Yamaha Tracer 900 vs Triumph Tiger 800

Yamaha Tracer 900 vs Triumph Tiger 800: Tricilíndricas

Comparamos la Yamaha Tracer 900 y la Triumph Tiger 800 XRX, dos trail asfálticas con motor de tres cilindros. Perfectas para el turismo ligero y con la última electrónica.

Autor:
Roberto Ruiz
Foto:
Javier Martínez
Publicado el 30/01/2017
Yamaha Tracer 900 vs Triumph Tiger 800
Tracer 900
Yamaha Tracer 900

Motor

7

Parte ciclo

9

Confort

7

Electrónica

7

Equipamiento

8

Consumo

8

Prueba: 11099 €

Serie: 11099 €

7

Tiger 800 XRX
Triumph Tiger 800 XRX

Motor

8

Parte ciclo

8

Confort

8

Electrónica

9

Equipamiento

9

Consumo

8

Prueba: 11600 €

Serie: 11600 €

8

Son motos con carácter, con un carisma especial, con un “algo” que las hace diferentes a las demás. Motos cómodas, motos divertidas, motos rápidas y motos inteligentes. Triumph tiene una dilatadísima experiencia con motores tricilíndricos, su gama está repleta de modelos, y desde hace poco Yamaha se unió a este selecto club con su MT-09 y su motor de tres cilindros de 847 cc. Si las Tiger de Triumph está completamente al día, Yamaha partió de la MT 09 para haer una trail muy especial: la Tracer. Son dos motos con la misma filosofía, la de aunar dotes de carretera con una postura de conducción y un comportamiento que viene del trail.

Tanto la Triumph Tiger 800 XRX como la Yamaha Tracer son motos multifunción, por así decirlo. Igual las puedes usar en tu día a día, para ir a trabajar, como para salir a disfrutar de unas buenas carreteras de curvas a ritmo rápido o muy rápido. Del mismo modo pueden ser tus perfectas compañeras de viaje, con pasajero incluido, ya que basta con equipar unas maletas para solucionar el equipaje y listo, lo demás lo ponen ellas de serie. Motos que están a medio camino entre las motos trail y las sport turismo, puramente asfálticas eso sí, pero que ofrecen altas dosis de confort para ambos ocupantes y un comportamiento deportivo poco exigente y muy muy gratificante.

Si tienes dudas entre el resto de las motos trail, puedes consultar este reportaje con todas las trail para 2017.

Yamaha Tracer 900: la rabia japonesa
Yamaha Tracer 900

Primero Yamaha sorprendió con su MT-09, la que puede presumir de ser la primera moto tricilíndrica en la historia más reciente de las marcas japonesas. Una naked agresiva, muy agresiva, con un motor rebelde que entrega mucho y bien que había que saber dominar por su rabiosa entrega desde abajo dadas sus altas dosis de par, pero que nos gustó tanto desde el día que la probamos que pronto se nos antojaron nuevos modelos animados con este motor tricilíndrico de Yamaha. Que si una trail, que si una deportiva, que si… y no hubo que esperar mucho hasta que nuestros deseos se hicieron realidad y Yamaha puso en escena la Tracer 900, que hoy enfrentamos a su posible más directa rival, la Triumph Tiger 800 XRx.

Partiendo de la base de la clara diferencia en prestaciones, donde la Yamaha puede presumir de más cilindrada, más potencia y más par, también es verdad que la manera de entregar estas prestaciones en la Yamaha es más agresiva, sin la suavidad y tacto agradable de la Triumph, sino con un sonido mucho más ronco y cabreado conforme suben las revoluciones. De hecho, si en la MT-09 estándar echábamos en falta un control de tracción que nos ayudase a mantener la rueda trasera siempre pegada al suelo sin que todo dependiese del tacto de nuestra mano derecha, en Tracer 900 Yamaha nos facilita esa tarea con un buen control de tracción que puede ser desconectado si queremos pero no regulado en diferentes niveles como en la Tiger.

El motor sigue siendo un portento de par haciendo honor a su filosofía “Master of Torque” (MT), nos hace salir disparados desde el primer golpe de gas, con más suavidad que en la MT-09 estándar, algo que hasta se agradece, y que sin duda en esta comparativa le saca los colores a la Triumph. Hablamos de 115 CV y 87 Nm en la Tracer 900 y de 95 CV y 79 Nm en la Tiger. El motor de la Yamaha cuenta con tres curvas de entrega de potencia, una A totalmente directa y deportiva, una B más comedida y recomendable para ciudad, y una STD que está a medio camino entre las anteriores y pensada para un uso más estándar.

Ergonómicamente la Tracer no es tan confortable como la Tiger, las cosas como son. La postura no es tan relajada, el manillar es más ancho y plano por lo que deja una posición de conducción más al ataque, al igual que el asiento no es tan cómodo como el de la inglesa. Una posición de conducción que por cierto mejora sustancialmente si situamos el asiento de la Tracer en su posición de menor altura, pues nos deja meternos más en la moto y no tener la sensación de estar caídos encima de ella. Si seguimos hablando de su confort diremos que la pantalla es regulable en altura de manera manual, la altura es correcta para quitarnos la mayor parte del aire que nos molestaría a ritmo rápido, aunque sí es verdad que si no fuera tan estrecha también lo agradeceríamos, sobre todo en los hombros.

Una moto con un marcado carácter deportivo, que no tiene nada de trail con sus ruedas de 17”, y que tiene más de “moto deportiva cómoda” que de otra cosa. Puede ser una buena rutera, pero si lo que quieres es realizar largas distancias en tus viajes de vacaciones entonces la Triumph puede que te resulte una opción más interesante y amable. En cambio, si quieres sacarle el máximo partido a tus carreteras de curvas favoritas sin tener que sacrificar tu confort o hacer tus viajecitos sabiendo que llevas una fuente de diversión entre las piernas, entonces la Tracer tiene más papeletas de ser tu moto. Además, aunque la electrónica sea un poco más limitada, los 600 euros menos que cuesta la japonesa también puede inclinar la balanza en su favor.

Triumph Tiger 800 XRx: la exquisitez británica
Triumph Tiger 800 XRX

La Triumph Tiger 800 es una vieja conocida en las filas de Triumph, pero la firma británica la puso al día con importantes mejoras en 2014, tanto a esta versión asfáltica XR que ves aquí como a su hermana XC, más trail, pensada para un uso mixto. En ambos casos, tanto en la XR como en la XC, existen unas versiones X que van un paso más allá, con una electrónica más avanzada y con mayores posibilidades de configuración que permite escoger entre tres modos de conducción: Road, Off-Road y un Rider programable que permite adaptar el comportamiento del ABS y el TTC a tus preferencias con tres niveles distintos de asistencia electrónica. Esta versión X también incluye otros extras frente a la versión básica como el control de crucero, un ordenador de abordo avanzado, asientos confort, cubremanos, toma de corriente adicional, pantalla regulable, caballete central, protecciones varias… es decir, unos cuantos añadidos que bien merecen la pena para tener la Tiger más completa y equipada posible. Además hay una versión XRT orientada 100 por cien al turismo y con mucho más equipamiento.

Tanto el control de tracción como el ABS desconectable son de serie, incluso en la versión XR “sin X”, y lo que le permite esta versión avanzada es que ambos sean configurables y regulables en distintos niveles de intervención. Ahí la Triumph está un paso por delante de la Yamaha, la electrónica puede ser configurada de manera más minuciosa que en la Tracer y permite una mayor personalización. Porque el equipamiento de la británica no se queda sólo sobre el papel, sino que funciona y además a la perfección, con mucho tacto y apareciendo sólo cuando es necesario.

Aunque la Tiger no se amedranta si le pides un comportamiento más deportivo, la inglesa sabe cómo tratarte en el día a día para que te sientas siempre como en casa, con la alta calidad de acabados a la que Triumph nos tiene acostumbrados y una buena dosis de confort. Su manillar no es tan ancho como el de la Tracer por lo que se hace menos palanca con él, y una menor altura del asiento te hace ir más metido en la moto, creando un conjunto más compacto y con un centro de gravedad más bajo, por lo que los movimientos se hacen más cerca del suelo y eso es algo que los menos altos agradecerán.

La Tiger 800 tiene más de moto trail que la Tracer 900, si quieres una trail de verdad echa un ojo a la XC mejor que a la XR, pero por ejemplo esta Tiger monta una llanta delantera de 19” cuando la Yamaha opta directamente por una de 17”. Pero tenlo claro, aun así esta Tiger es completamente asfáltica, que para eso tiene una hermana gemela que no lo es. Esta XRx tiene una buena faceta viajera y es que además del confort que ofrece hay que tener en cuenta detalles como el propio control de crucero que te permitirá viajar pudiendo descansar la mano del acelerador. Eso y asiento específico de esta versión son ayudas que sin duda se agradecen si nos disponemos a recorrer largas distancias.

A ritmo rápido por carreteras reviradas sí notamos algo menos de agilidad que sobre la Tracer, el peso de la Triumph es 6 kilos superior al de la Yamaha, 213 Kg frente a 210, y al tirar la moto de un lado al otro en conducción deportiva la palanca que hace el manillar de la japonesa ayuda en su soltura entre curvas.

La diferencia de precio entre la XR y esta XRx es de 500 euros, todo ese equipamiento extra que ofrece la versión X bien merece la pena. Electrónicamente te puedes hacer la moto a tus gustos y necesidades, busques más nervio o más tranquilidad, quieras una conducción reposada o un comportamiento más agresivo, y eso es un plus a su favor. Como comprobarás en la página de audios el silbido de este tricilíndrico es embriagador e igual de agradable es todo su tacto general.

Lo mejor de las motos

Tracer 900
Motor
Comportamiento
Ligereza
Tiger 800 XRX
Motor
Electrónica
Comodidad en marcha

Lo peor de las motos

Tracer 900
Protección aerodinámica
Confort del asiento
Detalles de algunos acabados
Tiger 800 XRX
Freno delantero
Peso

Detalles de las motos

Tracer 900
Motor Yamaha Tracer 900

El motor tricilíndrico de 847 cc, 115 CV y 87,5 Nm de par que ya conocíamos de la MT-09 y que tanto nos gusta. Ofrece 3 modos de entrega de motor, STD, A y B, donde el STD es el término medio entre un A más directo y un B más gentil. Las entregas se han afinado para conseguir un tacto más agradable y menos brusco que en la primera MT-09. Muchos bajos, buena patada y un par muy alegre.

Control de tracción de la Yamaha Tracer 900

Es una importante incorporación si la comparamos con la MT-09 estándar. El control de tracción en la Tracer no sólo existe sino que además es de serie, como el ABS. Es el encargado de que la rueda trasera no pierda adherencia y corta la entrega en el momento que se pierde el agarre para así volver a recuperarlo.

Suspensiones Yamaha Tracer 900

Las suspensiones de la Tracer son las mismas que las de la MT-09 pero se ha trabajado sobre sus reglajes para ofrecer un tarado más duro y firme, sobre todo en el comienzo de su recorrido. Horquilla invertida delante y amortiguador trasero casi horizontal detrás, ambos regulables a tu gusto y necesidades.

Frenos de la Yamaha Tracer 900

Sin modificaciones respecto a la MT-09 estándar, salvo que en este caso el ABS es de serie. Dos discos delanteros de 298 mm mordidos por pinzas radiales de 4 pistones y uno trasero de 245 mm. Buen mordiente delante y un ABS que salta pronto detrás si el firme no ofrece un buen agarre.

Instrumentación de la Yamaha Tracer 900

La Tracer monta el cuadro de instrumentos de la Yamaha Super Ténéré 1200 y eso es una gran noticia. Una instrumentación amplia y generosa, totalmente digital sí, pero muy clara y completa. Un buen ordenador de a bordo, mucha información y dispuesta con claridad, desde donde se controlan también los modos de motor.

Tiger 800 XRX
Estética Triumph Tiger 800 XRX

La nueva Tiger 800 también recibe cambios externos como el nuevos protectores de radiador, manillar, protectores y tapas de motor, nuevos asientos, guardabarros, cubrecárter, protector de cadena, protector de radiador, entrada de corriente 12V (otra adicional en los X). Además bajo el asiento tiene un hueco considerable de 2,75l. 

Motor de la Triumph Tiger 800 XRX

Importantes mejoras en la segunda generación del tricilíndrico de 800 de Triumph. Nuevos inyectores que trabajan a más presión, nueva cabeza del cilindro, válvulas de mariposa heredadas de la Daytona, nueva caja de filtro con mayor flujo de aire, radiador más grande, nuevo alternador más compacto y ligero, reducción de fricciones internas y de emisiones. Se ha logrado un motor más eficiente. Potencia 95 CV.

Frenos de la Triumph Tiger 800 XRX
Doble disco delantero de 308 mm mordidos por pinzas de doble pistón Nissin. Detrás disco de 255mm, con pinza simple. De serie incorpora ABS, que es desconectable en todas las versiones y configurable con el pack X. Esta XR cuenta con ruedas de aleación de cinco radios dobles de 19 pulgadas(100/90-19), con una finalidad más asfáltica que en el caso de su hermana XC, que delante monta 21”. Detrás ambas llevan llanta de 17”.
Suspensiones de la Triumph Tiger 800 XRX

Barras de horquilla de 43 mm. Fabricadas por Showa. Con 180 mm de recorrido. Detrás monoshock Showa de 170 mm. Ajustables en precarga. Setting más duro que las de su hermana XC y más orientado al uso en carretera pero sin renunciar al confort.

Electrónica de la Triumph Tiger 800 XRX

Sofisticada gestión electrónica del motor. Nuevo acelerador electrónico Ride by Wire que permite el control de crucero y regular la entrega de potencia en los diferentes modos. Cuatro mapas distintos que se dividen en Rain, Off Road, Road y Sport. Asimismo cuenta con dos modos de conducción preconfigurados -Road y Off Road- y uno personalizable llamado Rider. Estos se pueden cambiar en marcha. El control de tracción y el ABS también están vinculados a los modos de conducción.

Fichas técnicas

Tracer 900

Tipo:

Tricilíndrico, 4T, 847 cc, 12 válvulas, DOHC

Refrigeración:

Líquida

Potencia máxima:

115 CV a 10.000 rpm.

Par máximo:

87,5 Nm a 8.500 rpm

Cambio:

6 velocidades

Transmisión:

Cadena

Tipo:

Aluminio en forma de diamante

Suspensiones:

Horquilla invertida. 137 mm recorrido / Monoamortiguador, 130 mm recorrido

Delantero:

2 discos 298 mm. Pinza radial 4 pistones. ABS.

Trasero:

Disco 245 mm. ABS.

Longitud:

2.160 mm

Distancia entre ejes:

1.440 mm

Altura del asiento:

845/860 mm

Peso lleno:

210 Kg

Capacidad del depósito:

18 litros

Neumáticos:

120/70-17” / 180/55-17”

Tiger 800 XRX

Tipo:

Tricilíndrico, 4T, 800 cc, 12 válvulas, DOHC.

Refrigeración:

Líquida

Potencia máxima:

95 CV a 9.250 rpm

Par máximo:

79 Nm a 7.850 rpm

Cambio:

6 velocidades

Transmisión:

Cadena

Tipo:

Multitubular en acero

Suspensiones:

Horquilla invertida Showa 43 mm y 180 mm recorrido / Monoamortiguador Showa 170 mm recorrido.

Delantero:

Doble disco 308 mm. Pinza flotante 2 pistones. ABS serie desconectable

Trasero:

Disco 255 mm. ABS.

Longitud:

2.215 mm

Distancia entre ejes:

1.545 mm

Altura del asiento:

830 / 790

Peso lleno:

213 Kg

Capacidad del depósito:

19 litros

Neumáticos:

100/90-19” / 150/70-17”

Texto:

Roberto Ruiz

Fotos:

Javier Martínez

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #105: ¡Nueva Yamaha YZF R1 2020!

En este nuevo número de Moto1pro probamos las nuevas Yamaha YZF R1, Harley-Davidson Low Rider S y BMW R 1250 RS. Además analizamos los cambios que ha tenido la BMW F 650 GS hasta convertirse 10 años después en la BMW F 750 GS y asistimos a los BMW Motorrad Days y a la Rodibook Offroad. Además os presentamos una serie de chaquetas de moto en nuestra sección de Lifestyle, analizamos la historia del motociclismo suizo y, para finalizar, probamos la KTM Freeride 250 F en nuestra sección Offroad.