no lo hacen. ¿Qué es lo que os motiva a vosotros a hacerlo?

"Viajar es una prioridad para nosotros. No gastamos mucho dinero en coches o bienes de consumo caros, y no hemos ido de vacaciones en los últimos dos años. Nos saltamos las visitas a los restaurantes y apenas compramos ropa nueva. Cada vez que queríamos comprar algo que realmente no necesitábamos, contábamos cuántos días de viaje menos representaría. Nuestra forma de viajar no es para nada lujosa. Dormimos y vivimos en una tienda de campaña o en los hoteles más baratos que encontramos. Comemos del supermercado o en puestos callejeros. Cuando llueve, nos mojamos. Cuando hace frío, pasamos frío. Y la tienda viene sin aire acondicionado, así que nos levantamos temprano cuando sale el sol del desierto. Hemos pasado días sin ducharnos; con nuestras rodillas oliendo a camembert maduro. A diferencia de la mayoría de nuestros amigos, ésta es una forma de vida que nos hace absolutamente felices. Mucha gente toma otras decisiones en la vida. Cuando hablamos de lo que hacemos, es habitual escuchar cosas del tipo: "Si no tuviera hijos..." o "Si tuviera 20 años menos...". Pues bien, nosotros nos lo hemos saltado. No queríamos esperar esos 20 años y arrepentirnos el resto de nuestras vidas".

Relacionados

Texto:

EnduroPro

Fotos:

Moto Morgana