Motos con historia: Bultaco Sherpa T, rompedora de esquemas

Motos con historia: Bultaco Sherpa T, rompedora de esquemas

Paco Bultó siempre que podía ponía sus ojos en los pilotos y especialidades motociclistas británicas. La unión de sus ideas con el astro Sammy Miller hicieron saltar la chispa.

Autor:
Juan Solo
Foto:
Archivo
Publicado el 05/04/2022
Motos con historia: Bultaco Sherpa T, rompedora de esquemas

A principios de los años 60 Bultaco lanza tres motos: la Tralla, de carretera, la Sherpa S, de motocross, y un modelo extraño pensado para circular por caminos en mal estado, más ligera y manejable: La Sherpa N. Muchos años antes, los británicos habían inventado un nuevo deporte, el trial, una especialidad del motociclismo en la que se tenían que sortear los más complicados caminos de las highlands con un inspector, un juez que evaluase las evoluciones de los pilotos.

El trial se disputaba con pesadas motos con mecánicas de cuatro tiempos, derivadas de las motos de carretera, que a Don Paco Bultó le hacía preguntarse: ¿qué pasaría si a estos pilotos les facilitamos un poco las cosas?

Motos con historia: Bultaco Sherpa T, rompedora de esquemas

La finca familiar de los Bultó, la famosa Masía de San Antonio, era el lugar de grandes encuentros de motoristas. A la familia Bultó se les ocurrió hacer una de esas pruebas que habían visto en Gran Bretaña, a la que denominaron el Trial de San Antonio. Llegamos a 1962 y se produce el contacto. Los sobrinos de Don Paco, Joan Soler Bultó y Oriol Puig Bultó, se van en un Seat 600 a probar unos prototipos de trial a los Seis Días de Escocia.  No tuvieron mucha suerte, pero Sammy Miller vio estas motos y mostró mucho interés por probarlas, sorprendiéndose de lo ligeras que eran y del empuje de su motor.

Así comenzó el mito, la unión de un emprendedor como Don Paco Bultó con el mejor piloto de la época, que era Sammy Miller. A los mandos de las Sherpa, en sus múltiples versiones, se han puesto pilotos de la talla de Malcolm Rathmell, Martin Lampkin, Yrjo Vesterinen, Bernie Schreiber, Charles Coutard, Manuel Soler o Toni Gorgot. Y fue la base de su reencarnación en Merlin, de la mano de Ignacio Bultó.

En 1964 Miller prueba varios prototipos de la Sherpa y hace que se cambien algunas cosas:  basculante más largo, un motor de 250… Algunas historias cuentan que Bultó hizo traer la Ariel GOV 132 con la que Miller había logrado nada menos que 500 victorias a su finca de San Antonio para que el británico se diera cuenta que la nueva Bultaco era mejor en todo. El caso es que logró que fichase por la marca del “dedo rampante” por dos millones de pesetas y que se debía comprometer a ganar el 80 por ciento de las pruebas.

La Sherpa T se presentó en el Salón de la Moto de Earls Court en Londres en 1964 y en mayo de 1965 Sammy Miller logra la victoria de los Scottish, que era la competición de trial más importante de aquella época.

La nueva moto de trial no paró de ganar carreras, el tándem Miller-Sherpa parece imbatible y pronto se convierte en la moto más importante de Bultaco en cuanto a ventas y producción.

Junto con su palmarés deportivo en el que destaca cinco Campeonatos del Mundo, cuatro de Europa, siete SSDT, 15 de Finlandia, 11 de España, nueve del Reino Unido o siete de Francia, destacan las expediciones y récords alcanzados con esta moto como la expedición al Himalaya, la de Barcelona al Kilimanjaro o la de Barcelona a Aconcagua.

Hoy las Bultaco Sherpa siguen teniendo toda una legión de incondicionales.

Relacionados

Texto:

Juan Solo

Fotos:

Archivo

Publicado el 05/04/2022