Alejandro López. Director Comercial de Rieju

Iniciamos una serie de conversaciones con las voces más representativas de la industria para conocer su opinión no solamente sobre su marca sino también sobre el sector, su evolución y sus perspectivas. El Director Comercial de Rieju nos habla de la merecida reputación de superviviente de la marca española.

Autor:
G. de Martorell
Foto:
J.C. Orengo
Publicado el 26/06/2018

-Tengo la impresión de que, a veces, todos hemos sido un poco injustos con Rieju...
No se si la palabra es “injusto” pero sí es cierto que quizás, a veces, no se ha valorado en su justa medida que Rieju es una empresa familiar que sigue fabricando motos desde 1936 y que -pese a  todos los avatares de la crisis- aquí sigue, como única marca española ya. Hoy en día el nieto del fundador sigue llevando una empresa que sigue con sus parámetros fundacionales, que no se ha movido de Figueras -que no deja de ser un pueblo grande- y manteniendo una filosofía que hoy se llamaría “de proximidad”; trabajar con proveedores locales.

-¿Y que sea una empresa familiar es una ventaja o es un inconveniente?
Tienes la ventaja de que una empresa familiar te permite ser rápido en la toma de decisiones de mercado y en los cambios de estrategia pero no puedes trabajar con los presupuestos, los recursos y medios de una empresa multinacional corporativa. Eso te obliga a trabajar como lo que yo lo llamo “marketing de guerrilla”, centrándonos en segmentos muy concretos en los que no hay casi nadie porque a las grandes marcas no les sale rentable y que nosotros, en cambio, podemos abarcar.

-¿Cuál ha sido el secreto para sobrevivir donde otras más grandes han desaparecido?
Como tantas otras marcas estuvimos a punto de desaparecer durante la crisis. Y no lo hicimos porque el señor Riera puso encima de la mesa un dinero y un patrimonio personal para que esto no pasara. Y hay que decirlo y agradecerlo públicamente.
Más allá de eso la clave ha sido la especialización dentro de lo especial, el centrarnos -como te decía- en nichos muy concretos. Todos nuestros productos son número 1 en sus segmentos minoritarios desde nuestras Maratón hasta la Tango. Incluso en 50 -donde ya sólo quedamos Derbi, cuyos modelos fabrica Piaggio y nosotros- lo somos también. El 85% de nuestro mercado es de exportación e intentamos acercarnos a cada mercado de un modo específico y personalizado. Otro aspecto vital ha sido que tenemos un canal de distribución excepcional; que tiene ya 75 años y que forma parte del día a día de muchas personas que siente la marca.

-¿Rieju no ha entrado en la guerra del scooter porque no ha podido o porque no ha querido?
Precisamente te diría que no haber entrado en la guerra del scooter ha sido vital para sobrevivir. Lo intentamos entre el 2012 y el 2014 con la Cityline pero hay que ser honestos y reconocer que no ha funcionado comercialmente. Eso nos hizo tener aún más clara la percepción de que nos enfrentábamos a fabricantes capaces de trabajar con unos volúmenes y unos costes contra los que no podíamos competir y que no tenía sentido seguir por ese camino. Aún así debo confesar que no hemos desistido del todo y que seguimos buscando la manera de hacerlo posible a través de plataformas compartidas que nosotros podamos diseñar a nuestro manera. El scooter es una opción de volumen en el que habrá que estar tarde o temprano... pero hay que trabajarlo más.

¿Veremos entonces una Rieju de más de 125?
En cuanto encontremos un motor capaz de proporcionar la relación precio/potencia y prestaciones que buscamos. Pero veremos una Rieju de más de 125, rotundamente sí. Pero no será un scooter... al menos de entrada.

-Sois de las pocas marcas que continúa creyendo en los 50 cc...
El 70% de nuestra producción sigue siendo de 50 y vamos a sacar próximamente un scooter 50 y 2T que cumpla la Euro 4. El 4T tiene su lógica en mercados no mediterráneos pero en Francia, Italia y España el 50 4T no gusta y sigue habiendo una cierta demanda de scooter 50 2T a la que Rieju quiere dar respuesta. Pero eso no quita que no seamos plenamente conscientes de que la subida de edad mínima para el acceso al ciclomotor ha hecho mucho daño y ha machacado al sector. Había mucha gente viviendo de los 50 cc en España.

Relacionados

Texto:

G. de Martorell

Fotos:

J.C. Orengo

Publicado el 26/06/2018

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #113: ¡Pásate a la moto!

En el número 113 de Moto1pro hemos querido recopilar los motivos por los que la moto se convierte ahora más que nunca en el mejor arma de movilidad en cuanto a utilidad y sensaciones. Te contamos cómo empezar en el mundo de la moto, cómo elegir tu primera montura, te mostramos qué nuevas costumbres debes adoptar en estos tiempos, hacemos una recopilación de motos por precios… Además añadimos contenido de entretenimiento del mundo motero acompañado, como siempre, de nuestras secciones habituales…