Editorial

Rectificar es de sabios: Portugal es un paraíso del enduro

Máximo Sant
06/11/2022
Hace unos poco publiqué un editorial llamado Paraísos del Enduro y hablé de países como Albania o Marruecos… y me olvidé del más próximo y recomendable: Portugal.
Facebook
Twitter
Whatsapp

Tengo una disculpa y es que para mí Portugal es como mi casa y cuando pienso en un país “extranjero”…  pues no pienso en Portugal. He estado casado muchos años con una portuguesa, mis hijos son también portugueses, además de españoles, pero es que antes de que todo esto sucediese, ya sentía Portugal como mi casa. Por cierto, la primera carrera de mi vida fue allí.

Así que aprovechando que Husqvarna ha organizado un espléndido evento en Portugal voy a rectificar mi error: Portugal es el paraíso del enduro. Para comenzar, muy importante, ¡pero que muy importante! Allí, ir por caminos de tierra en moto, no es ilegal. ¡Qué envidia! Salvo en sus parques naturales, algo que es “naturalmente” lógico.

Pero es que, además, si vas en tu moto de enduro por un camino y te cruzas con bicicletas, peatones o incluso gente a caballo, no sólo no se enfadan, ¡te saludan! ¡Igualito que aquí, donde somos unos “apestados”!

En nuestras “charlas de redacción” de todos los viernes… sí, no me he equivocado, no me refiero a los recomendables podcast de “Charlas de redacción” que con tan buen tino conduce Marisa Nocea, me refiero a nuestra semanal reunión de redacción. Pues en la reunión comentaba a mis compañeros una cosa que me da envidia: ¡Qué gran afición al motor hay en Portugal!

Así que Portugal reúne todas estas virtudes: El enduro es legal, el país precioso, la gente encantadora, los precios razonables y la comida excelente. Así que, rectifico, en mi lista de paraísos del enduro el primer lugar lo ocupa Portugal… Um país onde sinto-me em casa.

Nota: El 17 de octubre de 2022 falleció Andreu Rabasa Negre, una persona que dedicó toda su vida a las motos y a su marca, Derbi. Una marca que siempre ocupará un lugar en el corazón de toda una generación. Mi primera moto “gorda”, tras una Vespa, fue una Derbi 2002. Desde aquí quiero dar el pésame a la familia, a todos los amigos, que son muchos, y dar las gracias a Andreu. DEP.

Máximo Sant

Máximo Sant Ramo

Máximo Sant

Máximo Sant Ramo

Soy un motero atípico. De pequeño me preguntaban si quería más a mi madre o a mi padre y ahora si me gustan más los coches o las motos. No lo sé, pero me gustan mucho. De hecho llevo casi ¡40 años! en esto del periodismo del motor… y no me aburro.

Relacionados