Kawasaki Z 300: Fuente de diversión
Kawasaki Z 300: Fuente de diversión

Toda una streetfighter de iniciación, la Kawasaki Z300 nace sobre la base de la deportiva Ninja 300, pero a imagen y semejanza de la superventas Z800. Una fuente de diversión para todos.

Autor:
Roberto Ruiz
Foto:
Kawasaki
Publicado el 06/05/2015
Kawasaki Z 300: Fuente de diversión
Prestaciones
Diseño
Dimensiones confortables
Sin indicador de marcha
Recorrido del acelerador

“¿Qué hacen tantas Kawasaki Z800 juntas?” Nos preguntó un curioso en plena presentación de la Z300… Una frase que lo dice todo y que demuestra el excelente trabajo que ha hecho la firma de Akashi con su nueva naked de iniciación. Si tu moto de 300 cc se confunde con tu superventas de 800… es que lo has hecho bien, muy bien. ¿El resultado? La nueva Kawasaki Z300.

Kawasaki nos presentó su Z300 por las carreteras de las montañas de Madrid, por lo que entre curvas la diversión estaba asegurada. Y es que a los mandos de la pequeña naked japonesa encuentras toda una fuente de diversión, por suerte además válida para todos los públicos. Nace sobre la base de su hermana Kawasaki Ninja 300, cuya prueba te ofrecimos en el número 21 de Moto1Pro, y si aquel conjunto ya nos gustó en el cuerpo de una moto deportiva, convertida en una pequeña streetfighter sin duda no lo iba a ser menos.

Una parte ciclo igual de efectiva, con un motor igual de divertido, pero con una posición de conducción más relajada y cómoda. La mezcla sólo podía dar como resultado un cóctel con todas las papeletas para convertirse en toda una superventas.

Kawasaki Z 300: Fuente de diversión

Pequeña Z

La mires por donde la mires no podrás negar que ante ti tienes toda una Z de Kawasaki. Su parecido a la Kawasaki Z800 es asombroso, a escala, pero tan seductor como el de su hermana mayor. Como buena Z actual es una naked de líneas angulosas, mirada felina y corte deportivo. Con una posición de conducción y unas dimensiones que acogen a pilotos de toda talla, sin que los más grandes nos sintamos encogidos, la Z300 puede ser la compañera perfecta para el día a día.

Ágil y ligera, fácil de manejar y con un asiento a una altura accesible, puede hacer las delicias de los menos expertos, aquellos que quieren empezar sobre dos ruedas de manera seria, apostando fuerte y por la puerta grande. La Z300 lo tiene todo para ser una excelente puerta de entrada a las motos de mayor cilindrada, tiene prestaciones de sobra para cumplir incluso con las expectativas de usuarios más expertos y además su comportamiento es capaz de asemejarse tanto al de sus hermanas mayores que difícilmente te defraudará dinámicamente. Y lo más importante, no vives con la sensación de tener una moto pequeña, sino que puedes presumir de moto con mucho orgullo.

Una Z no sería una Z si no mostrase un carácter agresivo en sus líneas, y eso Kawasaki ha sabido plasmarlo perfectamente en los rasgos de esta Z300. A pesar de su corte deportivo el confort no se ha descuidado en absoluto y el asiento acoge bien a ambos ocupantes, su generoso manillar nos permite mantenernos erguidos si lo deseamos y el cansancio en la conducción no es algo en lo que peque esta pequeña Kawasaki.

Al detalle

Como te comentamos, chasis, suspensiones, frenos y motor provienen de la Kawasaki Ninja 300, por lo que la Z300 ha sido creada sobre una base segura. El propulsor se trata de un bicilíndrico en paralelo de 296 cc, que rinde 39 CV y 27 Nm de par. En marcha parece más de lo que es, su entrega es contundente y su aceleración permite una conducción muy divertida, empuja bien desde abajo y se muestra bastante lleno, siempre teniendo en cuenta claro está que tenemos un “trescientos” entre manos, claro.

Suspensiones y frenos están a la altura de lo esperado, la horquilla no permite regulación posible pero es algo que tampoco le vayamos a exigir. Los frenos hacen su trabajo, sin demasiados lujos, pero cumplen con su cometido. Si nos aplicamos en una conducción muy deportiva puede que el freno delantero se nos quede un poco corto, pero es un límite al que cuesta llegar dado el contenido peso de la Z300. El ABS es opcional y supone un incremento en el precio de 400€, algo más que recomendable.

Por otro lado están los detalles que muestran un buen nivel de acabados, como por ejemplo el cuadro de instrumentos. Es un cuadro generoso y de diseño deportivo ya que el principal protagonismo se lo lleva un gran cuentarrevoluciones semicircular donde la línea roja comienza a las 13.000 vueltas. Una pantalla digital nos ofrece toda la información que a priori  necesitamos, con velocidad, trips, hora y nivel de combustible. Bien, justo la información que necesitamos en el día a día.

En el clavo

Kawasaki pone en escena con esta Z300 una moto que da en el clavo, más racional y polivalente que su hermana Ninja 300, y que se encuentra con una competencia limitada en el mercado. Suzuki apuesta con su Inazuma 250 y KTM con su Duke 390, muy buenas opciones las dos, y mientras que la austriaca va un paso más allá en deportividad la japonesa se acerca más al confort y la funcionalidad. La nueva Kawasaki está a medio camino, cerca de la KTM pero con una pequeña desventaja en sus prestaciones. Puede ser la moto perfecta para quien busque una compañera en su día a día, para moverse con soltura dentro de la ciudad, y para permitirse unas escapadas esporádicas en carretera abierta y disfrutar de unas cuentas curvas.

Detalles de la moto

El cuadro de la Z300 luce un diseño deportivo, con una gran semiesfera de aguja y fondo blanco para el cuentarrevoluciones y una pantalla digital para todo lo demás, donde se incluye la velocidad, la hora, los kilómetros, el nivel de combustible… Sólo podríamos echar en falta un indicador de marcha engranada, aunque su ausencia tampoco supone ningún drama.

Los frenos se componen por un disco delantero lobulado de 290 mm, con pinza de doble pistón, más un trasero de 220 también mordido por dos pistones. Por peso y prestaciones es difícil que realmente tengamos la sensación de necesitar más potencia de frenado. El ABS es una opción.

Kawasaki Z300 2015

Es uno de los grandes protagonistas de la Z300, por prestaciones, suavidad y respuesta. Dos cilindros en paralelo que ofrecen 39 CV, 27 Nm con un total de 296 cc. Un tacto muy agradable, progresivo y bastante lleno en todo su régimen de revoluciones. Todo un acierto.

Kawasaki Z300 2015

La mires por donde la mires, esta 300 no puede ocultar que es toda una Z. De hecho la primera vez tendrás que mirarla dos veces para no pensar que se trata de una Z800. Agresiva y atractiva, desde luego es uno de sus puntos fuertes.

Motor

Tipo

2 cil. paralelos, 4T, 296 cc, 8 válvulas, DOHC


Refrigeración

Líquida


Potencia Máxima

39 CV a 11.000 rpm


Par Máximo

27 Nm a 10.000 rpm


Cambio

6 velocidades


Transmisión

Cadena


Chasis

Tipo

Acero en forma de diamante


Suspensiones

Horquilla telescópica / Monoamortiguador con bieletas Uni-Trak


Frenos

Delantero

Disco 290 mm. Pinza doble pistón. (ABS opcional)


Trasero

Disco 220 mm. Pinza doble pistón. (ABS opcional)


Medidas y pesos

Longitud

2.015 mm


Distancia entre ejes

1.405 mm


Altura del asiento

785 mm


Peso (lleno)

168 Kg (170 Kg ABS)


Capacidad del depósito

17 litros


Neumáticos

110/70-17” / 140/70-17”


Texto:

Roberto Ruiz

Fotos:

Kawasaki

Ya está disponible el número 88 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Slider CSS - An automatic Slider only with CSS

Número #88: Motos Naked de Diseño

Probamos las naked de diseño Husqvarna Vitpilen 701 y Honda CB1000R además del polivalente SYM Joymax 125i Comfort. Repasamos las tensiones más sonadas de la historia de MotoGP, recorremos Japón en moto y visitamos la fábrica de Shoei para conocer sus secretos. Además testamos los nuevos Dunlop SportSmart TT y te contamos como se sobrevive al frío extremos y la nieve sobre una moto de enduro.