Motos con historia: Triumph Tiger, viene de lejos

Motos con historia: Triumph Tiger, viene de lejos

Triumph también fabricará modelos 100% orientados al off road, pero la historia de la marca deja algunos modelos míticos como la Tiger Trail de 1981.

Autor:
Juan Solo
Foto:
Archivo
Publicado el 07/06/2022
Motos con historia: Triumph Tiger, viene de lejos

Los británicos tienen otra forma de hacer las cosas y su concepto del motociclismo y del off road tiene muchas diferencias a lo que estamos acostumbrados en Europa. Triumph, como buen fabricante de motos del Reino Unido, adaptó muchos de sus modelos de carretera para circular por caminos e hizo algunos que despuntaron en trial, con mecánicas de cuatro tiempos y para el tipo de pruebas de largo recorrido que tienen lugar en Escocia.

Las Triumph Tiger son, hasta el momento, las motos más próximas al off road que tienen el fabricante británico en su catálogo; decimos hasta el momento, porque próximamente esperamos que nos muestren sus nuevas motos de enduro/motocross que tienen a Iván Cervantes y a Ricky Carmichael como embajadores.

Motos con historia: Triumph Tiger, viene de lejos

Ted Simon hizo un épico viaje con una Triumph Tiger, pero no dejaba de ser una moto de carretera adaptada para poder sufrir los traqueteos de todos los caminos y vericuetos por los que discurrió el autor de Los viajes de Júpiter.

Tuvimos que esperar hasta 1981 para ver el primer modelo de trail con escape alto y la estética que predominaba en las motos trail. Era la Triumph Tiger Trail que se basaba en una Bonneville T 140, de 750 cc y que se hizo por sugerencia de los importadores de la marca británica en Francia.

Cuando John Bloor compró Triumph en 1983 se revisó todo el catálogo de motos y se hicieron algunas de las grandes motos que han llegado hasta nuestros días. El trail hacía furor en muchos países de Europa y, a pesar que en el Reino Unido no tenían mucho interés en estas motos que valían para carretera y campo, retomó la línea de las Tiger para continuar por este segmento.

En 1993 llegaron las Tiger 900, primero con motor 885 tricilíndrico y carburadores, que dieron paso a la siguiente generación con motores de inyección electrónica. Los fans de Triumph las denominaron Steamer, para identificar estos modelos que ya salían de la factoría de Hinckley. Desde el 2001 subieron el motor a 993 y permanecieron en activo hasta 2007, que volvieron a subir de cilindrada hasta los 1.050 cc con las Tiger Sport, ya completamente asfálticas.

Las Tiger 900 eran básicamente modelos de turismo, con manillar ancho, buena protección aerodinámica y el poderoso par de los motores de tres cilindros. Todavía Triumph no había dado el paso a hacer una moto trail con cualidades off road y fueron en la línea que marcaron motos como la Honda Varadero. Tuvieron más éxito en Europa que en el Reino Unido y especialmente tuvieron mucha aceptación en Alemania, sobre todo en aquellos motoristas que se querían separar de los fanáticos de las BMW GS.

Nuevamente Triumph se había quedado sin una moto con la que pudiera salirse de la carretera y el mercado de las trail volvía a diversificarse hacia esta línea en busca de motos más ligeras y ágiles, capaces de salir dignamente de la negra cinta.

La solución llegó en 2010 cuando se dejaron ver las primeras Tiger 800. Los primeros vídeos de estas motos, su estética con parte del ADN de las Street y Speed Triple, el doble faro identificativo de la marca y un chasis multitubular a la vista enamoraron a toda una legión de motoristas.

Se presentaron dos modelos, uno de asfalto y rueda de 19” delantera y otro de campo, con suspensiones algo más altas y rueda delantera de 21”. El motor tricilíndrico se adaptaba a dar lo mejor de sí en cuanto a una curva de potencia muy dosificable y un tamaño muy contenido. Este tricilíndrico no fue un simple transplante del 675 de la Street Triple, contaba con el mismo diámetro pero una mayor carrera lo hacía más adaptable al doble uso dentro y fuera de carretera. Lo mejor era su comportamiento dentro y fuera de ella, lo peor un consumo que todavía era algo elevado en comparación con sus más directas rivales como las BMW F 800 GS.

En 2012 vino la 1200 Explorer, la versión británica de las grandes trail europeas como las BMW 1200 GS, las KTM 1250 Super Adventure o las Ducati Multistrada. A estas motos se les añadió una electrónica más sofisticada.

En 2015 vino la siguiente evolución con acelerador electrónico, mejoras en la inyección y un consumo ya más moderado, a las que sucedieron, tras algunos retoques y mejoras en la electrónica, las Tiger 900 que hoy tenemos en las tiendas. Un prototipo, la Tramontana que participó en el Africa Race, nos anticipó cómo sería esta moto.

Nuevamente el mundo del trail se desvía hacia el asfalto, el turismo y la sofisticación. Nuevamente las marcas parece que quieren corregir esta tendencia con motos (algo) menos sofisticadas y más endureras como las Ducati DesertX, Yamaha 700 Ténéré, KTM 890 Adventure… ¿Será el siguiente paso que dará Triumph con su gama de motos de off road?

Relacionados

Texto:

Juan Solo

Fotos:

Archivo

Publicado el 07/06/2022